WHITE CRONE (USA) – The poisoner, 2020

Enlaces:

Portada del album The Poisoner de White CroneEn el mundillo del black metal hay un fenómeno que, si bien se ha convertido en algo común a lo que me he acostumbrado y que veo hasta algo normal además de propio del estilo, no deja de resultarme curioso. El fenómeno al que me refiero es el de las one man band, y sí, no deja de fascinarme cómo multitud de músicos en este estilo se decantan por llevar las riendas de todo el proceso creativo. Ahora bien, a lo que no estoy acostumbrado es ver este fenómeno en otros géneros, y mucho menos  en el heavy metal de corte más clásico. Tampoco estoy acostumbrado a ver una one woman band como es el caso, por lo que mi atención se posó inmediatamente sobre ella, ya que lo atípico (triste que esta característica lo sea) suele llamar mi atención; así están las cosas.

La mujer protagonista detrás de WHITE CRONE es Lisa Mann, una artista que tiene experiencia en el blues y que se atreve a mostrar su amor con este proyecto al heavy metal más auténtico y puro, ya que creció con esta música en su momento de mayor apogeo en los dorados años ochenta. No sé vosotros pero con esta descripción se ganó mi simpatía y sentí una conexión inmediata con la artista sin escucharla, algo que no me pasa muy a menudo con todo lo que descubro. La conexión se terminó de hacer patente nada más sonar el disco porque Lisa entiende sin la menor duda el género y sus raíces más puras. Esto es algo de lo que adolecen otras bandas revivales del estilo, ya que muchas solamente se dedican a emular el sonido de bandas que adoran. Y es aquí donde radica la magia más pura del disco, en su autenticidad y su fidelidad a los orígenes.

Hay una honestidad brutal y poderosa que se trasmite hacia el oyente, haciendo que este se sienta igual. Esto se corresponde con el increíble chorro de voz, que bebe de cantantes de primer nivel como Bruce Dickinson, Ronnie James Dio (me atrevo a decir que nuestra protagonista es su versión femenina) o Eric Adams, recogiendo de esa manera el testimonio de las mejores interpretaciones vocales de la historia de este género, sin abusar de los agudos y proyectando su voz de manera que llena al metalero más tradicional con sus sentida entonación en los conseguidos estribillos y estrofas. En ese aspecto cosas como «New planet earth» se salen de todas las tangentes. Lo mejor de todo es que encima el disco se las arregla para sonar actual proporcionando una épica oscura o maléfica digna de una saga con algún héroe maldito como protagonista absoluto y de bandas como MERCYFUL FATEDANZIG. Todo esto se ve incrementado con un bajo prominente que llena y complementa con unos buenos punteos y riffs que bailan y galopan al ritmo de los mejores pasos de un combate elegante, recordando a los primeros IRON MAIDEN o a CIRITH UNGOL. Lo curioso es que se aprecian temas en los que se puede notar el bagaje musical de Lisa, como la exótica, tribal y arábiga “Broken” o la blusera “Edge of gone”, que rompen la tónica.

Da gusto ver cómo todavía hay bandas como WHITE CRONE, que son capaces de rescatar los inicios más puros rozando el proto metal y sin caer del todo en los estridentes estereotipos que vinieron después y que parecen encandilar más a las nuevas formaciones que van saliendo y posicionándose en la escena. Me extraña que semejante disco no esté respaldado por una discográfica especializada y se haya lanzado de forma independiente. Sellos como Cruz del Sur Music, por poner un ejemplo, tendrían que pegarse por tenerlos en su equipo. Ellos se lo pierden.

Comparte: