WRATHRONE (FIN) – Reflections of torment, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

¿Existe el atavismo musical? Ahora está muy de moda el ponerlo como etiqueta a grupos que parten de un sonido pretérito bien definido como “old school”, de manera que tenemos OSDM, OSBM, OSHM… parecen siglas de electrónica, sí. Para mi todo es lo mismo. Es simple culto al pasado, sin importar que la banda que lo haga sea de Estonia y rinda homenaje al sonido de Florida o sea de Sudáfrica y venere el sonido de Estocolmo. En este caso nos vamos a Finlandia y a una banda relativamente joven con diez años de existencia, que en Reflections of torment, su segundo disco, ha decidido mirar directa y claramente a Skogsberg, al sonido de Estocolmo, con tres referencias cristalinas: ENTOMBED del Left hand path, DISMEMBER y GRAVE en la tonalidad de las guitarras. Podemos añadir un leve toque a su propia vieja escuela en Finlandia (primerísimos AMORPHIS y SENTENCED, pero primerísimos…), pero poco más. Esto no es ni bueno ni malo a priori. Se trata de hacer las cosas bien, partiendo de que no lo van a hacer como los originales y que la gente que los escuche sabe muy bien de antemano qué se va a encontrar.

Pues en el caso particular de WRATHRONE los resultados son bastante notables. Sólo le falta un poco más de oscuridad en la producción, no tanta clarividencia en los solos y presencia de bajo, y más eco en el trasfondo. Algún pasaje más rítmico que se acerque al Wolverine blues también sería de agradecer. Pero por lo demás en Reflections of torment tenemos un buen ejemplo de lo que yo llamo atavismo musical. Y ese pasado hacia el que mirar está claro, tanto temporalmente como musical y geográficamente. La Suecia de finales de los ochenta (de hecho tuve que comprobar en más de una ocasión que la procedencia real del grupo era Finlandia). Los nombres que siempre salen, con alguna concesión más melódica a veces, más groovie otras, pero teniendo como base el ritmo adictivo, el riff podrido que en su momento tuvo en ENTOMBED (NIHILIST) y GRAVE sus adalides personales, y la voz aspirada de ultratumba que tan bien queda en esta atmósfera tan de subusuelo. ¡Es que hasta el cantante se llama Matti! Casualidades de la vida, aunque su voz es más propia de GRAVE que  de DISMEMBER.

Personalmente me gustan más los primeros cortes, y no es por el efecto golpeo inicial. Es que creo que la artillería pesada de composiciones la han colocado al principio. Lo más “original” de todo es la introducción de “Throne“, con guitarras envolventes y un inicio cabeceante y atmosférico, que sin embargo pronto deviene en un corte típicamente GRAVE, con segundas voces grind a lo GENERAL SURGERY (segundas voces debidas al guitarrista Vili Mäkinen). El tema estrella seguramente sea el siguiente, “End of your sanity“, que es el más directo y corto del plástico y en donde ya dejan claro todo lo que tienen en el baúl preparado. La guitarra inicial de “Bloodline” juega un poco al despiste, igual que su posterior bajo ultra distorsionado, pero pronto los riffs vuelven a ser DISMEMBER, mientras que “Bloodshroud“, al ser más lento y pesado, con cierto halo hímnico, me recuerda a BOLT THROWER. De ahí en adelante, el grupo tampoco dice mucho más, sin bajar el listón. Aunque como comentaba más arriba no me convence la producción tan clara que han sacado, especialmente en algunas líneas de bajo y solos.

Si una vez que acaba “By dawn they’ll hang“, el tema más extenso y que es un buen resumen en pequeño de los tres cuartos de hora que dura en global el disco, no tienes ganas de cogerte el Left hand path, es que no has entendido bien la intención de WRATHRONE. Esa intención, como las etiquetas que mencionaba al principio, o mi propio término de atavismo musical, es tan simple como tirar de máquina del tiempo. Nunca lograrán sorprender, pero si se hace con convencimiento, los resultados son muy satisfactorios. En el caso de Reflections of torment, y aunque en mi opinión deberían haber sido aún más “atávicos” si cabe, la conclusión es buena. Dejar claras las cartas desde el principio es lo que tiene.

Comparte:

COMENTARIOS