XIBALBA (USA) – Entrevista – 17/08/2020

Enlaces:

🇬🇧 version here

XIBALBA se ha labrado su propio camino en el underground. Sus letras angloespañolas llenas de negatividad, la herencia nativoamericana como punto identitario, y sobretodo, el estar situados en algún lugar entre death metal, doom y beatdown hardcore. Toda esta suma les ha valido un estatus de culto.

Hablamos con Brian Ortiz, guitarrista y uno de los principales compositores del grupo, durante una tarde demasiado calurosa sobre el proceso de creación de Años en Infierno, vacíos legales, identidad cultural y manifestantes y saqueadores.

Subterráneo Webzine: ¿Teníais algún tipo de gira preparada antes de la cuarentena? 

Brian Ortiz: Realmente no, tan sólo algunos conciertos de celebración de salida del álbum los fines de semana, pero no estábamos preparando ninguna gira, tan sólo cosas los fines de semana por aquí y allá. Unos pocos bolos planeados, pero desde la cuarentena y la pandemia tuvimos que posponerlos y centrarnos en mantener a nuestras familias a salvo.

SW: Vamos, que no fue como otras bandas como ABORTED que ya estaban comentando «¡teníamos una gira completa por Norteamérica preparada!«, nada tan grande, ¿no?

BO: Para nada. Tan sólo estos conciertos, algunos festivales, pero no giras en sí. Desafortunadamente incluso antes de la pandemia ya estábamos incapacitados para ir de gira debido a horarios de trabajo. Tan sólo podíamos planear viajes de fin de semana y volver a casa el domingo para currar.

SW: Los fans normalmente tenemos este «efecto rockstar». Quiero decir, solemos pensar que cada grupo que nos gusta va a realizar tours mundiales, pero a nivel undeground sois como nosotros, personas normales que sólo tocan los findes porque tienen que pagar facturas. 

BO: Absolutamente

SW: El único concierto que he visto recientemente vuestro ha sido ese showcase en Youtube donde tocasteis cuatro o cinco canciones. Aunque también os vi tocando aquí, en Sevilla, con HIEROPHANT como hace siete años en una gira europea; no sé si lo recuerdas. 

BO: Bueno, de hecho no estaba presente en aquella gira. Por esa época empecé a trabajar en un empleo de verdad y no quería arriesgarme a perderlo, así que decidí echarme a un lado y centrarme en el trabajo, porque si realizaba el tour completo el dinero no estaba garantizado y necesitaba una fuente de ingresos regular. Mi trabajo me lo daba, pero por desgracia el grupo no, así que opté por no ser parte de la gira, pero creo que fue un buen tour, como me contaron los chicos por entonces.

SW: Sí, fuí por HIEROPHANT y me hice fan vuestro. 

BO: ¡Joder, sí, gracias!

SW: Hablando ya de la música, iba a preguntaros qué os ha llevado tanto para sacar el disco, pero creo que ya tengo la respuesta: la vida en sí. 

BO: Sí, exactamente, aunque no tenemos la presión de la discográfica para sacar algo. Fue gratificante poder establecer las cosas del disco, planear las canciones un poco mejor… Jason [Brunes, batería ndr.] y yo básicamente escribimos todo, y pudimos centrarnos en los temas un poco más y separarlos: «No necesitamos esto, esta parte no tiene que ser tan larga…» Tan sólo perfeccionarlas, porque disponíamos de algo más de tiempo ya que no podíamos ensayar tanto como nos hubiese gustado. Así que cuando ensayamos lo grabamos con nuestros móviles, lo diseccionamos, tocamos junto a las grabaciones… Entonces decidimos donde tiene que ir cada parte y, ya sabes, al final es así como funcionó. También hablamos entre nosotros todo el tiempo. «Vale, esta sección no es necesaria», o «vamos a poner este pequeño trozo aquí», ya me entiendes, «enlaza esos dos riffs juntos…». Supongo que fue un buen método de composición, ya que el trabajo que hemos producido ha acabado siendo el mejor que hemos realizado. Nos ha llevado cinco años, pero ha valido la pena (risas).

SW: Entonces, Southern Lord, vuestro sello, sabe que no podéis girar, así que tan sólo os comentan «vale, tan sólo enviadnos la música cuando esté lista»

BO: Sí, afortunadamente Southern Lord siempre ha sido muy comprensiva con nuestra decisión cuando les dijimos que no podríamos girar todo lo que nos gustaría y su reacción fue «mientras tengáis el álbum preparado, es todo lo que nos hace falta«. Incluso cuando este disco nos ha llevado completarlo cinco años, de vez en cuando nos daban un toque. «¿Cómo va la composición? ¿Va todo bien? ¿Cuándo creéis que estará acabado?». Pero nada como «Necesitamos el álbum terminado YA». Tan sólo miraban el estado de la obra, así que realmente no sentimos esa presión, algo que ayudó muchísimo. Nos dieron muchísima libertad para hacer el tonto, experimentar y llevarlo al ritmo que fuéramos capaces, porque tenemos trabajos a tiempo completo.

Fue muy positivo, porque como dije antes, la prueba es la música. Creo que hemos realizado nuestro mejor disco.

SW: Antes de eso, en 2017, lanzasteis un EP muy corto llamado Diablo, con amor… adiós. ¿Esas canciones fueron escritas específicamente para ese EP o fueron Caras B, descartes…?

BO: No, no, cuando comenzamos con estos temas iban a estar en el disco. Los escribimos y después comenzamos con otros, pero aún no los habíamos finalizado. Un amigo nos sugirió hacer un EP, pero nuestra posición era «tenemos música, pero la estamos reservando para un disco completo«; sin embargo ya habían pasado dos años [desde nuestro último lanzamiento] y tan sólo habíamos acabado tres canciones. Pero Nate [Rebolledo, cantante] lo puso en perspectiva: «tenemos tres canciones en un año y medio/dos años, ¿por qué no las lanzamos como un EP para mantenernos un tanto relevantes y que no se olviden de nosotros?». Sabiendo que los EPs no funcionan tan bien como los álbumes completos, por supuesto, ya que no mucha gente conoce dicho EP. Así que por eso lo lanzamos, para que nuestros fans auténticos tuvieran un poco de música, y funcionó, porque nos obligó a escribir material extra para este disco. Ya que ya habíamos usado esas tres canciones, estas quedaban fuera y comenzamos de nuevo.

Entonces sólo nos quedaba centrarnos los próximos tres años y medio en nuevas canciones para Años en infierno. Ese es el motivo real para ese EP de 7», para decir «¡somos XIBALBA, seguimos aquí, no os olvidéis de nosotros!».

SW: Cada disco ha sido más corto que el anterior, Hasta la muerte, que lo considero vuestro primer álbum de verdad, porque el anterior, Madre mía gracias por los días, parece una demo…

BO: Estoy de acuerdo

SW: Como decía, Hasta la muerte dura casi una hora, Tierra y libertad 45 o así, Años en el infierno 35 minutos. Parece que con los años os habéis vuelto cada vez más cómodos con vuestro sonido, yendo directos al grano, borrando lo innecesario… ¿Es cierto?

BO: Sí, básicamente hemos intentado acortar los temas. Aunque escribamos cosas que queremos oír y nos encanten, al final del día hay personas escuchando al otro lado. Así que lo que intento hacer es poner la música bajo la perspectiva del oyente. Porque no a todos les gusta la atmósfera y esos grandes in crescendos. Quiero decir, adoro esas mierdas, adoro las canciones que son cinco, siete, ocho, nueve, diez minutos largos, pero entiendo que a no todo el mundo le guste. Así que en su lugar intentamos hacerlo todo en una sola canción. En Tierra y libertad ya lo intentamos y fue bien, pero en este fuimos capaces de mezclar esa atmósfera y esos crescendos y comprimirlos, para que no fuera demasiada cantidad ni demasiado largo y así la gente no se aburriese con los temas.

Así que vale, me gustan mis partes atmosféricas y doom, pero entiendo que desde un punto de vista compositivo no es necesario introducir eso en cada corte. En algunas secciones puedes tener tan sólo lo básico. Eso es algo que se me quedó grabado mientras realizaba este álbum con Jason y estábamos decididos a crear un disco más corto, para que la gente no se cansase. Tiene partes donde puedes relajarte un poco, otras donde todo es tralla y tralla… Tiene un poco de todo en cada corte. Creo que por eso estamos recibiendo un poco más de atención en este disco que en Tierra.

SW: Te entiendo completamente, no se trata solamente de lo que te guste, porque la gente puede aburrirse, a mi personalmente no, pero entiendo que muchas otras personas sí. Un tema de doom de diez minutos puede ser un «que te jodan, paso de escuchar» (risas).

BO: Incluso aunque tenemos las parte de doom de diez minutos al final de la obra, tuvimos la idea de «¿Por qué no ponemos las partes machaconas, después secciones más calmadas para que la gente se relaje, después otras dos bestias y el resto del álbum, quizás una o dos canciones, más relajadas?«. Más o menos planeamos qué queríamos hacer antes y nos ayudó mucho cuando estábamos poniendo juntos todos los elementos. Ha funcionado, o eso creo.

SW: Desde el primer día nunca habéis sido lo suficientemente death, ni beatdown, ni doom, simplemente XIBALBA. Cuando salisteis a la escena, era el auge del deathcore y uno podía pensar «mezclan death metal y hardcore, otra copia de SUICIDE SILENCE», pero no, no tenéis nada que ver con ellos. Así que, después de todos estos años, ¿estás realmente satisfecho con el sonido del grupo? 

BO: Sí, creo que hemos sido capaces de crear nuestro propio estilo. No hay muchas bandas que mezclen death metal, doom metal y hardcore en el mismo paquete. Bueno, quizás sí las haya, pero no lo hacen de manera tan explícita como nosotros. Hoy día hay un montón de agrupaciones de death metal que están saliendo y cuyos miembros vienen de la escena del hardcore, entonces toman esa energía pero aplicada a discos de death metal. Cuando comenzamos con Hasta la muerte intentamos hacer eso, incluso en Madre mía [gracias por los días; su primer disco/demo ndr.] con el tema “Obituary”, tomando una canción de death metal pero con esa energía del hardcore para hacerla divertida, brutal, violenta y atmosférica… Toda esa clase de cosas. Es lo que hemos tratado de lograr y en ese proceso hemos sacado nuestro propio sonido.

No contamos con con esas voces extremadamente guturales como gran parte de los grupos de death metal, sino algo entre el ladrido del hardcore y el rugido del death metal con Nate. No quiero sonar arrogante, pero lo que hemos creado es único y estoy muy feliz de que hoy en día la gente lo aprecie. Nos contactan todo el tiempo bandas más jóvenes de death metal y nos comentan: «Nos encanta vuestro material nuevo, el antiguo… ¡Este último disco es genial!» y nuestra única reacción posible es «Joder, ni siquiera sabía que nos conocíais». Y todas son bandas que me encantan, es la hostia, ni siquiera sabía que eran fans, es muy halagador. Así que sí, estoy muy orgulloso de lo que hemos logrado a lo largo de este tiempo. Y a pesar de que no tengamos la mayor base de fans en el mundo, siempre hemos tenido este apoyo constante, de culto, y me encanta. Son los fans y la gente así la que nos hace continuar. Es genial mantenerse relevante a través de los años.

SW: Un movimiento bastante inteligente, no tratáis de volveros más grandes y comprometer vuestro sonido, sino que intentáis ir a un público específico. Ya sabes cómo funciona la industria musical: You go big or go home.

BO: Tampoco quiero que parezca que XIBALBA siempre ha ido a lo seguro. Simplemente hacemos lo que nos gusta, hacemos nuestras mierdas para la gente que nos aprecia, porque valoramos todo lo que hemos podido conseguir mediante el salir ahí fuera a tocar música ante distintos públicos, viajando por el país o por el mundo, por un par de días, por una semana… Valoramos muchísimo todo eso. Nos lo tomamos en serio, la gente quiere vernos, así que tenemos que darle algo de calidad… Y eso es lo que hemos tratado de hacer.

SW: ¿Grabasteis más música durante las sesiones de Años en Infierno y que no haya sido publicada?

BO: Sí, por ejemplo “En la oscuridad” iba a tener dos minutos más porque, como te estaba diciendo, tenía ese final doom/atmosférico preparado para la canción y, de hecho, hay una grabación de Jason y yo tocando con este final, pero acabamos cortándolo ya que Jason dijo «Creo que deberíamos suprimir esa parte porque es muy larga y ya tenemos otra canción con un final de doom metal. Así que sería mejor rehacerlo y repetirlo». Y aunque me encantaba esa parte doom metal, estoy de acuerdo con él. Tenía razón, ya había un corte con una estructura similar, así que siempre podemos guardar ese final para otra cosa.

Además, hay otros riffs que grabé en mi teléfono y para los que programé una batería, pero finalmente no pasaron el corte. Elegimos aquello que creemos que es mejor y nos centramos en ensayarlo.

Sigo encontrando material en el teléfono y pienso que «quizás debería trabajar en ello». Durante la pandemia también he estado ensayando otra clase de cosas para matar el rato. No estoy seguro si será para XIBALBA, ya que no hemos tenido tiempo para ensayar. Además, desde que saliese Años no he cogido mi guitarra en casi dos meses. He estado tocando sin parar durante los últimos cinco años y…

SW: Ya era hora de descansar

BO: Estoy relajándome, tío. He escrito para proyectos paralelos, para  XIBALBA al mismo tiempo… Así que estoy acabado ahora mismo, tan sólo centrado en descansar (risas).

SW: Quizás esto es como quién pregunta la fórmula de la Coca-Cola, pero ¿cómo lográis ese sonido tan denso para las guitarras, bajo…? Ya sabéis, ese muro de sonido.

BO: Pues respecto al tono de guitarra, fue cosa de Arthur [Rizk, productor de Años en Infierno ndr.]. Yo uso un tono en directo que saco de mi ampli y que me gusta. Pero eso es todo lo que se de este tema. Pero al grabar un disco es distinto, todo va por pistas. Toda esa densidad de la guitarra es cosa de Arthur. Le dijimos qué queríamos. «Queremos que el disco suene muy gordo, muy amenazante, con un gran sonido…«. Y con respecto a la guitarra le comenté «Coge ese tono, ponlo lo más grave posible y que así se mantenga, pero mézclalo con el sonido de Odd fellows rest, el álbum de CROWBARya sabes, la pesadez y la densidad de ese tono de guitarra. Pero también quiero algo sucio, como Cause of death, The end complete, el estilo OBITUARY. Si puedes mezclar esos tres tonos estaré en deuda permanente contigo». Y clavó esa puta parte. Estoy muy feliz con los tonos de guitarra.

Normalmente cuando estás grabando las pistas de guitarra no puedes tener un tono específico, para reforzarlo tienes que tener como diez capas de guitarra, pero en ese disco tan sólo hicimos unas ocho. Siguen siendo muchas, pero otras bandas graban muchísimas más.

Arthur hizo que todo sonase genial, lo clavó, tío. Sea lo que cojones fuera que hiciese, fue genial. Superó nuestras expectativas y estamos muy muy contentos con cómo ha salido todo.

SW: Siempre hay una tradición en vuestros discos y es que siempre incluís un instrumental. Este se llama “Saka”, y es muy SEPULTURA, con toda esa percusión, y me da la impresión de que dicho corte es como un interludio entre dos canciones muy pesadas. ¿Cómo surgió dicho corte?

BO: Como te decía, cuando estábamos escribiendo las canciones, queríamos un tema bestia y en el medio otra para relajar a la gente, así que acabaría siendo esta. Quiero decir, me encantan los putos SEPULTURA, son una de nuestras mayores influencias, pero otra banda que es obviada en todo aquello de la percusión tribal es NEUROSIS. Así que queríamos algo que fuese sólo todo baterías. Saqué la idea de una canción que tienen en Times of grace que era todo percusión…

SW: Creo que era en Enemy of the sun, la última canción, diez minutos hasta el final sólo de percusión [pues al final no eran 10, sino 26… ndr]. 

BO: Sí, está esa, pero creo que es la segunda canción de Times of grace donde todo son toms y después vienen las guitarras. Así que buscaba una canción donde todo fuera percusión, donde todo pesado, pero también con su parte doom. Por eso puse [en el tema] otro riff junto, para atarlo todo. Eso es lo que pasaba por mi mente, algo con lo que la gente simplemente pudiera despejarse. Ya sabes, en su día cada puta banda de metal tenía una canción relajada donde podías reposar y fumarte un porro mientras. «Planet caravan» de BLACK SABBATH… Con ejemplos más recientes, cada álbum de CROWBAR tiene esa canción en el medio realmente lenta, doomy, casi balada… Quería eso, sólo que sin voces, tan sólo percusión y mantenerlo instrumental.

En algunas reseñas lo destacan como el tema estrella y me alegra que haya salido así de bien. La canción fue muy divertida de grabar, ya te lo digo. Incluso cuando estábamos grabando las pistas para tener percusión extra, seguía siendo muy entretenido. Así que sí, es uno de mis cortes favoritos del disco, porque en el estudio fue muy divertido hacer el imbécil…

SW: El tema doom, “El abismo”, es bastante diferente, ya sabes, guitarras limpias, las voces… Me suena bastante a CORRUPTED, el grupo japonés.

BO: Eso es lo que precisamente trataba de conseguir, mi principal influencia a la hora de escribir esa canción era El mundo frío, con esas guitarras limpias, no te lo esperas y de la nada… ¡BOOM! La erupción de las guitarras distorsionadas y esos rugidos de locura… A eso es exactamente a lo que aspiraba.

Traté de hacer lo mismo en Tierra, en “El vacío”, pero pensé que podía mejorar con esta y sonar un poco más denso y demencialmente pesado como en El mundo frío, cuando esa mierda sale de pronto y te golpea como una tonelada de ladrillos. Esta es un poco mejor, en mi opinión [en comparación con «El vacío«].

SW: ¿Por qué dividisteis la canción en dos partes? 

BO: Originalmente no quería. Arthur nos comentó que, técnicamente, un álbum no sería considerado de larga duración por nuestro sello a menos que tuviera ocho pistas. Así que estábamos como «oh, joder, ¿en serio?» .

Mira, de hecho, Años en Infierno tan sólo tiene seis pistas, pero las convertimos en ocho. “La injusticia” y “Corredor de la muerte” realmente son un sólo tema. Luego “El abismo I» y «II» son claramente “El abismo” (risas). Pero, por las reglas de la discográfica, si queríamos que Años en Infierno fuera considerado un larga duración tenía que tener ocho o más canciones.

Quiero decir, no vamos a ganar un puto Grammy, pero nunca se sabe, así que vamos a hacerlo de esa manera (risas). Estoy contento de que lo hiciésemos porque algunas personas estaban como «me encanta la segunda canción, Corredor de la muerte, es un buen puente de doom desde la otra canción». Y sólo puedo pensar «no era lo que intencionalmente teníamos planeado, pero si esa es tu interpretación del álbum, me apunto, me alegra que lo hayas disfrutado».

Así que al final esa es la única razón por la cual “El abismo” está dividido en dos.

SW: Bromas aparte, habría sido muy frustrante que después de tantos años trabajando en el disco, que sea catalogado como un EP y que, como antes hablamos, eso provoque que haya menos promoción, no sea tan bien conocido y no reciba tanta atención.

BO: Exacto, la recomendación de Arthur fue partir las canciones por la mitad para que así parezca que hay muchas más, y por tanto todos van a estar más atraídos por un álbum completo que por un EP.

SW: Algo que me ha inquietado durante años desde que lo escuché por primera vez. En Hasta la muerte tenéis el tema “Mala mujer”. Era muy distinto, con esas voces limpias femeninas. Pero entonces, después de canciones sobre muerte, suicidio… llega una canción de desamor, y no lo entendía. Más tarde descubrí que la letra era de un tema de THIN LIZZY.

BO: Fue idea de nuestro cantante. «Voy a usar estas letras si os parece bien» y pensamos «pues nos parece la hostia». Tú te has dado cuenta de que es una canción de THIN LIZZY, pero SADE la versionó y por entonces no teníamos ni idea de eso. Quería versionar a SADE, pero es un tema de THIN LIZZY que a su vez SADE estaba versionando.

Todos nosotros escuchamos mucho R&B, muchos oldies, muchas canciones de desamor… Así que decidimos que sería apropiado, ya que es música que adoramos, las buenas baladas de desamor. Originalmente tenía en mente añadir otra instrumental, pero me sugirieron poner letras sobre la canción y me pareció correcto. Nate salió con la idea de las letras de THIN LIZZY/SADE, llamó a una de sus amigas para que grabase las voces y acabó saliendo algo muy bueno.

Era una balada para rendir homenaje a otras influencias que tenemos más allá del metal y el hardcore, porque nos encantan muchos clásicos, la música de la Motown, el R&B… Música de barrio, para que nos entendamos (risas).

SW: Hablando de portadas, ¿por qué siempre elegís pirámides mayas como el centro de estas? 

BO: Es otra manera de rendir homenaje a nuestra cultura y nuestro trasfondo, de donde provienen nuestros ancestros. Aunque escuchemos a SEPULTURA, MORBID ANGEL, CROWBAR y sean grandes influencias, la mayor de todas es nuestro trasfondo cultural y nuestra herencia. Para mí y creo que hablo por el resto del grupo. Es por tanto una gran influencia, más que cualquier tipo de música.

Así que, cuando tuvimos a Dan Seagrave para que nos realizase la portada, acordamos decirle lo siguiente: «Ey, somos fans de tu trabajo, no vamos a decirte qué hacer, pero queremos que incluyas nuestra herencia con tu estilo, porque aunque nos encanta tu trabajo, queremos que también nos represente, así que si puedes incluir esas pirámides o una variación de las mismas, para que la gente sepa que estos son XIBALBA, que puedan mirarla y decir que es un disco de XIBALBA o, al menos, cuando la observen, que piensen que mola y sepan que unos tíos mexicanos, unos latinos, lo crearon».

Íbamos tras eso, porque cuando comenzamos este grupo, esa era nuestra principal inspiración, queríamos ser muy pro-latinos, chicanos, indigenas, nativoamericanos… Por supuesto que no vamos a metérselo a la gente por la fuerza, pero dejarles saber quiénes somos y de donde venimos. Quiero decir, es lo primero que ves, tío (risas).

SW: En el mundo del metal y el hardcore sois de las pocas agrupaciones mexicanas, latinoamericanas, que prestan atención a eso. Ya me entiendes, puedes escuchar a DISGORGE, los mexicanos, y no tienen nada distintivo. ¿Sabes si hay más bandas que presten atención a esta herencia?

BO: No lo sé, trato de prestar el máximo de atención posible al underground, pero hay unas pocas bandas que sí son pro-latinos/indígenas, que toman el folklore de su cultura y lo plasman en la música. Hay muchas bandas en el black metal haciendo esto ahora mismo con letras mayas y aztecas, pero son bandas underground muy desconocidas. Aunque creo que es algo que está volviendo, especialmente con BRUJERIA, ASESINO, FEAR FACTORY… Dos de sus miembros eran chicanos/mexicanos, al menos durante sus mejores tiempos. Siempre han estado ahí en la mezcla y estoy contento de que Dino hiciese proyectos como ASESINO y BRUJERIA para ser un poco más específico con su cultura.

Pero ahora mismo hay una gran explosión en el underground de bandas que abrazan esas viejas raíces, al menos en Norte y Sudamérica. Incluso en Europa una gran cantidad de bandas de pagan y black metal están haciendo lo mismo. Hay mucho material, pero tienes que indagar.

SW: Aparte, sabes que los metalheads pueden ser muy cerrados de mente. Puedes pasarte treinta años cantando sobre Satán y matar gente, así que es un material que se agota bastante pronto. 

BO: Sí, se vuelve sobreexagerado y aburrido. Ok, ¿otro grupo satánico, pero la música es buena? Si lo es, de puta madre, estoy en ello. Pero si es normalito, entonces no hay sustancia.

Después están todas estas bandas que añaden todo ese viejo paganismo, cosas antiguas y los hace un poco más interesante y por encima de todo eso tienen buena música. Así que me inclino más por escuchar toda esa mierda.

SW: ¿En el mundo del metal habéis tenido algún tipo de problema por vuestra identidad? Ya sabes, con todo esto que está pasando con Black Lives Matter que está levantando cuestiones sobre problemas raciales, identidad… ¿Habéis tenido algún problema con la comunidad del metal? 

BO: Sí y no. Quiero decir, hay gente a la que todo esto le da igual, es justo. Hay una pequeña porción de estos que son directamente racistas, pero también otro buen puñado al que le importan esos temas, y es genial. Nate, nuestro cantante, es muy activo en las protestas de BLM, por problemas raciales, asuntos de inmigración, aquí mismo [en California]. He ido a unas pocas protestas, pero desafortunadamente mi novia tiene una condición autoinmune y no podemos ser tan activos en las calles como nos hubiese gustado, pero hacemos lo que podemos desde nuestra casa.

El racismo es un tema muy serio del que debemos ocuparnos, no sólo en América, sino globalmente. Es una ideología estúpida. Vale, alguien es diferente, ¿y a quién coño le importa? La gente tiene una percepción distinta de mí porque escucho metal y hardcore. Puedo estar en un trabajo normal y ser el mejor trabajador, pero algunas personas son así:

“-¿Tocas en un grupo?

-Sí, en uno de metal…”

-¿Como SLAYER?

-Supongo, sí…”.

Y no lo pillan, automáticamente te juzgan. Pues es el mismo concepto: «¿Eres de México? ¿Cómo es estar por allí? He oído que tienen guerras de drogas y es jodido vivir allí. Me he enterado de que acabáis de entrar en una guerra civil, ¡matándoos entre vosotros!». ¿A dónde quieres ir a parar? Somos seres humanos, intentado vivir nuestras vidas por nosotros, nuestras familias y comunidades, haciendo la misma mierda que tú, no hay ninguna puta diferencia. No creemos en las mismas mierdas y quizás ni siquiera en el mismo Dios. ¿A quién coño le importa? Métete en tus putos asuntos y yo me ocuparé de los míos para que podamos vivir en armonía (risas).

SW: Aquí en España tenemos otros asuntos, otros problemas, pero hasta hace unos pocos años teníamos a una banda terrorista llamada ETA que actuaba sobre todo al norte del país. Fuera de España, cuando hablábamos de nuestros problemas, decían «¿eres de España? ¿No te han matado aún?». Es lo mismo. No todo el país sufre los mismos problemas. Sí, existe, es una gran parte, ¡pero no lo es todo!

BO: Exacto, tío, hay un par de manzanas podridas en todo. Quiero decir, el mejor ejemplo es el movimiento Black Lives Matter. Cuando las protestas comenzaron había una mayoría pacífica, pero los medios generalistas y, por supuesto, un montón de perdedores de derecha, se centraron en la muy pequeña porción de gente que estaba saqueando. Y algunos de los saqueadores eran grupos de extrema derecha que trataban de inculpar a BLM por estas cosas. No estoy diciendo que todos los disturbios fueran incriminatorios, pero siempre habrá oportunistas tratando de aprovecharse de grandes reuniones.

Oyes hablar de estos festivales gigantescos en Brasil que eran abrumadoramente pacíficos, pero lo que acaba saliendo en la prensa es: «Tío, a toda esta gente les han robando cosas de los coches en los parkings«, durante el Rock in the Park o como sea.

Sí, tío, hay como 100.000 personas, claro que habrá oportunistas que traten de causar mierdas como esas. Pasa en cualquier lado donde se reúnen grandes grupos, no importa sobre qué, porque hay mucha puta gente y la gente se dedica a joderse los unos a los otros en ocasiones. Da asco, pero es tan sólo una pequeña porción de lo que realmente está sucediendo. Desafortunadamente la negatividad vende, llama la atención de la gente. Así que algunas personas deciden centrarse en esa mierda.

SW: Podría decirte lo mismo, gente protestando pacíficamente y vienen un puñado de gilipollas que lo arruinan todo. 

BO: Es un asco, pero no debería diluir el objetivo, que es la paz, unir a la gente y no ser odioso y un trozo de mierda (risas).

SW: Sólo me queda una última pregunta. Siempre le pregunto a los artistas recomendaciones de bandas que han descubierto recientemente, que siempre les hayan gustado… ¡Lo que sea! Nos da igual el género, no tiene por qué ser heavy metal. 

BO: Tío, ¿cuanto tiempo tienes? Todo lo que hago es escuchar música, todo el día y tratando constantemente de encontrar nueva. Así que te diré unas pocas. Una a la que llevo enganchado el último par de años, que son amigos míos y van a sacar un nuevo disco, es FROZEN SOUL. Son una banda de death metal de Texas con influencias de BOLT THROWER. Una banda realmente buena, muy buena gente. Van a lanzar su nuevo disco con Century Media este año pero ya tienen un EP en un sello llamado Maggot Stomp, y es muy chulo.

Otra banda que he estado escuchando muchísimo es ISHAKTIKLAN [He sido incapaz de descifrar el nombre auténtico, así que debo de estar equivocado ndr.], un grupo nativoamericano, de Los Ángeles, tocan black metal.

En cuanto al hardcore está este grupo llamado DEAD AND DREAMING, creo que son de Richmond, Virginia. Una banda de hardcore muy rara, muy pesada, muy guay que he estado escuchando bastante… Hay una puta barbaridad de bandas (risas).

También he estado escuchando el último álbum de HUM, un grupo de hardcore pero más del tipo de mierda alternativa/post metal como DEFTONES.

Tengo un proyecto paralelo denominado TZOMPATLI, una banda nativoamericana/mexicana/azteca, ¡así que echadle un vistazo, hijos de puta!

Otra banda es DROWN, un grupo de doom metal. No sé de dónde es el tío, pero es un artista en solitario. Tiene otro disco llamado Tchornobog, más death/doom/black, es muy bueno [se refiere al disco homónimo de dicho proyecto unipersonal ndr.].

DEAD HEAT, una buena banda de hardcore de California… No lo sé tío, escucho muchas putas bandas… (risas).

SW: Al menos te acuerdas, cuando a mi me preguntan, incluso si he escuchado cien, no recuerdo ni una… 

BO: Tío, ¡me sorprende que pueda recordar esas! Conozco muchos grupos, pero normalmente no se me vienen a la mente. Tengo que mirar en mis listas de Spotify o Bandcamp para ver en qué he estado indagando (risas).

SW: Bueno, muchas gracias, tío. Ha sido muy divertido

BO: ¡Gracias por invitarme, te lo agradezco!

Fotos en directo: Gabe Becerra

Comparte: