VIDRES A LA SANG (ESP) + BARBARIAN SWORDS (ESP) – Barcelona – 08/03/19

Enlaces: Facebook BandCamp

La mejor manera de acabar un día completo como el 8 de marzo pasado, lleno de reivindicaciones feministas y con las calles repletas de luchadoras que quieren cambiar la sociedad, no podía ser otra que ir a un concierto de VIDRES A LA SANG. La última vez que los vi antes de su desaparición fue en la misma dirección pero con diferente nombre, y no eramos tantos como esta vez. Esa misma mañana, en las redes sociales de la banda se había colgado el mensaje de sold-out y ya no quedaban entradas para poder verlos en la Sala Bóveda de Barcelona.

VIDRES A LA SANG y su veritable negre metall mort había sido un grupo querido por estos lares y a los seguidores de su personal black-death y que los conocían personalmente nos dolió que cesaran en su actividad musical, por lo que había mucha expectación por ver cómo se defendían en directo y, sobre todo, cómo sonaba su nuevo trabajo Set de sang. Tras ocho años sin noticias de ellos, en noviembre del 2018 vio la luz y sorprendió en todos los sentidos; ahora llegaba el momento de volver a verlos encima de un escenario defendiendo su música.

El evento estaba organizado por Blood Fire Death, que está apostando por muchas bandas nacionales y llevando una gran labor de promoción por ellas. Por otro lado, ver que la organización iba a estar al cargo de Black Hands Crew y el ambiente que se respiraba en la sala una vez entré me auguraba una noche inolvidable sobre la que hablar cuando peine todavía más canas de las que luzco.

Para romper el hielo y caldear el ambiente contaron con BARBARIAN SWORDS, otra banda del book de management que está creando Blood Fire Death, a los que había visto en la misma sala hacia cosa de un año. Ya he comentado anteriormente una actuación suya y esperaba que algo hubiera cambiado con respecto a lo que he experimentado otras veces. Con una puntualidad sorprendente y una sala bastante llena para ser el turno de los teloneros dio comienzo el espectáculo. La contundencia de los acordes y los riffs pesados que se marcaban sus guitarras, nada más empezar, hicieron que los allí presentes se fijaran en ellos. El sonido estaba siendo bastante bueno y se podía distinguir todo con claridad, por lo que ya me pareció que estaba mejorando lo que había visto antes de estos especialistas en «putrefacción».

Tras un “Visca VIDRES A LA SANG!por parte de Von Päx, su vocalista, me pude fijar en que la puesta en escena de éste era más sobria y relajada que las anteriores veces. Con “Outcast warlods”, tema que tocaron después de la introducción “I’m your demise”, le dio una bofetada al respetable con el black-doom que practican. Lástima que el foso estuviera un poco dormido todavía y nadie se animara a formar pogos, puesto que lo que estaba sonando allá arriba lo pedía.

Tras alguna incidencia con algún herraje de la batería, y sin desfallecer, nos gritaron un “Teniu ganes de VIDRES? Doncs us foteu!”, y continuaron con “Pure demonology”, un tema macarra con unos pasajes lentos que me gustaron. Confieso que lo intento y que esta vez me llegó más, pero no me entra el registro de voz de Von Päx; me llega mucho la música que hacen pero me dejo llevar demasiado por mis gustos. Aunque, me repito, esta vez me estaba pareciendo mejor como llevaba su ceremonia (me estaré haciendo más mayor todavía).

Continuando con “Pentecostal black punishement” se desataron al black metal en su línea más punk y volvieron a dejar al público un poco alterados. Realmente entre el respetable se oían comentarios de todo tipo, aunque parecía que se lo estaban pasando bien. No olvidemos que algunos de los presentes tenían pinta de haber venido al concierto llamados por lo que habían escuchado en Set de sang y tal vez no se esperaban la bienvenida que les estaban ofreciendo BARBARIAN SWORDS.

Sin dejar que sus amígdalas descansaran Von Päx nos siguió escupiendo mala leche musical con “The putrid whore-the holy churd”, en la que lanzó las melodías de voz por encima sin aportar nada nuevo, ya que me pareció un tema muy lineal. Continuando con “For my honor”, el respetable se empezó a animar y nos regaló unas notas graves de su laringe que me llegaron más (lo siento, me dejo llevar por mis gustos personales). Realmente estaban ofreciendo el mejor concierto que les he visto hasta el momento.

Con “Hunting rats”, penúltimo tema de la noche, recordé que me gustaban los riffs pesados con aire doom que tenía y me dejé llevar. Este tema pertenece a su primer trabajo de idéntico nombre, y revisando en casa sus canciones pude comprobar que lo que sí me gusta de BARBARIAN SWORDS son estos momentos. Es lo que me llama la atención de ellos, ya que tiene aromas de funeral doom que me atraen. Para despedirse de nosotros nos regalaron “Ultrasado bloodbath” de su segundo trabajo, Worms, y con la que también me ofrecieron ritmos lentos. De las veces que los he visto ha sido la que más me ha gustado. Tal vez el compromiso de abrir para los protagonistas de la noche fuera el ingrediente necesario para presentarnos un buen concierto. Veremos qué nos ofrecen en la próxima edición del Move your fucking brain este verano.

Con una sala ya muy llena y en la que se hacía difícil acceder a las barras, me dispuse a remojar un poco el gaznate y tuve que dirigirme al final del todo, por lo que cuando VIDRES A LA SANG empezó estaba en un lugar cómodo para verlos, pero más tarde comprobaría que no era el adecuado para disfrutar de una buena acústica, ya que sólo escuchaba bombo y no era posible que sonara tanta bola. Por suerte constaté que era más un problema de mi situación en la sala y lo pude solucionar, aunque tuve que sufrir los paseos de gente de la que todavía me estoy preguntando dónde iba todo el rato si el concierto era en el escenario. Finalmente estuve más cómoda (entiendo lo que es estar en un concierto y soy la primera en liarla si hace falta) en la parte más cercana al escenario con un mosh-pit eufórico justo delante de mí. Creo que falta bastante cultura de conciertos en algunos casos, tanto por no parar quietos con los paseos como por hablar a gritos y no respetar lo que nos están ofreciendo los músicos.

Dejando de lado mi pataleta de asistente a conciertos con pose de señora enterada de la vida y seria, procederé a relatar lo que vivimos esa noche en el concierto de VIDRES A LA SANG. La iluminación del escenario tomó un aire más grandilocuente, y unos VIDRES A LA SANG desprovistos de sus antiguas pinturas de guerra rojas y alguna que otra melena descargaron sobre nosotros el primer tema de su repertorio. Con “Torna al teu clos”, de su segundo trabajo Endins, el respetable enloqueció y se rindió ante ellos; se notaban las ganas de verlos. Pegando un vistazo a mi alrededor pude volver a comprobar la ratio de asistentes de un género y otro volviendo a constatar que no era muy diferente a otras veces. Por supuesto, esa noche encima del escenario tampoco habían mujeres (sí, soy una pesada, pero hay que decirlo más).

Continuando con la nostalgia y viajando en el tiempo la friolera de unos quince años recuperaron su tema “La terra i tu”, en el que pusieron música a un poema de Miquel Martí i Pol (Roda de Ter, 1929-Vic, 2003; poeta catalán) y al que han recurrido en bastantes ocasiones para hacer sus canciones. De hecho, deben su nombre a un verso del poema que este escribió para definir lo que sentía cuando le diagnosticaron la enfermedad que padecía pasados los cuarenta años, esclerosis múltiple.

Algú m’ha omplert de vidres tota la sang(alguien me ha llenado de cristales toda la sangre), decía Martí i Pol en un poema de su libro Vint-i-set poemes en tres temps (1972). Estas y otras expresiones e incluso poemas enteros podemos encontrar en los temas de VIDRES A LA SANG, que han sabido poner notas a sus palabras de la manera adecuada sin perder su estilo. No puedo olvidar que estos temas han sido muy especiales para mí y me traen muy buenos recuerdos. El retorno al pasado y el respectivo repaso a los tres trabajos anteriores a Set de sang quedó patente con “Policromía” de su tercer disco, Som.

Y llegó el momento de la verdad en el que poner a prueba en directo su último trabajo, en el que nos sorprendieron a todos con su vuelta a la escena y la evolución de su música. Hasta el momento el sonido había sido atronador y se notaba el duro trabajo que debían haber hecho para dar un buen concierto a toda la gente allí presente. “Els vents bufen a favor” iba a poner a prueba en directo la parte de voz limpia que todos pudimos escuchar en el disco y creo que no fui la única a la que sorprendió. Es un estribillo que se clava en la mente como un mantra imposible de olvidar y sonó muy bien. Eloi demostró estar en buena forma y Albert, su guitarrista, que los años que lleva tocando en otras bandas, una de ellas es FOSCOR, lo han formado muy positivamente 

Emergiré” sonó justo después y provocó que todos levantásemos nuestros puños cerrados apoyando a la banda (pocos cuernos levantados vi y molaba ver ese gesto diferente). Con ello se me antojó que estábamos demostrando que tenemos las mismas ganas de lucha y supervivencia en este asco de mundo. Confieso que la primera vez que escuché Set de sang me costó encajar todo lo que llegaba a mi cerebro, pero a medida que lo he ido escuchando más me he enganchado a él, y pienso que le ha pasado a más gente. Es cierto que los temas antiguos son cañeros y nos llevan a la locura, pero es bueno evolucionar y dejar que la música que uno hace llegue a más público sin perder el buen hacer ni venderse a un estilo más comercial.

Como si de una declaración de intenciones se tratara sonó “Miraré de no tornar-me a perdre” y con él apareció sobre el escenario Martín Mendez, bajista de OPETH que ha colaborado con ellos en la grabación  de Set de sang. Por lo visto es un personaje curioso y cercano que no tiene problema en apoyar a los amigos y conocidos y que está afincado por estos lares. También me gustaría comentar el buen papel que estaba haciendo el encargado de la batería Jordi Farré, tiene el estilo y la técnica necesarias para hacer sonar a VIDRES A LA SANG como se merecen aportando una sólida base rítmica. Volviendo con “Miraré de no tornar-me a perdre”, este tema era el más delicado, por su tempo más lento y aire progresivo, para un directo delante de un publico demasiado nostálgico, pero la energía no se perdió en ningún momento y todo el mundo seguía disfrutando del contundente directo que estaban ofreciendo.

El poble redemptor” y “L’òrbita del cor” fueron los siguientes temas que interpretaron para presentar su nuevo trabajo, y con “L’òrbita del cor” nos dejaron a todos exhaustos y con ganas de seguir disfrutando de ellos. Cuando abandonaron el escenario todo el mundo se quedó a la expectativa, ya que no podía ser que hubiera acabado todo tan rápido. Efectivamente, no nos iban a dejar con las ganas, y atendiendo a la llamada del respetable su cantante Eloi nos dedicó un “Ja s’ha acabat la tonteria, canyaaaaa!”, y nos golperaron a todos con tres temas de vieja cosecha: “Amb tota rancúnia”, que desencadenó un pogo entre el respetable y conatos de stage diving, “Un dia qualsevol” y “Tots els paisatges són iguals”.

Con este último tema la olla del público estaba caliente e hirviendo a tope, por lo que fue una de las mejores maneras de acabar y dejar un buen sabor de boca. Realmente se convirtió en una velada de la que, estoy segura, muchos vacilarán en un futuro de haber podido disfrutar. En el ambiente se notaba que “teniem ganes de VIDRES i sembla que els tornem a tenir entre nosaltres”. Han hecho honor a las palabras del poeta que los inspiró y han emergido para demostrar que siguen vivos. Os dejo con unos versos de él y os invito a leer su producción poética, ya que estoy segura de que os llegaran muy dentro.

Emergiré de mi mateix el dia
que un vent terral
m’eixugui els ulls. Són altes
les espases de foc
d’aquesta lluita
que em serva dret
contra la por i el somni“.

(De Vint-i-set poemes en tres temps, Martí i Pol, Miquel, 1972)

Texto:Fotos:

  • vidresalasang16
  • vidresalasang13
  • vidresalasang15
  • Barbarianswords24
  • Barbarianswords22
  • vidresalasang14
  • Barbarianswords25
Comparte:

COMENTARIOS