VORNA (FIN) – Sateet palata saavat, 2019

Enlaces:

Conocemos como folclore al conjunto de leyendas, costumbres, creencias, música y supersticiones (entre otras) mantenidas por la tradición a través del tiempo por un determinado pueblo o cultura. Pocos fenómenos culturales existen con más riqueza, misterio y encanto que el folclore de cualquier región del planeta, cada cual con su atractivo particular. Sin embargo, para un servidor, el folclore nórdico siempre ha tenido algo especial, siendo el finés uno de los más auténticos, partiendo de que es el único país nórdico que se diferencia marcadamente por la diferencia lingüística (a pesar de que el segundo idioma oficial sea el sueco), además de que su mitología tiene más en común con el pueblo estonio que con el escandinavo, aunque tengan también cosas en común.

Sea como fuere, el poder de la tradición en el folclore finés es tal que puede notarse su fuerza incluso en el metal, siendo precisamente un género musical que se ha preocupado mucho por mantener esa tradición y expresarla a través de los años. En el caso de hoy, son VORNA los encargados de presentarnos su visión acerca del mismo. Formados en 2008, nos traen su tercer LP, titulado Sateet palata saavat, editado a través del sello alemán Lifeforce Records.

Descubrí a VORNA con su anterior LP Ei valo minua seuraa y, aunque me gustó, tampoco me pareció la hostia. Esperé a que algún día volvieran con sus ideas maceradas y sacaran un disco que me enganchara más, así que estoy de enhorabuena. Este Sateet palata saavat desprende calidad y buenas maneras por los cuatro costados y, aunque tampoco supone una revolución para el género, si que considero que es un soplo de aire fresco, así como una renovación en la carrera de VORNA.

Me gusta mucho el sonido que se le ha dado a este álbum, pues en un disco de metal extremo donde abundan las guitarras acústicas es necesario que estas se escuchen cristalinas, para que el contraste con la distorsión sea lo más grande posible. En este caso, las guitarras con distorsión tampoco es que suenen atronadoras, pero sí que crean bastante contraste, que es de lo que se trata. Además, la inclusión de estas partes acústicas es primordial para que la sensación de que te envuelve un paisaje gélido y lluvioso no decaiga en ningún momento. 

Además, a pesar de que la propuesta musical que estas guitarras nos proponen está cargada de black metal, no es esto a lo único que suena. La inclusión de esas guitarras acústicas, así como los pianos, teclados y otros arreglos de teclas, hace que suene muy folclórico sin necesidad de recurrir a tin whistles, arpas de boca y demás instrumentación habitual en el folk metal. Incluso gracias a ese trabajazo de teclas hay trozos en los que suenan super épicos, grandiosos, casi sinfónicos por momentos.

También me ha gustado mucho que no se abuse del blast beat, que es algo en lo que se suele caer con bastante frecuencia; en este caso, el juego que dan las líneas de percusión es bastante dinámico, jugando tanto con timbales como con buenas figuras de platos y bombo. Recapitulando, tenemos un black metal de corte pagano-folclórico, épico y que, gracias a algunos recursos, suena moderno a pesar de sus notables influencias clásicas. Pero no queda ahí todo.

Por si fuera poco, hay una fuerte carga melódica, ya sea la que aportan las propias guitarras, los ya mencionados teclados o las líneas de voz, que no sólo se limitan a los guturales, sino que también aplican voces limpias de una ejecución impecable, para rematar un trabajo que, si bien puede llegar a recordar a compatriotas suyos como MOONSORROW, CATAMENIA, MUSTAN KUUN LAPSET, ARTHEMESIA o MIRZADEH, por nombrar algunos, tiene personalidad y calidad de sobrar para despuntar por méritos propios.

Comparte: