WORMED – Krighsu, 2016

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter BandCamp

wormed30El regreso de WORMED para la salida de su segundo disco fue para mí, y seguramente también para muchos otros, una de las noticias más felices surgidas en el mundo del metal extremo en los últimos años. No sólo recuperábamos a una de las mejores bandas del estilo, sino que además volvían a la actividad con Exodromos, una magnífica obra que en su momento tuve el placer de comentar para esta web y que les abría paso hasta la primera línea del género a nivel internacional.

La actividad del grupo ha sido muy regular desde entonces. Mucho se ha hablado de ellos en este tiempo, y parece que llegados a este punto han alcanzado cierta estabilidad de cara a la edición de este tercer trabajo, Krighsu, en el que desde el comienzo había puestas muchas miradas.

Seguramente la mayoría de los lectores interesados en WORMED ya habrán oído el disco y tendrán sus propias opiniones. Krighsu es, digámoslo desde el principio, un disco muy bueno, pese a que previsiblemente no resulta tan impactante como Exodromos, ya que éste puede entenderse como una continuación en términos musicales de aquél. Encontraremos así en Krighsu muchos elementos familiares, a saber, aquellos que en su anterior album dieron tan buenos resultados, ahora potenciados y llevados a su máxima expresión.

De esta forma, si Exodromos ya era un trabajo mucho más directo que Planisphaerium, podemos comprobar que Krighsu prosigue en este proceder, pero ganando en atmósfera. Seguimos encontrando esos riffs rupturistas de notable complejidad rítmica y armónica combinados con las partes pesadas tipo slam en esa mezcla que ya se ha convertido en marca de la casa. De hecho muchas veces se suele meter a WORMED dentro del saco del slam, pero personalmente encuentro notables diferencias con la mayoría de las bandas del estilo. Tal vez DRIPPING serían la referencia más cercana, lo cual no es decir mucho. En WORMED no se usa ese sonido de guitarra tan seco que caracteriza a muchas bandas slam, ni tampoco ese rollo tan groove que los madrileños sustituyen por las características aproximaciones al jazz en la base rítmica.

El album revela sus virtudes de un modo muy paulatino, a un ritmo que se ha ajustado, en mi opinión, mucho mejor que en los dos discos anteriores. “Pseudo-Horizon” abre el disco con el corte más cercano al death metal estándar que encontraremos en Krighsu, pero a partir de ahí todo se va complicando cada vez más. Hacia la mitad del disco ya nos encontramos inmersos en su particular atmósfera, que se ve favorecida por la inclusión de arreglos orquestales en algunos temas y por acercamientos reservados pero eficaces a terrenos melódicos en “Eukaryotic hex swarm” o “A-Life Omega point“. Éstos son en mi opinión los temas más interesantes junto con el último, “Molecular winds“, que continúa la tradición de la banda de cerrar el album en un clímax.

Por lo demás, la producción se mantiene en los términos de frialdad y densidad de Exodromos. Este rasgo, junto con la estructuración en los temas y el orden (que como he dicho es una genialidad), completan a la perfección el concepto de identidad de WORMED, que sigue siendo tan extraño y opaco como siempre. No hay nada más oscuro y terrorífico que la inmensidad insondable del cosmos.

Si de algo peca Krighsu es de arriesgar poco. La parte positiva de esto es que demuestra dedicación, perfeccionismo e intención de ahondar en ese sonido que a tantos nos ha enamorado y que conforma su identidad. Sin embargo, se hace notar un hecho menos optimista. WORMED es un grupo que, al menos para una parte del público, hasta ahora ha dependido en gran medida del factor sorpresa. Muchos nos sentimos atraídos en su momento hacia sus anteriores trabajos por ser algo diferente y extraño. Este ya es su tercer disco, de modo que es de suponer que a partir de ahora tendrán cada vez más difícil sorprender.

Centrándonos simplemente en lo que significa este disco, no obstante, es difícil ponerle pegas. WORMED es un de los mejores grupos de España en cualquier estilo y Krighsu no es más que una ratificación de esta realidad, un disco imprescindible que debería terminar de convencer a los escépticos. Hasta ahora WORMED no han hecho otra cosa que sacar una obra maestra tras otra, superando las altísimas expectativas que teníamos puestas en ellos.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS