WITCHERY (SWE) – I am Legion, 2017

Enlaces: Facebook

La trayectoria de WITCHERY ha ido avanzando sin prisa pero sin pausa durante ya veinte años. En este tiempo los intervalos entre lanzamientos han sido muy irregulares, presumiblemente por la actividad de sus miembros en otros proyectos. Muestra de esta irregularidad es la rapidez con la que han tenido listo este I am Legion, séptimo larga duración de su carrera, lanzado en 2017 después de su potente regreso en 2016 con In His Infernal Majesty’s service. En este disco estrenaban formación, y podemos suponer a la luz de los hechos que la fórmula funcionó.

Como era de esperar en un álbum lanzado tan poco tiempo después del anterior, la evolución musical no es especialmente notoria. Se percibe una línea de continuidad entre la inspiración compositiva de In His Infernal Majesty’s service y I am Legion. Este último álbum presenta pues los mismos rasgos estilísticos en lo que podemos considerar la identidad musical característica de los actuales WITCHERY: un compendio de thrash, death y black que no olvida la raíz punk, todo ello hecho de forma entusiasta, directa, espontánea y divertida.

Las variaciones entre este álbum y el precedente son escasas pero existen, si bien son sutiles. Naturalmente los elementos estéticos siguen siendo los mismos, desde ese título en referencia al tan socorrido Marcos 5:9 (representado en la portada del disco de un modo tan literal que casi resulta cómico). La diferencia se encuentra más bien en el modo de expresar musicalmente esos elementos. En términos generales describiría esta diferencia como un mayor énfasis en I am Legion en los aspectos más oscuros y malévolos de la música de WITCHERY en lugar de esa agresividad tan directa al grano de su disco anterior.

Esto se aprecia desde el principio. La intro “Legion” se presenta como cargando un clímax que desemboca inesperadamente en un tema de compás compuesto a medio tiempo sencillo y machacón como es “True North” en vez de una descarga de thrash espídico que sería lo más previsible. Le sigue el que considero sin duda el tema más interesante del disco, y quizá uno de los más ambiciosos compositivamente que he oído en WITCHERY: “Welcome, night” se percibe como una especie de anticipo constante que no llega a explotar en ningún momento y que consigue crear una sensación de tensión y amenaza muy efectiva.

El resto del álbum sigue dando en general más peso al groove contundente que al desenfreno. Mantiene un nivel bueno pero sin demasiados momentos que sobresalgan. Aun así hay puntos que reclaman de inmediato la atención del oyente, como la muy punk “Amun-Ra” o la pista que cierra la obra, “The alchemist”, que es una composición algo más compleja estructuralmente de lo que suele ofrecer la banda, además de ser la más acelerada del disco (osea que todo son ventajas).

La conclusión que podemos extraer es que WITCHERY se encuentran cómodos en su actual sonido, ese post-thrash/death sueco con elementos punk y black potente, sencillo y bien producido, y quienes disfrutaran con In His Infernal Majesty’s service seguramente disfrutarán igualmente con I am Legion. Las diferencias son sutiles pero suficientes, y aunque a mí personalmente me gustó algo más el anterior estoy seguro de que quienes sigan fielmente al grupo verán sus expectativas claramente satisfechas. Habrá que esperar para ver si este ritmo rápido de lanzamientos se consolida, pero sería una gran noticia.

Comparte:

COMENTARIOS