WILLS DISSOLVE (USA) – The heavens are not on fire, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

¿Habéis oído alguna vez la expresión «tener buen ojo»? Yo normalmente la relaciono con personas que saben distinguir y escoger lo mejor de varias opciones. Este tipo de personas suele encontrarse entre aquellas que tienen profesiones en las que se evalúan bien cierto tipo de cosas para calcular su valor o en aquellas que tienen una afición, normalmente relacionada con el tema coleccionismo. En mi caso creo que puedo decir que tengo un buen ojo a la hora de investigar y decidir en qué bandas invertir mi tiempo. Mi ojo, como es costumbre, no suele fallarme, y se ve que el de WILLS DISSOLVE tampoco, ya que saben de qué fuentes beber sin temor a envenenarse y de cuáles beber para renacer como una esplendorosa, todopoderosa y legendaria ave fénix.

Bandas como ENSLAVED, OPETH, NOVEMBERS DOOM AHAB son citadas como influencias por WILLS DISSOLVE, bandas que juegan entre lo progresivo y lo extremo, por lo que los tiros van por esa interesante dirección. Lo que sorprende y diferencia de las bandas mencionadas anteriormente es que también añaden a la mezcla influencias del denominado post metal; se me vienen a la cabeza bandas como TOUNDRA, MONO e incluso THE OCEAN. Es en esto último donde recae el punto fuerte del trabajo en mi opinión, en específico en los relajados e incluso acústicos pasajes instrumentales, ya que consiguen crear atmósferas bastante envolventes que recuerdan al crepitar del fuego, como se puede ver en la instrumental «11-13-1833«, que es donde mejor se ve su destreza en esos menesteres al ser la única composición instrumental del disco.

Aunque he destacado una canción anteriormente y el disco cuenta con cinco temas en total, en realidad nos encontramos con un único tema, ya que todo está planteado como una única bella, aunque monstruosa, composición que es igual de maravillosa y fatalista que la portada del disco, la cual me recuerda bastante a La noche estrellada de Van Gogh. Los que estén metidos en propuestas progresivas lo mas probable es que no tengan ningún problema en tragarse un tema de larga duración y los que no lo estén puede que les cueste; de todas maneras, WILLS DISSOLVE se las arregla para gustar a ambos oyentes. Me gusta ver ambición en una banda y más cuando se trata de un debut, como es el caso, por lo que mi más sincera admiración y felicitación. Por poner alguna pega, sería el escaso uso de las voces limpias, ya que que no tienen tanto protagonismo como las guturales, aunque en su defensa diré que están perfectamente metidas en el momento justo cumpliendo su cometido y que a veces no se consigue la fluidez que se necesita para estos temas tan largos en los que la progresión es algo constante, por lo que se pierde un poco el hilo y se producen algunos momentos que considero algo forzados, aunque ocurre de manera muy breve.

De todas maneras aquí hay calidad desbordante que puede ser disfrutada a pesar de las escasa pegas mencionadas; negarlo seria de necios. Nos encontramos con un debut con muy buenas ideas y que merece mucho la pena. Será interesante ver los siguientes pasos de la banda en un próximo disco debido al potencial que tienen. Para terminar, tengo que destacar la temática del disco, que trata de la lluvia de meteoros de 1833, un evento interpretado erróneamente por los cristianos norteamericanos y luego reconocido como el comienzo de un cambio crítico hacia la comprensión de los fenómenos celestes.

Comparte:

COMENTARIOS