VASSAFOR (NZL) – Malediction, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Estos neozelandeses pertenecen a la hornada de formaciones de black/death que trabajaron duro durante la década pasada (aunque se crearon con anterioridad). A pesar de ello, este es tan sólo su segundo álbum completo; aunque, eso sí, con un buen número de demos, directos, etc. a sus espaldas.

Debemur Morti Productions (IN THE WOODS…, ARKONA, BLUT AUS NORD…), desde Francia, ha sido la encargada de publicar este nuevo disco en formato CD mientras que Iron Bonehead Records (KAWIR, BLACK FUNERAL, BLACK CILICE…) lo ha hecho en vinilo y cassette. Este trabajo es sucesor de aquel Obsidian codex de 2012 lanzado por el sello norteamericano Parasitic Records (STARGAZER, ENCOFFINATION, SLUTVOMIT…), aunque más exactamente su última referencia sea un split con los australianos TEMPLE NIGHTSIDE de hace un par de años.

Al escuchar distintas bandas que practican el mismo género uno se da cuenta del nivel que tienen algunas y otras. El de VASSAFOR desde luego que está por encima de la gran masa; su “cierta” fama no es fruto de la nada. Son abominables, crípticos, violentos… No es que sean un yacimiento de originalidad, pero calidad la tienen.

Sonido sucio, caótico a veces, blasfemo y cincuenta minutos de duración, con cinco canciones de extensa duración, es de lo que se compone este Malediction. No olvidemos igualmente los elementos presentes de doom metal, que suelen caracterizar a este tipo de grupos y que dan un aura extra de oscuridad, maldad y tenebrosidad que harían temblar de miedo a cualquiera en su sano juicio.

Las voces son guturales, podridas e impías… A veces tienen efectos, otras son como susurros en una onda BEHERIT, pero perfectamente audibles, algo en lo que ayuda la producción y sonido, muy acertadas para el estilo en el que están incluidos. En cuanto a los temas, destacaría “Elegy of the accurser“, con buenos cambios de ritmo, varios riffs “pegadizos” y medios tiempos de esos en los que quieres reventarte las cervicales. “Emergence (of an unconquerable one)“, es prácticamente un corte que rebosa death metal por los cuatro costados, desde las partes rápidas hasta las más lentas y destrozadoras, llenas de sentimiento. Por último, y de los más extensos, me quedaría con la final “Illumination of the sinister“, que resume a lo largo de su extensión, con su intensidad y malevolencia, lo que es una canción de este tipo, posiblemente la mejor del álbum. Portada a cargo del artista mejicano y afincado en Göteborg David S. Herrerías (KILL, NIGHTBRINGER, DENOUNCEMENTE PYRE…).

Destinado a los seguidores de BLASPHEMY, DIOCLETIAN, REVENGE… o, por qué no, de nuestros TEITANBLOOD, PROCLAMATION, WARGOATCULT… black/death de alta calidad, cruel y execrador.

 

COMENTARIOS