W:O:A Metal Battle 2018 Final – 14/04/2018 – Barcelona

Enlaces: Facebook

 

Después de cuatro intensas semifinales por fin llegaba el día de poder disfrutar de las ocho bandas que intentarían llevarse el gran premio de poder tocar el en Wacken Open Air de este año.

El recinto elegido fue la sala Upload de Barcelona, sala que ya conocían los ganadores de la semifinal este. Y esta vez sí que tenía el aspecto que merece un evento como el que estábamos a punto de disfrutar. No había un lleno espectacular, pero sí que había más gente que en la semifinal y, lo que es mejor, se notaba un gran respeto y ganas de ver a todas las bandas. Cosa que hizo que en todos los conciertos la sale estuviese con el mismo aforo y con el público apoyando a los grupos que estaban encima del escenario.

Los encargados de romper el hielo fueron los barceloneses SOUL DEALER. Empezaron con el tema “Holy in your head”, un trallazo de power metal agresivo y directo. Su estilo navega entre el power centrouropeo y americano más agresivo con ciertas incursiones a la parte más melódica del género. A mí me recordaron en varios momentos a los alemanes BRAINSTORM en sus buenos momentos. Siguieron ofreciendo temas donde la caña se repartía por el tema y dejaba su parte más melódica y coreable para los estribillos. Hicieron una buena actuación destacando a su cantante Wenderson por encima del resto del grupo, ya que sabe llevar bien el peso de la banda y en todo momento intentó hacer partícipe al público de su espectáculo.

Tras el rápido cambio de set subieron al escenario los sevillanos PINBALL WIZARD, un combo que nos propone volver a los años 70 con su hard rock muy influenciado por los grandes del género como pueden ser LED ZEPPELIN o THE WHO. Y vaya si lo consiguen, tanto estilísticamente como visualmente el grupo destila el rollo setentero por todos los poros de su ser. Guitarras y ritmos vacilones y cañeros, actitud y desparpajo y una frontwoman que se come el escenario llenándolo con su poderosa voz rasgada, pero que a la vez sabe modularla y jugar con ella para ser agresiva o sensual según lo requiera el tema. Una muy buena actuación de los sevillanos que seguro encandilaron a más de uno con su espectáculo.

El siguiente grupo en subir a las tablas fue THE FLYING SCARECROW. El combo vizcaíno nos ofrece un metal de corte moderno con fuertes influencias del death metal melódico de los años 90. Empezaron con un tema muy afincado en ese terreno con un potente inicio y un estribillo muy melódico. Sin ofrecer nada nuevo hay que decir que la ejecución era muy notable y se les veía muy a gusto y sueltos en el escenario. Poco a poco se fueron soltando aún más y sus dos guitarras se hicieron amos absolutos del escenario, moviéndose, haciendo headbangings y haciendo disfrutar al público con sus solos. Sus temas, cargados de mucha melodía y rabia a la vez, calaron bien en el público, que los jaleaba y coreaba como si los conocieran de siempre. Una actuación que fue de menos a más, con el colofón de “The afterglow”, un tema perfecto para acabar una actuación, y dejó al público con ganas de más.

Los power metaleros TAKEN volvían a la sala Upload después de salir victoriosos en la semifinal Este. Los que pudimos ver ese concierto nos volvimos a encontrar con lo mismo que la vez anterior, un grupo de power clásico y muy melódico que está muy cómodo en el estilo y que lo ejecuta con sobrada solvencia. Pero esta vez para mí en comparación con el resto de bandas estuvieron un peldaño por debajo. No por demérito suyo, sino por que el resto estuvieron a un grandísimo nivel y a ellos se les vio algo más verdes en comparación. De todas maneras, un buen concierto y un grupo a recomendar para todos aquellos amantes de los ritmos rápidos y las sonoridades más happys y melódicas.

Después de la alegría y a felicidad de los de Pamplona, nos tocó bajar a los infiernos de la desesperación y la tristeza de manos de los madrileños SUN OF THE DYING. Con una puesta en escena muy sobria y austera, nos deleitaron con su monolítico doom metal que bebe de las raíces de grupos como PARADISE LOST o MY DYING BRIDE. Con estos últimos comparten un cantante que vive y transmite todo el dolor y sufrimiento de los ritmos lentos y cadenciosos, de riffs melancólicos que nos hunden en la más profunda de las tristezas y desesperación. Todo esto acompañado de unos colchones de teclados majestuosos y con un gusto exquisito y una base rítmica sobria y muy eficaz, que le dan al conjunto un empaque brutal. Y que logra trasmitir todo ese sentimiento de dolor y rabia del género. Para mí fue el grupo que sonó más compacto y contundente de la noche.

SCAPE LAND salieron a darlo todo desde el primer momento. Su propuesta es la fusión de varios estilos dentro del metal y tanto podemos encontrar partes más death como momentos de velocidad a ultranza de thrash o riffs y pasajes al más puro estilo heavy metal clásico. Su cantante Iván tiene un amplio registro vocal y pasa del gutural al falsete o voces más rasgadas con facilidad, lo que le da al conjunto consistencia y credibilidad. Guitarras muy rápidas y técnicas en momentos puntuales, aunque en ciertos momentos algo repetitivas. Una buena actuación y un grupo que tiene en su cantante su punto más destacable.

Tras otro rápido cambio de set entraron a escena los cinco maníacos de INSANIAM, un grupo que a primera vista genera un gran impacto visual. Sus máscaras y vestimenta impresionan, pero también lo hace su música, ya que no solo son una buena imagen, sino que detrás hay un gran trabajo y unos grandes músicos. Su peculiar visión del black/death con tintes psicóticos y desquiciantes inunda el escenario, así como sus componentes moviéndose sin descanso por el escenario y bajando con el público para hacerlos partícipes de su locura.

Ofrecieron un gran espectáculo tanto visual como musical ya que sus temas tienen gancho y originalidad y sus componentes van sobrados de técnica para llevarlos al directo. Otra gran actuación en el concurso que ponía aún más difícil la elección de un ganador.

Y para acabar con la fiesta subieron al escenario los gallegos STRICKEBACK con ganas de pulverizar tanto las tablas como a los presentes. Aquí no hay lugar a dudas, lo que nos ofrece este combo es puro y fucking thrash metal de la mejor factura. Actitud, velocidad y técnica a raudales para un thrash afincado en la escuela americana, con reminiscencias a TESTAMENT y otros grandes del género y con alguna incursión melódica en sus temas. Se notó que es un grupo que lleva mucho dando bolos ya que se les veía sueltos y cómodos encima del escenario. Ofreciendo un gran espectáculo y animando el cotarro y al público. Fue un concierto muy bueno y un colofón perfecto para una velada de auténtico lujo metalero.

Después de unos minutos de durísima deliberación el jurado bajó para dar el veredicto final y coronar a THE FLYING SCARECROW como los flamantes ganadores del concurso. Los gallegos STRICKEBACK quedaron segundos y su premio será poder grabar un disco en los Dynamita Studios.

Tengo que decir que sin duda esta ha sido la edición con más nivel de todas a las que he asistido, y son ya unas cuantas. De hecho, he estado en todos los puestos posibles del concurso: encima del escenario, abajo como público, organizando y esta última edición como jurado. Solo me queda estar encima del escenario como ganador.

La calidad de las bandas de este año ha sido espectacular y encima todas en estilos diferentes, demostrando que no solo de thrash o death vive el metal español.

Ha sido un placer poner mi granito de arena y ayudar en lo posible a que este concurso sigua adelante poco a poco. Año a año Emma, Larry y Maitane (y los pasados colaboradores) se han ido superando poco a poco. Y eso que no es un trabajo nada fácil, ya que requiere un grandísimo esfuerzo tanto en tiempo como económico (que por desgracia es el más difícil de conseguir). Y han conseguido consolidar un poquito más este evento que es una grandísima plataforma de promoción para las bandas ganen o no el concurso.

Me alegró ver que, esta vez sí, el público acompañaba y llenó de manera notable la sala y disfrutaba con todos y cada uno de los conciertos que nos ofrecieron los grupos.

Mi más sincera enhorabuena a todas y cada una de las bandas, en especial a los ganadores, y espero poder volver a disfrutar de sus conciertos en futuras ediciones o en bolos por alguna de las salas de Barna o el resto de la península.

¡Nos vemos el año que viene!

Texto:

Fotos:

Comparte:

COMENTARIOS