WILD (ESP) – Sin piedad, 2018

Enlaces: Facebook Otro enlace

Ya me hubiera gustado a mí encontrarme con un disco como este en mis años mozos, cuando las nuevas corrientes inundaban la escena y el auténtico heavy metal apenas podía encontrarse en las bandas de aquella época.

Mi duda era si esta formación iba a superar la baja de Javier Endara, y vaya si lo ha hecho. De manera sobresaliente diría yo, Sin piedad se ha convertido en mi álbum favorito en lo que va de año en cuanto a este estilo se refiere, y no bromeo.

Desde las letras trabajadas; inteligentes, sin palabrotas, soeces ni vulgaridades (¿por qué a veces parece tan difícil hacer algo similar?), pasando por la música, afilada cuando se necesita o melódica cuando se antoja y llegando hasta los tonos agudos de vértigo en las voces o la buena interpretación y expresión de lo que se está cantando. No tengo más que buenas palabras para estos diez temas, que se reúnen resultando el mejor trabajo del grupo madrileño hasta la fecha.

Respaldado por un sonido soberbio, empiezan a desfilar las canciones que componen esta obra, comenzando con la que da título al disco, con un estribillo genial que conducen unas notas muy altas y un buen juego de riffs de principio a fin. “Acorralado” posee en sus surcos un señalado toque thrash o power metal si lo prefieres (que también encierra “Venganza”, por ejemplo), con unas guitarras afiladas, coros y esa inconfundible mala baba del género. Asimismo destacaría “Circo virtual”, con su aire descarado y vacilón, “Bajo un cielo de cristal”, contundente, más a medio tiempo, y “Madre Tierra”, potente y con una pequeña pincelada melancólica. Metal clásico de toda la vida, con melodías, buenos solos, unas veces rabioso y otras mesurado, dirigido a seguidores de grandes como JUDAS PRIEST, ACCEPT, RUNNING WILD

Portada tradicional en la onda de lo que suele publicar WILD. De hecho repiten con Dimitar Nikolov e igualmente lo hacen con la mezcla y masterización, realizada por Ángel Muñoz (OMISSION, CALIBRE ZERO, ROAR…) en los Traste Cero de Alcalá de Henares. El grupo está compuesto por Javier Pastor y Jaime Núñez (guitarras) y las últimas incorporaciones Niko Fernández (batería), Juanma Castaño (bajo) y José García (voces).

Cuatro años ha tardado este Sin piedad en suceder (y dejar a la altura del betún) a aquel En tierra hostil y bajo el sello patrio Fighter Records (VHÄLDEMAR, WITCHFYRE, MURO…), que tiene aquí en sus filas uno de los mejores álbumes de todo el año en lo que a heavy metal nacional concierne. Sin duda estará en la lista de los mejores del año para un servidor, ¿y en las vuestras?

Comparte:

COMENTARIOS