VIRULENCY – The anthropodermic manuscript of retribution, 2016

Enlaces: Facebook Youtube BandCamp

virulency09Conocí a VIRULENCY aproximadamente finales de 2013, cuando llegó a mi correo su Virulent Promo 2013. Por el nombre sabía de antemano muy bien qué iba a encontrarme: Brutal death metal ultra técnico de calidad, de una banda que pronto sacarían su primer disco, y aunque probablemente no creasen nada nuevo, todo el que está en este mundillo, sabe que, si un grupo hace algo de un estilo que te gusta, va a despertarte el mono, porque nunca es suficiente con las bandas que ya has disfrutado previamente.

En lo primero acerté, en el escueto material de la banda vasca, con apenas dos temas, pero de calidad más que probada. Me equivoqué, sin embargo, en que dicho material nuevo llegaría relativamente pronto, pues casi tres años han pasado desde entonces. Sin embargo, soy de los que piensan que si se hacen las cosas, que se realicen bien. Si para que algo tenga que estar tal y como quiero, debe esperar más, que así sea. Y me agrada que VIRULENCY concuerden conmigo en este sentido. Este álbum de revirado título (como su música), está cocinado a fuego lento, y se nota, porque el resultado es impecable. Poco menos de media hora de brutalidad, que no se hace pesada, en su dosis justa y necesaria.

MALIGNANCY, INSIDIOUS DECREPANCY, DEFEATED SANITY o los primeros DISGORGE son los grupos que, sirva de muestra, nos vienen a la cabeza en todos y cada uno de los cortes de este opus. Siguen la evolución lógica del estilo, si bien las reminiscencias de la vieja escuela tipo SUFFOCATION, están cada vez más lejanas, tampoco se han sumado a la moda del slamming (que a mi me gusta, bien hecho, claro), aunque hay ciertos guiños, como en el final de “Beyond the ablated clitoral organs”, que simplemente se utilizan como herramienta para enriquecer con variedad (dentro de lo posible) el álbum. Pero lo más importante, ya que hablamos de corrientes modernas, es que han evitado una epidemia actual muy común: El que su música suene demasiado artificial y autoproducida, y por ende, arruine el resultado final. Seamos honestos, el sonido es claro y nítido, pero parece hecho por humanos, con una grandísima habilidad técnica, eso sí. No tendría sentido hacer algo más “guarro”, porque se perderían detalles importantes (en especial esas líneas de bajo sin trastes demenciales, y que, eso sí, habría estado genial que estuviesen una pizca más altas en la mezcla final).

Se nota que es el primer álbum en el sentido de que, aunque todo está bien atado, no han dejado concesión alguna a la experimentación, como pueden hacer MITHRAS o INANIMATE EXISTENCE (tal vez lo más raro sea el final del disco, compuesta únicamente por una línea de bajo ultra distorsionada y samplers). Pero es exactamente lo que comentábamos ir al principio, mejor hacerlo todo perfecto e ir con calma, que correr y tropezarse. En este sentido, es preferible crear una obra competente para los estándares del estilo, y ya en un futuro, atreverse a salir del tiesto.

Partiendo del hecho de que, en su media hora casi no nos dan respiro, a excepción de un sampler peliculero, y que pueda parecer lineal, en algunas ocasiones, véase el comienzo de “…From putrescible to perpetual”, se opta por sacrificar un poco de brutalidad a favor de algo de contundencia rítmica. Pero que nadie llegue a un equívoco, son ciertos detalles, ciertos instantes, normalmente, y como es de esperar, todo es una ametralladora.

La ópera prima de VIRULENCY no tiene nada que envidiar a cualquier banda de fuera que has descubierto esta misma tarde en la Metallum. Sin embargo, si este es tan sólo su debut y les damos tiempo de margen ¿Qué puede venir después? Nada malo, desde luego.

firmapablobalbontín

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS