VISIONS – Violence Overdose, 2012

Enlaces: MySpace

Tenía ganas de comprobar cómo se las gastaban en estudio los jovencísimos VISIONS, tras verles en directo en mayo del año pasado. No esperaba algo que me sorprendiera en exceso, dada su extremada juventud, a veces ésta, sinónimo de enorme margen de mejora en muchos grupos de esta edad. Y aquí, escuchando su primera maqueta, Violence Overdose, sorprendido –sin embargo– me hallo.

¿Por qué? Básicamente por dos razones principales. La primera es que grupos con bastantes más años de trayectoria en esto de la música, no logran acercarse al nivel compositivo y técnico de estos alcalaínos. Ojo, no se me malinterprete, tampoco estos chicos son unos virtuosos de sus instrumentos al estilo Portnoy, Vai o Petrucci, pero, al igual que me sucede con los alcarreños ROSWELL, sí me parece que aúnan el hambre inherente a su lozanía y el buen hacer de formaciones más maduras, adelantando su espacio temporal de una forma sorprendente y considerable.

En directo he de decir que es un grupo con actitud, pero con influencias un tanto dispersas, al menos cuando les vi. Aunque ya ellos mismos me adelantaban que lo suyo era el death metal, aquella noche sonaron versiones de grupos como SLAYER, SIX FEET UNDER, KREATOR, DEATH, MUNICIPAL WASTE o MAYHEM, un popurrí de influjos y proyecciones de bandas que percibí como un conglomerado de thrash / death, a nivel de conjunto, como digo, y que se acercaba más al primer género mencionado.

Y eso es lo que es básicamente Violence Overdose, un disco de thrash / death metal (más de lo primero) –y he aquí la segunda sorpresa- muy compacto, homogéneo, coherente… Esa sobriedad se percibe en cada uno de los cinco cortes, entre los cuales ninguno destaca de forma especial, al igual que ninguno queda eclipsado.

Por tanto,  todo lo que no sea considerar este trabajo  como un conjunto me parecería injusto. Tanto Morbid Drinkers como Reprisal beben de grupos como primeros SLAYER, DESTRUCTION, OBITUARY… pero también de MASTER, ABOMINATION o SADUS. Al igual que Storms From The Silence o Violence Overdose, que tienen su arquetipo a nivel nacional en unos ALTAR OF SIN.

Riffs de guitarra oscuros y maquiavélicos, una base rítmica en su sitio (que no es poco) y una labor vocal más que aceptable, todo ello converge en un resultado final bastante digno para ser un debut de un grupo tan joven. Lástima (o no) que compitan dentro de un género bastante saturado y donde solo el mejor asoma la cabeza.

DVD-R (que no CD-R) el que oyen mis oídos, que el grupo bien podría haber metido en una pequeña funda de plástico junto a la portada fotocopiada, ya que ésta realmente lo merece (si no me equivoco, el portadista es Nico Naranjo), y serviría para una mayor invitación a una escucha que no desmerece en absoluto…

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS