ZANARKAND – Resurgir, 2016

Enlaces: Facebook Otro enlace

zanarkand13

Hoy toca reseñar a unos paisanos míos, que son de esas bandas que curran muchísimo y el karma no les está devolviendo lo que ellos siembran.

Y es que hace ya siete años desde aquel  lanzamiento de Más allá, su primer LP y 11 años desde la fundación de la banda. Todo ello es debido, como ocurre con todas esas bandas que su medio de vida no es la música, a los cambios de formación que ha tenido. El último fue hace relativamente poco, en el que el vocalista Toni Flamit (cantante en este disco) ha dejado paso a Javier Arias e incorporan a Lorena Megías a los teclados. Así que el título de este disco le viene ni que pintado al grupo.

ZANARKAND puede ser catalogada como una banda de heavy metal clásico, muy del estilo de bandas como AZRAEL, TIERRA SANTA o ANKHARA y es superviviente de aquella hornada de metal hispánico que surgió a finales de los 90 y principios del siglo XXI de la que surgieron grandes nombres como AVALANCH o EASY RIDER.

Este segundo LP de la banda ha sido fruto de dos años de trabajo, de la producción y grabación de la propia banda y que cuenta con la ayuda de Benyi Díaz en la grabación, mezclado y masterizado del mismo. Y para completar el círculo, el artwork corre a cargo de Fernando Nanderas, quien ha colaborado con grupos de la talla de OBÚS, MEDINA AZAHARA, AZRAEL….

Después de toda esta cháchara vamos a lo que importa: el disco en sí. La primera impresión al escuchar el disco es que me he trasportado a mis primeros de headbanger. Con una producción, limpia e impecable, he vuelto a aquella época en la que el metal español empezó a despuntar internacionalmente y que continuaba la estela de las bandas de los 80.

Todo ello es percibido gracias a la temática de las letras, estribillos muy pegadizos, unas guitarras que galopan y una base rítmica contundente. Doce cortes con muy pocas objeciones. Y esa percepción se encuentra sobre todo en canciones como “Indomable”, el cual empieza a saco y que puede dar mucho juego en los directos, “El miedo traidor” y sobre todo “Tu huella”, que personalmente es el tema que más me ha gustado del álbum. Pero también pueden dar mucho juego cortes como “Asfixia”, con un punteo y un momento a las voces muy MAIDEN o “Sin juicio”. Asimismo tiene momentos reivindicativos con letras de trasfondo social como “Momentos difíciles”. Y como todo disco al uso, debe de tener su toque baladístico como lo es “Sin ti”. Y para despedirse a lo grande la banda cierra con “La melodía del mal”, un tema que tiene un halo algo obscuro y siniestro, sobre todo la melodía de teclado.

En general es un buen álbum en donde los cambios y las variaciones del ritmo, a veces muy cercano al power, otras al speed, son la seña de identidad del grupo. El único pero que observo es que le falta un puntito de mala baba, algo más de agresividad, ya que cuando la banda la aplica, suena realmente bien.

Solo cabe esperar que las nuevas canciones en los que la banda ya está trabajando no se demoren tanto, podamos disfrutarlos muy pronto y que el Resurgir de ZANARKAND sea una realidad.

firmachris

Comparte:

COMENTARIOS