YOVEL (GRC) – Forthcoming humanity, 2020

Enlaces:

English version HERE.

Hay ciertos momentos en la vida en los que esperas «algo», aunque en realidad ni sepas qué es. Éste es el caso de YOVEL y su segundo álbum Forthcoming humanity. Para complicar aún más las cosas, ni siquiera sabías que lo estabas esperando. 

Éste es un álbum conceptual, pero no recuerdo (ni siquiera ser consciente de) un esfuerzo similar en una banda de metal. Y mucho menos una banda de black metal. Parafraseando, pero tratando de ser fiel a la descripción, se trata de un álbum basado en la magnífica obra Revolución y amor con la que la banda ha creado una narrativa singular, que abarca diferentes tiempos, lugares y luchas. El poeta en cuestión es Tassos Leivaditis (1922-1988), un destacado revolucionario griego. Y, según la banda, no había más opción que basar todo el álbum en la literatura (y la poesía) revolucionaria. Por lo tanto, esto es un tributo; YOVEL dice que es una conclusión. Pienso que es un disco sobrealimentado emocionalmente; me hace sentir de formas muy similares a las que logró Peripeteia de ANAGNORISIS hace años.

Incluso para la audiencia underground más allá de las fronteras de su país natal, este álbum será difícil de «aceptar». La gente simplemente dirá que hay demasiados pasajes acústicos y “demasiadas” partes narradas (sin sonido en muchas ocasiones) en un idioma con el que la mayoría no está familiarizada y que tiene un mensaje subyacente que probablemente a muchos no les gustará. Sospecho que a YOVEL todo esto le da igual. Y, si soy brutalmente honesto y veraz, a mí también.

Las partes metálicas son inconfundiblemente black metal, black metal muy agresivo. También es black metal alejado del estilo helénico y los elementos con los que la mayoría de la gente está familiarizada. En mi humilde opinión, este álbum no es para fans de MACABRE OMEN, VARATHRON o NECROMANTIA y otras bandas referencia del estilo. Si es lo que esperáis porque la banda venga del mismo país, os decepcionará. Ésta es la interpretación de YOVEL del black metal.

De cualquier manera, cuando llegan los momentos, y son muchos, riff tras riff, trémolo tras trémolo, YOVEL teje un fondo musical complejo y construye muros de sonido donde la narrativa revolucionaria puede expandirse cómodamente. Además, la producción es excelente y la ingeniería de sonido es de lo mejor. Téngase en cuenta que, aunque YOVEL sigue siendo independiente, no tiene apoyo de ningún sello, ni los recursos que éste puede aportar. Además, creo que a los miembros de la banda no les gustan las influencias raw o lo-fi que se han vuelto cada vez más comunes en estos días. Es evidente que no rehúyen la dificultad y les gusta producir estructuras complejas alterando formatos que incluyen velocidad, pesadez y ferocidad.

Temas como “Chapter II – Peace” y “Chapter IV – To arms” dan al confiado oyente una idea clara de lo que la banda es capaz de hacer musicalmente y cómo desarrollan el black metal que da forma al núcleo de Forthcoming humanity. Allanan el camino hacia el quinto capítulo, “Epitaph”, que en muchos aspectos es el punto central y probablemente la obra maestra del álbum. Y como si todo esto no fuera suficiente, en la siguiente pista colabora Ayloss y da la sensación de que su participación influye en formas que van más allá de una mera aparición como invitado. Esta pieza se ha convertido en mi favorita absoluta del disco. En pocas palabras, “Chapter VI – So, our flags are born” es el odio sagrado, y su militancia ennegrecida resuena en las paredes de enormes cúpulas talladas por el sudor y la sangre de los oprimidos de este mundo.

Éste es un trabajo titánico realizado por YOVEL que supongo habrá supuesto una tarea colosal para todos los involucrados, por lo que quiero señalar una vez más que ésta es una banda independiente, sin apoyo de ningún sello, y no es un álbum fácil de editar. Y me da la impresión de que no se va a poder replicar. Me temo que ni siquiera por ellos mismos, y esto solo agrega valor a lo que ya es un trabajo ejemplar. En un año con una pandemia en toda regla que sigue arrasando, esta banda encontró coraje, fuerza y, ​​sobre todo, una voluntad extraordinaria para producir un álbum sin igual despertando la conciencia de aquellos que están dispuestos a escuchar su llamada.

Mis conclusiones finales: así como muchas escenas contemporáneas de black metal tienden a convertirse en océanos de miseria auto-infligida y en muchas ocasiones forman agujeros negros lo-fi de misantropía abismal sin sentido, aquí llega un álbum de la nada y estalla tan brillantemente como una erupción de rayos gamma que resplandece sobre dificultades y  luchas reales, pasadas y actuales.

YOVEL lo expresa claramente, es black metal para los oprimidos. Probablemente porque el género del black metal se ha vuelto tan singularmente diverso y algunas de sus ramas evolucionan por separado, se apartan del paradigma unidimensional de niños del frío norte con problemas del primer mundo quemando iglesias para convertirse en un terreno fértil para la causa universal de la decencia humana y la vida digna. Y para hacer las cosas más políticas como pide Forthcoming humanity, en una época en la que incluso los boot-boys de la extrema derecha pueden pretender ser alternativos (sic), reinan teorías de conspiración absurdas y la gente está dispuesta a aceptar como ovejas que la Tierra es plana debido a que sus líderes, pobremente elegidos, lo dicen, aquí viene un grupo de black metal de Atenas ondeando en alto las banderas rojas y negras de la verdad.

‘Ετσι γεννήθηκαν οι σημαίες μας / Entonces, nacieron nuestras banderas.

Más información sobre Tassos Leivaditis.

Texto por

Traducción por

Comparte: