WEIGHT OF EMPTINESS (CHL) – Anfractuous moments for redemption, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp Otro enlace

Siempre resulta agradable el poder tener en nuestras manos discos procedentes  de Latinoamérica porque con ello parece que vamos, paulatinamente, solventando la deuda que tenemos con nuestros compañeros del metal del otro lado del charco, a los que no siempre hemos tratado como se merecen desde nuestra atalaya europea.

WEIGHT OF EMPTINESS traen la reedición de su Anfractuous moments for redemption de 2017 de la mano de las discográficas Concreto Records y Sun Empire Productions como una muestra de lo mucho y bueno que nos estamos perdiendo por nuestra ceguera eurocentrista en estilos tan concretos como el doom o el death/black metal.

De la primera escucha del disco es inevitable ver en él lo que habría sido la continuación lógica de Blackwater Park de OPETH de 2001. WEIGHT OF EMPTINESS tienen una calidad que no debe de envidiar para nada lo que los suecos hicieron hace casi dos décadas atrás.

Desde el primer corte titulado (a parte de la intro del disco) “Behind the masks” se escucha la oscuridad y pesadez que será común en todos los temas, aun cuando se utilicen guitarras acústicas como en “Inner chaos” o se de un tratamiento más atmosférico a temas como el outro “Redemption“.

El aspecto más destacable del disco -partiendo del altísimo nivel del grupo- es el trabajo de Mauricio Basso a la batería, que recuerda al estilo de Martin Lopez de OPETH, ya que no utiliza los típicos patrones rítmicos de las baterías de metal, añadiendo figuras de otros estilos que generan una enorme riqueza a los temas, permitiendo un juego entre las guitarras y el bajo realmente interesante.

El planteamiento de las guitarras también es excelente, ya que ambas no se limitan a repetir los mismos acordes y riffs, sino que se complementan entre sí, aumentando exponencialmetne la musicalidad del resultado final.

Alejandro Ruiz da muestras de un control de la voz muy destacable, ya que su amplio espectro va desde el gutural del death metal old school, al agudo propio del black, pasando por ciertos aires sludge y voces limpias. “Silence” es una muestra de manejo vocal al alcance de muy pocos. Después de escuchar el disco al completo, apetece muchísimo verle actuar en directo.

Anfractuous moments for redemption es un disco buenísimo, que debe ser escuchado con detenimiento tanto por los amantes de las vertientes más oscuras y pesadas del metal como por cualquiera que se considere melómano del estilo, pues el tratamiento compositivo de los temas es de lo mejor que se ha podido escuchar en los últimos años.

Comparte:

COMENTARIOS