WRAITH RITE (ESP) – Awaken, 2017

Enlaces: Facebook Youtube Twitter BandCamp

Ya he escuchado bandas de este estilo antes. No hace mucho, pero definitivamente las he escuchado. No lo digo en un sentido “se les ha pasado el arroz, se les han adelantado, que dejen esto y se metan a una FP”. Es más bien que llevo viendo, de un tiempo para acá, que de verdad hay bandas que entienden el concepto del black-thrash.

Las cosas como son, siempre he dicho que ese género no existe y la inmensa mayoría ni hacen black, ni hacen thrash, mucho menos black-thrash. En todo caso, “back-alley-trash”.

Quizá sea todo cuestión de prejuicios (no lo niego, todos los tenemos) o de pasar horas y horas escuchando bandas que suenan exactamente igual pero que intentan diferenciarse más con los medios a su alcance para promocionarse que a través de su música.

¡Y no hay delito alguno en ello! Pero cuando escucho (siempre asociado a las mismas etiquetas) discos que suenan casi idénticos, con portadas casi idénticas y muy poca personalidad termino por aburrirme y cerrarme en banda. Y no es justo, y está muy feo. Porque hay gente como WRAITH RITE (al menos en esta ocasión) que son todo un baño de humildad. Un tirón de orejas (a pesar de que son conscientes de que hay algo en la escena que huele mal) bien merecido.

Y parece que hay gente a la que que no le agrada ser identificada con este tipo de bandas (o de actitudes)… así que han empezado a hacer bien las cosas. En algunos sentidos mejor que en otros, pero es inevitable cuando se trata de un género que hace diez años era algo confuso y que ahora estamos empezando a aclarar.

Desde que AURA NOIR se proclamaran inventores, amos y emperadores de este género en los 90, muchos han intentado imitarlos. Y han tenido que pasar veinte años (que se dice en un suspiro) para que alrededor del principio de la década en la que vivimos, empiece a trabajarse con más sinceridad y atino este género.

Pero basta de historia. Se acabó explicar el contexto. WRATH RITE forman parte de esta oleada que está haciendo las cosas bien. En serio, con un planteamiento sincero y sin pretensiones basadas en la frustración porque “la escena no es lo suficientemente auténtica”. Ni cuentan con el apoyo de Nuclear Blast, ni Century Media, ni de nadie. Es su primer demo, y puede parecer lógico eso de no tener apoyo… pero pensemos en según qué lanzamientos concretos, que lo han petado hasta el infinito y más allá, venían bien respaldados, con colchones y publicidad hasta en la sopa, y han terminado pegándose el batacazo. 

WRAITH RITE no. Han sacado su demo, que suena a demo, y tiene pretensiones de demo. Punto pelota. No es un World painted blood en cuanto a producción se refiere, pero tampoco os va a parecer que le hayan puesto un calcetín al micro, puro estilo Varg Vikernes, para sonar más trve. Sí que me gustaría que la voz estuviera más trabajada… ¡Pero es una demo! Me quedo con la expectativa más que con la exigencia, a sabiendas de que si editan algo de mayor duración cumplirá estándares y dará un paso hacia adelante.

Destaco bajo y batería (a lo largo de todos y cada uno de los temas) porque se conjuntan perfectamente y hacen una experiencia rítmica más que correcta. Me cuesta mantener la misma atención en las guitarras, pero supongo que es porque pretendían destacar en otros aspectos más que en una pesadez que diera ambiente… aunque hacen un trabajo muy bueno, dando de verdad esa sensación de mezcolanza intergénero.

Vuelvo a la voz, porque en verdad es compleja. A ratos quiero decir “¿qué carajo es esto?” y a ratos me doy cuenta de que se trata de una expresión realista y sincera de lo que tanto el thrash como el black (más esenciales) deberían representar. 

Junto a NUCLEAR REVENGE, NEKROKRAFT o HELLSCHWADRON, empiezo a ver un patrón de gente que sabe lo que hace, y que tiene ganas de involucrarse y sacar cosas en claro. Una pena que al género le haya costado casi veinte años arrancar. Y seguro que hay bandas muy buenas ahí fuera… pero nunca me las he tomado en serio, y sé que la gran mayoría de vosotros tampoco. Pero ya va siendo hora, que no por ser críticos, o más exigentes, tenemos menos prejuicios. Y a veces (todas) hay que dejarlos de lado, o los árboles no nos dejarán ver el bosque. 

Comparte:

COMENTARIOS