VITA IMANA (ESP) – Bosa, 2019

Enlaces: Facebook

En los dos últimos años VITA IMANA ha tenido una existencia bastante convulsa. Desde la edición de El M4l, precedida de una exitosa campaña de crowdfunding, la banda, que se había mantenido más o menos estable, rompió con todo lo precedente, parafraseando uno de sus temas, y su columna vertebral (en especial la voz de Javier Cardoso) fue cambiada en cuestión de días. Esto daba que pensar sobre la línea que el grupo madrileño iba a seguir en el futuro. Al frente tienen ahora a Mero Mero, el icónico vocalista de CUERNOS DE CHIVO. A priori, al conocer esta noticia supe que la agresividad y la contundencia iban a seguir estando aseguradas en el seno de VITA IMANA. Por otro lado su nuevo trabajo se iba a llamar Bosa, o lo que es lo mismo, victoria, toda una declaración de intenciones, con un trasfondo conceptual pues además de dicho significado es el nombre de una localidad colombiana que en el siglo XVI se convirtió en centro de conquistas. Ambos detalles me hacían pensar en un nuevo trabajo que seguramente iba a perdurar en mi memoria.

No voy a mentir. Para mí VITA IMANA ha tenido hasta ahora una evolución de campana de Gauss. Empezaron bien, siguieron mejor, se empezaron a estancar y para mi gusto El M4l fue un trabajo bastante inconexo e incluso, diría que incompleto. No le llegué a coger el punto pese a que tenía buenos temas, pero ni por sonido, ni por resultado global, aquel disco me sabía a algo. La renovación de la formación de VITA IMANA me hacía pensar que iba a tener repercusión en esta trayectoria, y o bien la bajada de la campana era inminente o se cambiaba el perfil y se volvía a estar al nivel que para mí alcanzaron y no superaron en Uluh. Con Bosa afortunadamente han hecho que se despejaran mis nubes. VITA IMANA aprovecha la historia de la localidad americana y la rabia y el odio que contiene para relanzar su propia carrera musical y, sin facturar un segundo Uluh, sí volver a la senda de Oceanidae.

Iré por partes. Bosa vuelve a grabarse con Alex Cappa en los mandos de sus The Metal Factory, pero esta vez creo que todo está más compensado y brilla más. El aura oscura que le quisieron dar a El M4l hizo que fuera en detrimento de un sonido más envolvente y contundente. Es curioso, porque Mero Mero tiene dos papeles en este disco y no sé si es por una cuestión de cuándo se compusieron los temas o es algo premeditado, pero en la primera parte del disco. Hasta «Desdoblamiento«, su registro agresivo y dicción hace que sea un instrumento más, sin que uno pueda seguir las letras a pies juntillas. Sin embargo, una vez llega dicho tema Mero tiene mucha más expresividad y protagonismo, lo que hace que no sólo sea un elemento de agresividad más sino que además podamos regocijarnos en sus palabras. No sé si esto fue algo que surgió en el estudio o es una mera casualidad, pero me ha llamado mucho la atención.

Fruto de esta sensación que acabo de describir también podemos trazar dos momentos en el disco. La mayor carga groove y agresiva la tenemos en los primeros cortes, destacando «No en mi nombre» y sobre todo «Desfiguradas«, que es un tema que me recuerda mucho a SEPULTURA y MACHINE HEAD. Pasado «Desdoblamiento» tenemos una segunda parte de contrastes. Dos cortes más largos de lo normal, la genial «Los ojos de la serpiente» donde Mero se sale y, sobre todo, el cierre de «El duelo«, que es el corte más intenso del disco, apareciendo ecos de grupos como NEUROSIS si me apuras. Pero también tenemos dos cortes que se pueden considerar una patada en la boca, como el propio «Bosa» o «El mundo a mis pies«. Esto hace que la segunda parte del disco sea menos compacta pero también más entretenida. Pero no inconexa, como pasaba en El M4l.

Para mi gusto VITA IMANA, con los cambios y todo, ha facturado con Bosa un trabajo muy notable que hace que vuelvan a estar arriba del panorama nacional. No es un borrón y cuenta nueva, es una evolución que retoma lo que a lo mejor dejaron demasiado de lado que era su propio sonido, sus propios principios. Han cogido la senda de la victoria y marchan firmes por ella.

Comparte:

COMENTARIOS