WORMWOOD (SWE) – Ghostlands: Wounds from a bleeding Earth, 2017

Enlaces: Facebook

Ya desde hace mucho, hablar de metal extremo y de Suecia al mismo tiempo es hablar de calidad. Pocas bandas salen del país escandinavo que practiquen la mediocridad y esto, a lo largo de los años, hace que la escena del país mejore y se haga más fuerte. En las últimas décadas, la cantidad de grupazos que editan auténticas obras maestras corrobora mis palabras.

Además, los precedentes asentados en Suecia son de lo mejor que le ha pasado a la música extrema: DISSECTION, SACRAMENTUM, VINTERLAND, EUCHARIST, ABYSSOS, NAGLFAR… Con estas bases de las que tomar ejemplo e inspiración es un poquito más fácil crear maravillas como se está haciendo. De entre todas las bandas de la actual escena sueca de black metal melódico, una de las que más me ha enganchado y más está dando que hablar es WORMWOOD. Los de Estocolmo han sabido combinar a la perfección esas raíces de las que hablábamos, junto con otras influencias, para hacer de su música una auténtica maravilla.

Con un EP lanzado en 2015 y el LP del que hoy hablamos, editado el pasado año por Non Serviam Records, han conseguido que muchas miradas se posen sobre ellos y esperen ansiosamente nuevos trabajos. Ghostlands: Wounds from a bleeding Earth es un ejercicio de black melódico de los que te dan ganas de sacarte el carné de manipulador de alimentos y manipular a decenas de frutas y verduras para que pinchen este discazo en todos los supermercados posibles. El trabajo de las guitarras, las cuales componen el alma compositiva y sentimental del disco, es exquisito, combinando el riffeo clásico de una banda del género con elementos melódicos que bien pueden sonar a los pioneros suecos o incluso a bandas de viking metal clásicas, y es que los ramalazos paganos de WORMWOOD son más que habituales. Además de esas melodías con regusto vikingo, la inclusión puntual pero con el protagonismo adecuado de un violín hace que el pensar en bandas como MANEGARM (con quien colabora en directo Rydsheim, uno de los guitarras de WORMWOOD) no se reduzca a una mera cuestión de “me recuerda un poco a…“. No solamente recuerdan a los poderosos MANEGARM, ya que prestando la debida atención podemos llegar a pensar en THYRFING, VREID o ISTAPP.

La voz, puramente black metalera, aporta también al contraste creado por la música, haciendo que las partes más agresivas suenen rabiosas y las melódicas más poderosas. Todo esto rematado por una fina capa de atmósfera creada por unos discretos fondos de teclados, que hacen que la sensación de perderte en los paisajes que desdibujan en la mente sea más vívida. Sin duda alguna, es un disco que de haber estado en mi reproductor en su momento habría ocupado un lugar en mi lista de los mejores de su año, pero no por eso deja de formar parte de mis discos favoritos.

Demos las gracias a WORMWOOD, HYPERION, ZORNHEYM, NEKROKRAFT, RIMFROST, NAGLFAR o NETHERBIRD, ya que gracias a ellos la escuela sueca de black/death melódico está más viva y en forma que nunca. Esperemos que se mantenga así durante mucho tiempo.

Comparte:

COMENTARIOS