ZERO KILLER – La inmensidad, 2014

Enlaces: Facebook Youtube Twitter

zerokiller01Siempre hemos de felicitarnos cuando se forma una nueva banda en nuestro país. Son muchas y muchas formaciones las que ven la luz cada poco tiempo, pero ante tal cantidad y saturación pocas son las que de verdad aportan algo nuevo.

ZERO KILLER son una de ellas. Formados recientemente en Alicante, la consecución del primer premio de la batalla de bandas OnStage local les da la posibilidad de grabar La inmensidad, grabado en los Harrisound estudios de Elche y masterizado en la Córdoba argentina. Un álbum difícil de etiquetar, complejo de catalogar y una golosina para analizar.

Siendo excesivamente simplistas podríamos definir el estilo de los alicantinos como metal rock alternativo con un fuerte deje gótico. Si vamos un poco más allá advertimos que La inmensidad no queda en esos temas oscuros y hechizantes como ”Recuerdos” o “Silencios imperfectos”, sino que va más allá.

Así podemos encontrar desde una intro flamenca hasta un bonus track (“Labios de papel”) ska y punk (buena decisión el dejarla como bonus porque no representa la totalidad del trabajo). Pero también hallamos desde una fuerte carga funk y ritmos latinos en “Funky Guevara” hasta el pop de la versión de LA UNIÓN (“Lobo hombre en París”) bañado en ritmos reggae. En fin, una locura si añadimos ese micro interludio “Gurugú” de ritmos tribales.

Dicho esto nos podríamos aventurar a apostar por una cierta inconsistencia formal del redondo… y estaríamos totalmente equivocados. Si dejamos aparte el experimento a modo de bonus track, que supone un cierto homenaje a LA POLLA RECORDS (dicho por el grupo en el libreto), La inmensidad goza de una lógica, coherencia y conexión entre todos los cortes difíciles de explicar y de conseguir. ¿Cómo llegan a hacerlo?

En primer lugar, la personalidad de su vocalista Juan Carlos “Juansito” es inequívoca, y guía en todo momento la idiosincrasia final del grupo. Una mezcla de Néstor Morales y Sergio Amor, que podríamos derivar en similitudes con sus respectivos grupos: no tanto NECROBERUS como OLVIDO (diría que la de estos últimos podría ser influencia más que obvia).

En segundo lugar, las atmósferas que crean las guitarras de Josh y Charly con sus riffs y punteos generan en el oyente una sensación de lobreguez, oscuridad, melancolía y claustrofobia en muchos momentos, algo que también ocurría (aunque con mejores resultados) en Luto (de OLVIDO, 2013).

Y en tercer lugar, una base rítmica muy funky (mención especial para el bajo de Demian, que dota al disco de un feeling que muchos trabajos discográficos intentan conseguir y no logran.

Dicho todo esto, ZERO KILLER no se quedan a medias: La inmensidad no es “un quiero y no puedo”, sino todo lo contrario. Es una amalgama muy bien empastada (por los tres factores que indico antes) de elementos de múltiples estilos, asentada sobre una base de metal rock alternativo de influencias góticas y dark metal melódico.

¿Temas recomendables para una primera toma de contacto? Sin duda “Ave Fénix”. ¿Alguno a evitar? “Monte infierno”. En fin, un disco transnacional (los miembros del grupo son de países como España, Argentina y Polonia) que, como no podría ser de otro modo, apuesta por la multidiversidad musical. Cuando existe originalidad, y el resultado a nivel de calidad es bueno, entonces estamos de enhorabuena. Y más cuando se trata de una banda nueva…

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS