WOLVES IN THE THRONE ROOM (USA) – Primordial arcana, 2021

Enlaces:

Los lobos de Olympia, Washington, están de vuelta con un Primordial arcana que se postula firmemente a candidato a encabezar el pódium de discos que han salido este año en lo que a ecoblack metal se refiere. ¿Qué es esto de ecoblack metal que se acaba de inventar este señor? No es más que juntar el black metal atmosférico de toda la vida a la vez que se expande un mensaje eminentemente ecologista a través de sus letras y también llevándolo a un terreno más personal y espiritual. La banda hace hincapié en esto último a la hora de presentar este disco y es que, quizás más que nunca, en lo conceptual escapan un tanto de la temática más ambientalista y profundizan en la unión natural del humano con la Naturaleza, en la utopía de poder vivir en una perfecta simbiosis, que se diría en términos ecológicos, tal como los nativos americanos que antaño poblaron los mismos bosques, montañas y praderas, sabios y respetuosos con todo lo que tuviera que ver con el medio natural: su hogar. La portada, con ese bonito bodegón dónde podemos observar rastros animales, pieles y cuernos no alberga dudas de cuales son las intenciones de la banda en cuanto a lo que quieren transmitir en esta su séptima placa.

Adentrándonos en lo meramente musical, estamos ante un disco que vuelve a confirmar a WOLVES IN THE THRONE ROOM como unos auténticos maestros a la hora de ejecutar este estilo. Como viene siendo habitual, los hermanos Aaron y Nathan Weaver se lo guisan y se lo comen casi todo, en esta ocasión también desempeñando labores de producción e ingeniería de sonido logrando un resultado realmente meritorio. La banda nos ofrece su peculiar sonido enraizado en el black metal de antaño, utilizando recursos analógicos para que el sonido sea todo lo más natural y envolvente posible y la verdad es que se agradece ya que es una gozada disfrutar de trabajos que suenan con tanta solera y a la vez tan puramente blackers. Siempre me ha gustado el trabajo de batería a cargo de Aaron y en Primordial arcana vuelve a dar toda una clase  – no sé si llamarlo virtuosismo – a la hora de ejecutar black metal.

Primordial arcana arranca a todo trapo con una «Mountain magick» donde las guitarras nos someten a un ataque intenso con riffs sangrantes de vieja escuela mientras que la batería parece ir saltando a través de los rápidos de un río. Típico corte que pudiera ser una gozada en directo. «Spirit of lightning«, sin embargo, ya baja las revoluciones y nos muestra a los WOLVES IN THE THRONE ROOM más atmosféricos e incluso sinfónicos y con un toque étnico, un tema en el que la voz de Nathan cobra mayor relevancia. Dentro de la variedad de recursos que maneja la banda, «Through eternal fields» es un buen ejemplo de black metal melódico perfecto para el lucimiento de los guitarristas, que nos ofrecen un buen compendio de pasajes en los que recrearse. Al avanzar en la escucha del disco es más que evidente ese halo espiritual que la banda nos ha vendido. Y es que esta gente toca con un sentimiento que de ser impostado, no causaría el mismo efecto.

 

 

Lejos de habernos ofrecido la mejor versión de la banda en la primera parte, en la segunda tenemos los dos temazos del disco y también los más largos. Mi preferida es “Underwold aurora”; puedo parecer muy trivial, pero me encantan las canciones que empiezan con graznidos de cuervos. Posiblemente sea esta la canción en la que logran ese efecto de inmersión dentro de su propio hábitat boscoso, ese del que parecen forman parte como uña y carne. Me recuerda bastante a la primera época de la banda con esas voces que parecen provenir desde muy, muy lejos. Por su parte, “Masters of rain and storm”, con sus casi once minutos, nos trae a esos WOLVES IN THE THRONE ROOM más épicos y batalladores, otra clase magistral de black metal bastante ofuscado. El disco cierra con una instrumental de tres minutos muy ambiental, con sonidos folk y de la propia naturaleza, ideal para irse a la cama. Es el mismo rollo que hicieron con el sorprendente Celestite, un álbum de dark chillout directo a la vena.

WOLVES IN THE THRONE ROOM plantan un nuevo árbol que crece majestuoso junto al resto del bosque dónde ya destacan trabajos como Celestial lineage o Thrice woven. Habrá quien siga esperando a los WOLVES IN THE THRONE ROOM mucho más ariscos y menos artesanos de discos como Diadem of 12 stars, pero no cabe duda que se han cascado otra obra impresionante en esta vertiente del black metal, donde además cada día despuntan más formaciones. Cada vez lo tienen más difícil para defender su trono pero, de momento, los lobos americanos siguen fuertes un año más.

Comparte: