VENOMOUS SKELETON (ISR) – Drowning in circles, 2020

Enlaces:

venomousskeleton_portada_drowningincirclesVENOMOUS SKELETON debuta con su primer largo de título Drowning in circles, editado de manera independiente, un trabajo todavía pre-pandémico ya que data de enero de un 2020 destinado a registrarse en los anales de la historia como cualquier otro de los más negros que le ha tocado vivir a la humanidad. Dejándonos ya de pesarosas referencias a lo mismo de siempre, al tema que lo acapara todo, pasamos a describir la música que nos propone este curioso trío originario de Tel-Aviv y que anteriormente habían formado parte de otra banda ya extinta de nombre SONNE ADAM.

No es Israel un país que se prodigue en demasía en esto del metal extremo, y podríamos caer fácilmente en el típico error de considerar a bandas que provienen de aquellas latitudes como un producto exótico en el que nos encontraremos ritos sumerios, mitología aramea y todo ese tipo de cosas prejuiciosas que colman la escena oriental desde tiempos de MELECHESH. Lo cierto es que tras la escucha de este Drowning in circles se nos quitarán todas las ilusiones de encontrarnos con unos nuevos NILE, ya que la intención de la banda no es ni inventar la rueda, ni hacer mezclas sinfónicas y ni tan siquiera sonar moderna; más bien todo lo contrario, este es un producto orientado al pureta más refinado. Esta fidelidad al death metal más primordial es posiblemente la que vaya a ocasionar que la banda no asome la cabeza mucho más allá de las fronteras de su país. Tampoco creo que les importe, ya que este trio cumple con las premisas básicas de cualquier deathster de vieja escuela que se precie: nihilismo, oscuridad y que se les conozca lo menos posible para poder rodearse de un cierto halo de culto.

Con una premeditación artística y musical clara, VENOMOUS SKELETON marcan una distancia de seguridad con el oyente. Un sonido lejano, apocado, profundo, realzado por una voz que en manos del Stephen King de los tiempos de It sería descrito como algo así como una voz gangrenosa que proviene de lo más profundo de una alcantarilla. La banda apuesta por una producción aparentemente pobre que, junto a una ejecución técnica más que notable, hace de Drowning in circles un trabajo donde la atmósfera es lo más importante. Quizás podamos echar algo de menos que las guitarras estuvieran algo más presentes en la mezcla, ya que se empastan con el bajo haciendo una bola densa para provocar ese ambiente asfixiante y opresor. Consiguen lo que persiguen, pero falta algo de claridad y pulimento en la propuesta. Mucho más logrado me ha parecido el trabajo de la batería, sin alardeos extraños más allá de que esto es death metal y por lo tanto se exige una técnica de por sí elevada. El sonido de los timbales está realmente logrado. La voz es, sin duda, lo que más destaca de la banda; expresiva, oscura y con algún que otro gruñido a destiempo que le da algo de travesura a unos guturales que por momentos se abonan a la monotonía.

Por ir finalizando, VENOMOUS SKELETON no persiguen ser ni los más rápidos, ni los más técnicos, ni los más oscuros; hay momentos más melódicos y calmados donde se vislumbra cierto sinfonismo muy en la onda de los brasileños MYSTIFIER, y en general es un producto indicado para aquellos que anteponen la atmósfera a la ejecución técnica y/o el vanguardismo. Recuerdan mucho al estilo de unos primerísimos MORBID ANGEL, sobre todo en las guitarras; y, cuando se calman un poco, a propuestas como las de AEON AETHEREAL o THE OMINOUS CIRCLE. Vamos, que hay un cierto tufillo black metal en todo el asunto. Me gustaría destacar además el arte de la portada, un tanto nihilista y perfectamente descriptivo de lo que la banda nos ofrece en estos nueve envenenados surcos, obra además de Nir Doliner, vocalista y guitarrista de la banda, por lo que ya sabemos quién manda aquí.

Comparte: