XANDRIA (GER) – Neverworld´s End, 2012

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Youtube

He de aclarar que llevo escuchando XANDRIA seguramente desde que sacaron su primer disco en 2003, “Kill The Sun”, posiblemente un disco menos cañero que éste, “Neverworld´s End”,  pero con una chispa, un encanto y un “no sé qué” que me encanta. Me ocurre también con su tercer disco “India” y con el insuperable “Revenheart”, del cual no puedo evitar mencionar la balada “Eversleeping”, canción ya publicada en un sencillo publicado en el mismo año del «Kill The sun» (2003)una canción que me ha acompañado durante muchos buenos momentos y me seguirá acompañando.

XANDRIA ha ido evolucionando a lo largo de su carrera, como les ocurre a la mayoría de bandas, pero en esta ocasión con este disco, han marcado un nuevo punto en su evolución, han comenzado una nueva etapa, gracias a la cual ganarán muchos seguidores, pero perderán también a unos cuantos.

Es inevitable mencionar al nuevo fichaje de la banda, que es el nuevo futuro de XANDRIA, pues la gran voz de la soprano Manuela Kraller (ex HAGGARD), desde mi humilde punto de vista es la puerta hacia la nueva etapa de XANDRIA. Obviamente la parte instrumental es más cañera que antes, pero es la voz de Manuela la que da ese último retoque y deja la nueva firma de XANDRIA. De hecho, no me gustan las comparaciones, pero no puedo evitar recordar al escuchar esta voz a la gran diva Tarja Turunen, a la cual adoro en solitario, o a los grandes ÉPICA, y sobre todo a estos últimos en la totalidad del disco, tanto vocal como instrumentalmente.

En este disco, estamos hablando de cambiar una dulce voz, la de Lisa Middelhauve, acompañada de una música del estilo Metal Gótico mucho más melódico, a una voz potente de estilo clásico, acompañada de una música un poquito más contundente. La banda ha  llegado a cambiar el estilo de la banda, de Metal Gótico a Symphonic Power Metal, quizá por ello me recuerda a ÉPICA. Obviamente, me refiero a unos cambios que no se alejan del estilo habitual de XANDRIA, sin embargo, hay una evolución notable, que puede que haya ido a mejor en cuanto a técnica, pero que en mi humilde opinión, no ha llegado a ser algo original y personal como lo era en sus anteriores discos.

Este disco se ha creado con recursos, se ha estudiado al milímetro hasta encontrar el sonido adecuado y se ha trabajado muy duro, eso lo veo claro. Sin embargo, tengo que reconocer, si no se ha notado ya, que me está costando mucho aceptar este cambio de estilo y de cantante.

El disco comienza con “A Prophecy Of Worlds To Fall”, un tema que sirve de introducción al disco de la misma manera en que el power suele envolver de fantasía nuestros pensamientos, entiendas o no entiendas el idioma de la canción, sabes perfectamente que están contando una historia fantástica. Lo sientes.

“Valentine” es una canción apasionada y cañera, a mí me llega al corazón, lo envuelve con la fuerza de los agudos de Manuela y después con la batería le da mucha fuerza. Es una perfecta segunda canción.

Después de la caña de “Valentine” viene “Forevermore”. Es una de las composiciones más lentas del disco, pero es una balada con unos agudos muy interesantes. Esta no es una canción que pudiera cantar todo el mundo, porque desde luego la voz de Manuela Kraller alcanza notas muy agudas en algunos momentos. Casi al final, hay un solo de guitarra que le da bastante fuerza al resto del tema.

“Euphoria” me recuerda más a discos anteriores de XANDRIA. Aunque sigue la línea del disco, es un tema puntual que de repente en algunos momentos introduce pequeños matices que podrían ser más góticos. Seguramente será la introducción de la canción que tiene tintes y matices exóticos o indúes (no sabría especificar) la que me lleva a esta conclusión.

“Blood On My Hands” es quizá la composición más pegadiza del disco. Llevo varios días con ella en la cabeza y puedo asegurar que es una canción con mucho ritmo, bastante bailable y divertida, y por qué no, un tema con el que conseguirías animar a un muerto. Es una canción muy alegre. Está muy cargada instrumental y vocalmente y eso es un detalle muy importante en este estilo.

El tema “Soulcrusher” es super cañero. Ya desde su comienzo te marca mucho con el ritmo de la guitarra, pero es que además, los estribillos están muy fuertemente marcados por la voz de Manuela que es cortante. Gerit Lamm  marca bastante bien los “momentos” en la batería.

Y cómo no, después de una canción cañera va una lenta. “The Dream Is Still Alive” es una balada bastante dulce y cariñosa. Su dulzura se mece a través de los instrumentos y la voz.

“The Lost Elison” nos encamina de nuevo al buen ritmo, siendo de hecho para mi gusto, el mejor tema de todo el disco. Ni una sola parte de la canción tiene desperdicio. Está bien medida y tiene menos partes cantadas, lo que es de agradecer en discos como este, en los que las voces son clásicas y muy agudas.

“Call Of The Wind” también es un buen corte, es la canción más cervecera del disco, pues invita a chocar las jarras, brindar y bailar. A mí me gusta mucho, porque ese rollo medio épico medio vikingo me vuelve loca. Y a todos aquellos a los que les guste beber con cuernos, esta es su canción.

“A Thousand Letters” es uno de esos temas con las que recuerdas otras canciones de la misma banda. Parece como si hubieran copiado algunas notas de anteriores composiciones y las hubieran puesto en el estribillo. Pero claro, no siempre sucede así, pues es bien sabido que por ejemplo, del Canon de Pachelbel, se han sacado miles de canciones. Puedes improvisar sobre unas mismas notas, pero siempre “sonará” a lo mismo.

“Cursed” tiene también un ritmo muy vikingo, pero al mismo tiempo, esconde tintes oscuros en las zonas donde no canta Manuela. Es una buena mezcla en la que además incluyen también un interesante solo de guitarra casi llegando al fin de la canción.

El disco llega a su fin con “The Nomad´s Crown”, que comienza con un violín de notas de dolor y sollozo que a mí me encanta. Han incluido para este tema no solo violines, sino algún instrumento de viento metálico que no sé adivinar, pero que suena muy bien con el todo. También tiene detalles indios, que ya sabemos que les encanta introducir en sus temas. A mediados de la canción, cambian de tercio y elevan la fuerza del tema para servir de introducción a un solo acompañado por el violín. Un tema muy completo que da fin al disco de una manera muy elegante.

El disco incluye el bonus track «When the Mirror Cracks», el tema está bastante bien.

XANDRIA están acompañando a KAMELOT en su gira, por eso, próximamente podremos ver en concierto a XANDRIA en Barcelona, Madrid y en el Festival Metal Lorca de Murcia. Yo lo espero impacientemente, pues será la primera vez que los vea.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS