VITA IMANA – Uluh, 2012

Enlaces: Web Oficial Facebook Twitter

Tenía especialmente ganas de comprobar si todas las maravillas que decían de Uluh eran ciertas, o al menos objetivas. Ya sabemos que redes como twitter y facebook a veces adquieren temperaturas muy altas, saturadas de fans que se pliegan a la adulación fácil y a agasajar  los oídos de los músicos. Además, la fuerte promoción del disco, unido al pasado reciente del grupo con su segundo puesto en la final de la WOA Metal Battle en 2010, hacía que Uluh llegara con fuerza al mercado el pasado 30 de enero.

No obstante, personalmente, su disco anterior En Otro Lugar, no me había parecido nada del otro mundo, ni incluso me dejaba intuir todo este revuelo que se ha montado con su trabajo posterior. Con aquel cd, VITA IMANA me parecía un caleidoscopio de detalles de grupos como SEPULTURA, KTULU o S.A., no obstante quizás demasiado lineal para pretender estar en la primera línea del metal nacional. Atendiendo a un caso paralelo (me refiero al Wacken) la demo de CRYSYS (ahora CRISIX) sí me pareció un trallazo, aunque la diferencia o salto de calidad entre Demonsthrashion y The Menace haya sido finalmente menor que la existente entre En Otro Lugar y Uluh.

Porque, en efecto, este Uluh es infinitamente superior a su álbum debut. Mucho más deslineal, más teñido de contrastes y con multitud de matices que En Otro Lugar no poseía ni de lejos.

Esa batería y ritmos tribales siguen siendo signo de identidad de la banda, muy presentes en cortes como Animal, Crudo Invierno y Corpus, tres temas que dibujan las líneas maestras del grueso del disco, con una potentísima base rítmica y unas guitarras que sorprenden si echamos la mirada atrás, hacia el álbum debut.

No obstante, este tribalismo sepulturero se desmarca en general de los de Derrick Green, Andreas Kisser y compañía, no pareciendo calco ni mucho menos, aportando esa dosis de genialidad en cortes como el versátil Romper con Todo –que pudimos disfrutar en el maxi single que se editó en junio- o en la instrumental 11032011 (Taikos II), que recuerda la fecha de la catástrofe en Japón el año pasado.

Esa conjunción entre esta larga instrumental y la enlazada Origen, no enfría el resultado final, sino que supone un interesante descanso para abordar la segunda mitad del disco, en la que destaca especialmente Quizás No Sea Nadie, con un inicio thrasher sorprendente, y la dual Cráneo, con sus partes violentas pero también pausadas, y esos riffs escondidos de guitarra que aportan en segundo plano a la canción.

Aparte podemos considerar el hit del disco, Un Nuevo Sol, y el experimento del mismo, Uluh, composición de diez minutos en la que el grupo explora sonidos ambientales más cercanos a un Path to Hocma del donostiarra David Pisabarro con su proyecto 413, alejándose por momentos (solo en ocasiones) de sus principales influencias.

Definitivamente se podría definir Uluh como un resultado netamente profesional, tanto por madurez compositiva respecto a su álbum debut, como por producción, sonido y promoción. A todos los niveles, vaya, y en este sentido valorar, aparte, el trabajado y extenso libreto, así como un DVD a modo de bonus, con material extra.

Eso sí, grupos con este potencial en España hay, y muchos. Y la mayoría no gozan de ese apoyo e inercia mediática que VITA IMANA debería aprovechar. Quizás, y únicamente, el lenguaje cervantino sea lo que lastre su incipiente proyección internacional con ese sonido tan exportable a Europa y a Norteamérica. Por lo demás… ¿era Uluh para tanto? Cada uno juzgará, y, lo que es más importante: el tiempo dictará sentencia.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS