VHS (CAN) – We’re gonna need some bigger riffs, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Los ochenta, esa gran década que incluso muchos años después de que haya pasado sigue maravillando y encandilando tanto a los que la vivieron como a los que no. Muchas cosas que me gustan y forman parte de mis gustos personales son de esa década. Una de esas cosas son las películas de terror y gore de la época, en especial las denominadas películas de terror de serie B. Nada me resulta más adictivo que tragarme esas maravillosas cintas en la que los litros de sangre, la casquería, el látex, los animatronics, los asesinos en serie y demás seres de diferente naturaleza hacen de las suyas en el metraje a base de montar una buena carnicería.

Llamadme simple, pero la cantidad de buenos recuerdos debidos a esas cintas es grande,  y lo que es más importante, es una afición que a día de hoy sigo compartiendo. Adivinad cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que la cantidad de bandas que trataban de esos temas era enorme. Desde entonces siempre que he descubierto alguna banda con dicha temática no he podido evitar nunca sonreír por la sencilla razón de que el dicho de “Dios los junta y ellos se crían” parece cobrar una realidad bastante divertida a mi modo de ver. Es por eso que era inevitable que un grupo que se llama igual que un formato que poblaba los extintos videoclubs me gustara.

VHS, o lo que es lo mismo, VIOLENT HOMICIDAL SLASHER, están dispuestos a recrear esa época tanto en temática como en lo musical. Lo único que para variar un poco en este disco deciden centrarse en el terror acuático; sigue siendo un tópico pero se agradece el esfuerzo. En cuanto a la música, nada nuevo bajo el sol: un mejunje de death metal y grindcore que recuerda al practicado por GHOUL o EXHUMED, añádele el thrash de bandas como F.K.U y ¡voilá! Lo tienes todo hecho. La diferencia en este disco es que veo a VHS aquí más ligeros, desenfadados  y garajeros que en anteriores discos. ¿Sera esa la razón del extraño, irónico y gracioso título? A mi modo de ver, sí.

Solo hay que escuchar la rockera “Death and carnage coming in waves” para darse cuenta de ello. Pura fiesta de universidad llena de estudiantes estúpidos y ebrios en la que Matt Harvey, cantante de los mentados EXHUMED, hace presencia embriagándose y pasándoselo en grande junto a VHS. Aparte de diversión también hay tiempo para novatadas de influencias crossover, hardcorianas y punkarras, como “Zombie vs. Shark”, «Bringer of death” y «Voracious and violent”, ideales para picar a bandas como IRON REAGAN dando lugar a una guerra de bromas pesadas de mal gusto. Incluso hay tiempo para temas machacones y para dejarse los cervicales con “From the murky depths”, en la que el uso de los ricos breakdowns es ideal para hacer el burro, y que me recuerda a bandas como BROTHERS TILL WE DIE o NASTY. Siendo VHS una banda temática era inevitable y de cajón encontrarse temas que intentaran captar el ambiente terrorífico, por lo que se dan lugar temas como la tétrica y pesada “Rooting for the villain” en la que aparece Trevor Strnad de THE BLACK DAHLIA MURDER cual serpiente marina acechando entre las algas. En la misma onda tenemos “Marine monstrosity”, que crea el ambiente profundo y abisal ideal para presentarte a esa monstruosidad. Por lo demás te vas a encontrar diversión y terror por igual a base de estructuras simples y efectivas que beben de todo lo anteriormente mencionado de forma apasionada. Si esperabas otra cosa andas muy perdido, eres un iluso o simplemente tienes que ir a dormir la mona.

VHS son como la típica película de terror. Cuando la ves sabes cómo empieza, desarrolla y termina; por saber sabes hasta cómo son todos los estereotipados personajes y, por defecto, sabes cuáles van a morir primero. Hasta sabes que habrá una final girl que acabe con el asesino de turno. Pero poco importa. Ahí está la gracia y lo que te hace disfrutar como un bellaco.

Comparte:

COMENTARIOS