VOODOO CROW – Bones, 2011

Enlaces: MySpace Facebook Otro enlace

Cuando un grupo se toma el tiempo y tiene el detalle de enviarte una carta escrita a mano (a la antigua usanza, vaya) presentando su banda, con la humildad de reconocer que se trata de una formación no profesional, sino “un grupo de amigos que se reúnen para hacer lo que más les gusta”, uno se pone rápidamente manos (u oídos) a la obra, desprecintando el disco y poniéndolo en el equipo de música. Con ganas de saber qué hay de cierto en esas modestas palabras…

VOODOO CROW es un grupo de rock de Ribadeo (Lugo), formado en 2006, y este es su primer trabajo, grabado en los estudios Abrigueiro en un intervalo de nada menos que ocho meses (su tiempo se han tomado, sí). Con un libreto que supera en esmero y cuidado a otros muchos de discos de bandas reconocidas, y con un videoclip incluido tras el tracklist, estos cuatro músicos gallegos demuestran que el celo y mimo de todos los aspectos no queda solo en la carta manuscrita.

Bones es un nicho de multitud de influencias musicales, desde el hard rock con líneas vocales y riffs que parecen extraídos del Rust in Peace de MEGADETH en Endless Road (magnífica sorpresa aun no considerando a los de Mustaine ni de lejos una de sus múltiples proyecciones), ritmos frenéticos hardrockeros como los de Tornado,  hasta la influencia tan marcada del grunge o rock alternativo de los 90’s, de bandas como SOUNDGARDEN o NIRVANA (pienso inevitablemente en Down in the Cliffs, Synesthesia o Boiling Point).

Sí, décadas como la clásica 70’s y la alternativa 90’s (mucho más la segunda), se funden en VOODOO CROW dando lugar a cortes tan interesantes como la oscura To Hell , la potente Wall of Life o la melancólica Nebular, que fusionan o complementan con acierto el hard rock, grunge, stoner y rock alternativo.

También podemos disfrutar de una interesante balada, Under a Billion Stars, reflejada en el disco en formato acústico (la mayor parte de ella), y de un videoclip (Tornado), como he comentado antes, muy bien conseguido con esas tonalidades oscuras tan propias de un estilo de música que desbancó el colorido de los pelos cardados en los 90’s.

Interesante muestrario de influencias musicales reflejadas en un disco que, aun pareciendo un cd facturado por “amigos que se reúnen para hacer lo que más les gusta” (ojalá esa ilusión no se pierda nunca), parece asimismo el trabajo de un grupo que lleva años profesionalmente en esto de la música. Si añades a la materia prima una mejor producción (aun no siendo ésta mala) y un poco de apoyo o support (como dicen los guiris), tan necesario hoy en día, esta banda puede hacerse un hueco. Vaya que si puede…

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS