VOFA (ISL), Vofa – 2019

Enlaces:

Desde la fría Islandia nos llega el primer trabajo de esta misteriosa banda llamada VOFA. Y digo misteriosa porque poco o nada se sabe de sus componentes. En sus fotos promocionales solo podemos ver una imagen borrosa de cinco encapuchados. Y sobre ellos, a parte de contar que son músicos experimentados en bandas de black, death, grind, hardcore, punk, folk y doom del underground islandés, nada más se sabe. ¿Son unos chicos muy tímidos y reservados? ¿Estrategia comercial para hacerse notar? ¿O simplemente quieren darle un plus de misterio a su música?

Sea como fuere, han sabido envolverse en un halo de secretismo y ocultación que para el tipo de música que practican viene de perlas. Si a esto le sumamos una portada muy acorde, tenemos un combo ganador ya de primeras. Esto no serviría de nada si no fuera respaldado por un producto con un mínimo de calidad. Y por suerte para nosotros no es el caso.

Este primer disco viene cargado de buenas canciones, 3 en concreto. Aunque parezcan pocas, teniendo en cuenta que cada una tiene una duración de doce minutos aproximadamente, creo que hay suficiente material para disfrutar del grupo.

VOFA están a medio camino entre funeral doom y el doom death. Sus composiciones, como he comentado anteriormente, son largas. Con desarrollos lentos, van dando forma poco a poco al tema repitiendo esquemas y añadiendo con cuentagotas nuevos riffs, punteos y diferentes patrones que hacen evolucionar la canción. Esta sería la parte más funeral del grupo. Un sonido oscuro, lúgubre, pastoso, con guitarras muy crujientes y saturadas, que te adentran en lo más profundo de una oscura caverna o mazmorra hedionda, vendrían a representar el sonido más doom death, ayudados por la profunda y rasposa voz del su cantante. También podemos encontrar algún que otro toque sludge, en el tema III, por lo fuzzeado/saturado del sonido del bajo y donde las guitarras adquieren una tonalidad menos agresiva y suben la ganancia a limites altísimos.

Así que podríamos decir que en cada canción hay un estilo más dominante que en el resto. Como ya he comentado en III sería el sludge/doom. En I (no se han roto mucho la cabeza para poner títulos a las canciones, esto hay que decirlo), a pesar de su inicio post rockero, lo que encontraremos es un death/doom lento y pausado, con riffs pastosos y guitarras con punteos malévolos e inquietantes que generan una sensación de mal rollo considerable.

Es en II donde dan rienda suelta a su parte más funeral, con una batería que casi lo único que hace es marcar el tempo, con riffs largos y agónicos y un gutural profundísimo y arrastrado que potencia más aún la sensación de desesperación. Es en este tema donde aparecen por primera y única vez voces limpias, ayudando a oxigenar el tema, pero a la vez reafirmando la sensación global de desasosiego del disco.

Un buen disco debut que no me ha volado la cabeza pero sí que deja un buen poso, donde se nota la experiencia de sus componentes y deja entrever que hay buenas ideas para futuros lanzamientos.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *