WE ALL FALL – Miasmatic, 2014

Enlaces: Web Oficial Facebook

weallfall85WE ALL FALL es una banda a la que por motivos personales he seguido de cerca desde hace bastante tiempo. Aún conservo una copia de aquella primera demo grabada en el local y con portada fotocopiada, y vi algunas actuaciones suyas en bares y locales pequeños en la fase inevitable que atraviesa todo grupo en sus comienzos. Ya entonces estaba claro que tenían potencial y que se lo tomaban en serio, por lo que para mí es un gusto enorme poder escribir sobre su segundo album tras haber visto su crecimiento a lo largo de los años.

Cuando hablo de crecimiento no lo hago gratuitamente. Ya se dejó ver una importante mejoría entre su primera maqueta y la segunda, mucho más seria, titulada A tunnel to the mind, editada en 2008 y en la que daba comienzo el proceso de trabajo de una formación que se ha mantenido constante hasta hoy y que cristalizó en Paradise paradox. Este primer disco demostró en 2011 lo que muchos ya sabíamos: que WE ALL FALL estaba haciendo las cosas como hay que hacerlas. Así ha seguido siendo hasta Miasmatic, que debería ser el último paso en su camino hacia la consagración y que demuestra que el debut, por muy bueno que fuera, no era su techo.

Si quisiéramos resumir Miasmatic en pocas palabras podríamos decir que se trata de un álbum que ofrece más de lo mismo pero mejor. Con esto quiero decir que no es una evolución radical respecto a Paradise paradox, porque realmente no necesita serlo. Los rasgos positivos del primer album sirven como base para el desarrollo de los temas nuevos, pero con la mejoría evidente que resulta de la experiencia y la madurez. Volvemos a encontrar esa especie de groove o thrash moderno con aderezos de metal contemporáneo o alternativo y un destacado gusto por la melodía, pero con unos recursos técnicos mejor aprovechados y una ejecución más definida.

Quiero llamar la atención sobre estos puntos, porque existen muchísimas bandas por todo el mundo que no parecen molestarse en seguir evolucionando como músicos una vez que llegan al punto de poner su música en marcha, y esto es una pena. En el caso de WE ALL FALL es fácil comparar Miasmatic con los trabajos anteriores y darse cuenta de que ahora, simplemente, tocan mejor. No sólo eso, sino que además saben aprovechar mejor sus ideas, dando como resultado unos temas más compactos que consiguen sonar muy naturales.

Esto no quiere decir que vayamos a encontrar en Miasmatic temas demasiado directos y parcos en desarrollo. El estilo de WE ALL FALL sigue siendo complejo y variado, y sus canciones siguen formándose a base de partes muy distintas. Sin embargo, algunos elementos estructurales son fácilmente identificables y las progresiones bastante fluidas, evitando la sensación de dispersión de algunos de sus temas más antiguos que en ocasiones resultaba difícil captar hacia dónde iban. En Miasmatic sigue sin haber ninguna canción especialmente pegadiza a modo de single, y aunque quizá sea esto lo único que les falta para terminar de romper en cuanto a proyección, lo cierto es que creo que no casaría con el estilo del grupo.

La ejecución de los miembros es muy buena, como he dicho más arriba. La base rítmica consigue un resultado especialmente satisfactorio en este sentido, con una batería muy dinámica y contundente y un bajo que cuenta con una notable presencia. La labor del bajo es muy importante en WE ALL FALL porque hay muchos pasajes en los que las dos guitarras tocan cosas diferentes, siendo en estos casos cuando la línea de graves consigue salvar el caos armónico. La voz sigue siendo el rasgo que menos me gusta del grupo, pero aun así es evidente que cada vez se acopla mejor al estilo, especialmente en los fraseos más desgarrados. “The shepherd” y “Riding the snake” son algunos de los momentos más brillantes en mi opinión. Con todo, creo que el vocalista tiene que cuidar los tonos limpios y sobre todo mejorar mucho la pronunciación, dado que en muchas partes no se entiende nada.

Si tenemos en cuenta que los puntos que he señalado como negativos obedecen a un criterio decididamente quisquilloso podemos concluir que al trabajo de WE ALL FALL no se le pueden poner demasiadas objeciones importantes. La banda sigue adelante siendo un perfecto ejemplo, si bien seguramente involuntario, de cómo hay que hacer las cosas. Si siguen así no me extrañaría que acabaran saliendo en todas las revistas y tocando en todos los festivales. Lo que está claro es que Miasmatic es un disco muy bueno y, si siguen en su línea de progresión como hasta ahora, los próximos serán todavía mejores.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS