WILD ADRIATIC (USA) – Big suspicious, 2014

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Youtube Twitter Otro enlace

 

wildadriatic_big_suspiciousEn 2012 lanzarón su EP Lock & Key y no cabe duda de que han sabido enfocar  bien su trabajo y madurar sus intenciones. WILD ADRIATIC debe su nombre a una visita que el vocalista, Travis Gray, realizó a nuestro europeo mar Adriático. Una mescolanza de country, rock y soul , simple y directa, es lo que hace el primer larga duración de estos norteamericanos un trabajo de calidad sin muchas pretensiones. La banda autoprodujo el álbum junto con amigos cercanos y es algo que puede notarse ya que  aunque estemos hablando de estilos muy mascados y en los que es difícil “innovar”, Big suspicious tiene cierto aire de complicidad que se palpa desde el primer hasta el último tema.

¿Qué podemos esperar? Altibajos. El álbum no sigue una línea recta, sino curvas deliciosas y “descansos” apropiados. De repente encuentras tus caderas balanceándose al ritmo de un hard rock clásico cuando una baladita soul te interrumpe sin piedad. Pero, sobre todo, puro rock setentero, herencia de grandes clásicos estadounidenses… y por supuesto, muchas ganas de bailar.

 

Pistoletazo de salida, “Can’t be your man” , toda una declaración de intenciones. El tema opening teletransporta a una atmosfera sureña pantanosa, con sus respectivos lugareños tocando el ukelele. Guitarras pegadizas y una distorsión de lo más rimbombante, ideal para asentir lentamente con la cabeza mientras ensayas los andares del sheriff del lugar.

En ”Mess around”, batería y bajo componen una intro carismática, una joya para los oyentes de grupos como WOLFMOTHER , perfecta para bailotear un rato en una fiesta temática de los 70.

“The fool” nos ofrece una alma de soul con  puentes tranquilos, y un vocalista que se impone. Si tu movimiento pélvico no se activa con el tema anterior, sin duda aquí lo hará.  “40 days 40 nights (hard times)” no permite que decaiga el ritmo ofreciendo energía por los cuatro costados. En este medio norteamericano describen este tema como una incursión a los orígenes de HUMBLE PIE de forma muy acertada.  Country rock armónico que instrumentalmente me ha recordado mucho a los estadounidenses RORY KELLY.

 “Tight grip” nos ofrece más de lo mismo, con unos magníficos agudos y unas guitarras que se imponen de forma notoria, agregando incluso un tono psicodélico que encaja a la perfección.   

¿Preparados para el tema ñoño del disco? Llega  “Holding you” con un pop soul que sorprende al oyente. Si bien posee un sonido más comercial (a mi no me sorprendería escuchar este tema en radios nacionales como Los cuarenta principales) y choca con la línea del álbum, es un medio tiempo muy dulce que muestra la capacidad del grupo para adaptarse a cualquier subgénero.  

“Cooperstown”  alcanza el límite de lo pegadizo. Voz de falsete, melodía fácil de entonar, bajo rítmico… canción típico de banda sonora de película hollywoodense,  ese típico tema que se pone cuando la pareja protagonista se va a enrollar de forma épica antes de introducir los créditos. La batería juega muy bien su papel y sin duda  es la canción estrella del álbum.  

Con “Lose my mind” volvemos a las raices del country. Se nota que entre las preferencias musicales de los integrantes de la banda están músicos tales como LED ZEPPELIN o JAMES BROWN. Y no hace falta que lo juren. El rock de los setenta sigue vivito y coleando en este álbum, y eso se puede notar especialmente en los coros de esta canción.

“Walk for miles” volvemos al rollo popero soul, esta vez de forma más pegadiza, aunque no menos dulce. Saturación de glucosa en los tímpanos, un trabajo bien hecho con unas guitarras melódicas muy apropiadas.  “Lonely” …profundo Soul y rock and roll con distorsión algo más pesada hacen de este tema probablemente el más contundente del álbum. Te pasarás el día tarareando “ I Feeeeeel loneeeeely” mientras haces air guitar y repites la melodía del teclado, que juega un papel imprescindible. Fantástico tema con altibajos que te harán bailar.

“Heavy soul” simple, instrumental repetitiva y coros femeninos. Llegas a hartarte un poco del teclado, pero el ritmo se te mete en los huesos y los oh oh yeh yeh del cantante llegan a cansar. Yo le quitaría unos 30 segundos de duración.

Nos toca decir adiós con “Woe”, que suena a cover rockera de Amy Winehouse con el toque personal de la banda. Un tema que nos promete que habrá WILD ADRIATIC para rato y que, de alguna manera, estos newyorkinos saben lo que se están haciendo.

 

 firmaclara

 

 

 

 

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS