WILDHORSE – Night of Excess, 2010

Enlaces:

wildhorse01Ya de primeras, con una portada muy al estilo del Look What The Cat Dragged In de POISON con colores propios del Night Songs de CINDERELLA, y un título que recuerda al Excess All Areas de SHY, estos zaragozanos nos señalan el recorrido de una y cien noches de excesos, producidos en la década dorada de los 80’s, y recuperados en los tiempos actuales. Aquellos discos señalados datan de 1986 y 1987, y es precisamente ese lapso de tiempo el protagonista de ese homenaje particular de WILDHORSE: finales de la década de discos como Trick Or Treat de FASTWAY, Dancing Undercover de RATT, Night of Passion de MAD MAX o A Matter Of Attitude de FATE.

Sabor añejo, una estética de pelos cardados y mallas de leopardo, mezcla de virilidad y feminidad tan propias de un Kip Winger o Paul Stanley, unido a una propuesta musical coherente con sus pintas, hacen de este Night of Excess un producto bastante interesante para oídos acostumbrados al hard & heavy ochentero, para amantes de grupos tan dispares pero con tantas cosas en común, como WHITE LION, BONFIRE, MYDRA, AFTER HOURS o NO EXQZE.

wildhorse03No he sido muy partidario de utilizar nunca en mi vida el término glam metal para definir a un grupo musicalmente. Personalmente pienso que es una etiqueta para definir una banda en términos estéticos, pero lo que sí es cierto es que muchas de estas bandas compartían estilo o subgéneros musicales. Dentro del amplio espectro de glam podríamos encontrar a grupos tan dispares entre sí como DEF LEPPARD, MOTLEY CRUE, VINNIE VINCENT, KISS o SLAUGHTER, compartiendo patrones básicos liderados por la melodía y el sentimiento, por ese que queda marcado en distancias cortas, del que invita a dejar el taburete de la barra del bar y acercarse a la chica más guapa del garito.

Todo esto lo transmite WILDHORSE, con algún acercamiento al heavy metal como en He Thinks He Is a Rebel donde se ven influencias de los JUDAS PRIEST de principios de los 80’s, pero anclado en el hard tan propio de Night of Excess, corte que da título al disco y que recuerda bastante a POISON y generando mil y una (que dirían Tony, Juanjo Melero , Carlos Raya y cía) sensaciones en la preciosa balada Stranger.

wildhorse02Por otra parte tenemos ese hard americano, rollo USA 80’s, en The Father of the Blood Storm, y el estribillo fácil (¿por qué lo sencillo suele tener sentido peyorativo?) en We Want Rock, con un puente hacia éste y unos coros bastante interesantes.

Fly With Me es otra balada cargada de miradas furtivas, que se repiten en One for Two, agotando el espacio para las baladas y medio tiempos en el disco en mitad del tema. Éste se acelera y transfiere un fuerte sentimiento US Metal 80’s a Night Riders, al menos en la parte inicial más pausada. La adrenalina se manifiesta después con un cierto rollo JUDAS inmediatamente pre-painkillerianos.

Volvemos a los riffs pausados en otra interesante composición como This is the Price I Have to Pay (to Play Rock ‘N’ Roll), nuevo y perseverante medio tiempo que desemboca en el final Wild Horse, rockandrollero y con ciertos toques AC / DC y CINDERELLA, dando un acabado musical al disco muy notable, como también se lo transfiere el sobresaliente libreto (no exento de las letras y fotos de los componentes del grupo). Algo, por cierto, que no consigue la producción y sonido. Con un mejor sonido, con más cuerpo, el resultado sería bastante mejor. Pero me quedo con el trabajo estrictamente musical de la banda. Por eso mismo, y por sus pintas y actitud, recuperando la magia de los pelos cardados, espero el día cercano de ver a esta gente en directo. ¡The wild horse runnin’ wild!

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS