WOUND COLLECTOR (BEL) – Eternal bloodcult, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

De un tiempo a esta parte hemos asistido a una abundancia de bandas que fusionaban metal extremo y jazz. No es la primera vez que presenciamos esta simbiosis, y bandas como IHSAHN o SHINING ya la habían llevado a cabo exitosamente. En esta nueva ola hay ejemplos como WHITE WARD y RIVERS OF NIHIL, que incorporan un saxo de manera continua, otros como IMPERIAL TRIUMPHANT construían atmósferas extremas alrededor de un aura de jazz y ETIENNE PELOSOFF creaba su genial trve black jazz, con ambos estilos en su máxima expresión.

En el caso de WOUND COLLECTOR, la banda nace de la mano del saxofonista belga Peter Verdonck, alma mater de proyectos como THELEMA TRIO, THE RYTHM JUNKS o MANNIGOLD DE COBRE. Pero Verdonck no sólo es amante del jazz; también del metal extremo, como demuestra su participación en BUTCHERED, WRETCHED VIXEN o DISTRAUGHT. Eternal bloodcult incorpora un saxo omnipresente a un death metal que oscila entre lo técnico, con un punto progresivo a lo SUFFOCATION, y lo old school de multitud de bandas como POSSESSED o CYNIC, pero mostrando siempre mucha versatilidad dentro de estas etiquetas.

El papel que juega el saxofón es mucho más amplio que en otros proyectos de música extrema, concentrando gran parte del minutaje. Una de las particularidades más llamativas es que en cierto modo actúa como una tercera guitarra. En algunos fragmentos desarrolla melodías que soportan el peso de la canción, en otros adquiere un papel rítmico tocando la misma melodía que las guitarras e incluso protagoniza solos auténticamente desquiciados.

Aunque hablemos de una fusión de géneros, no hay que desdeñar la brutalidad y contundencia que destila, suficiente como para satisfacer a los seguidores del death metal más ortodoxo. Una producción que sabe dividirse entre el sonido limpio y una pátina de ese clasicismo old school es un pilar importante gracias al cual este álbum goza de un gran equilibrio. A pesar de contar con un elemento extra, que no suele estar presente en grupos de este estilo, aún encuentra la forma de dar un espacio equitativo a todos los instrumentos, incluyendo un potente bajo que puede escucharse con claridad muy habitualmente.

WOUND COLLECTOR han logrado una gran versatilidad, que les permite emitir destellos puntuales de ritmos casi ska, algunos gritos dignos de KING DIAMOND, y aún se permiten algunas trazas de thrash e incluso cierta experimentación. Todo esto se entrelaza con mucha habilidad, presentándose poco a poco y dejando un poso de sorpresa que no afecta en ningún momento a la certeza de estar ante un híbrido de death metal y jazz. El punto débil, como viene sucediendo en varios lanzamientos de 2018, lo encontramos en sus poco más de treinta minutos, que en una obra tan variada parecieran un breve pestañeo.

En cualquier caso Eternal bloodcult es un punto de partida excelente para este proyecto. Aunque a día de hoy, con la cantidad y variedad de fórmulas de fusión que existen, no pueda decirse que presenta una premisa realmente innovadora, sí lo es a la hora de la ejecución. Las dos almas de WOUND COLLECTOR conviven en estruendosa armonía, y el resultado es tan genuino como potente.

Comparte:

COMENTARIOS