VANE (POL) – Black vengeance, 2018

Enlaces: Facebook

Desde Polonia nos llega la opera prima de estos autodenominados piratas del death metal, VANE. La temática de la piratería no es un concepto ajeno al mundillo del metal, bandas como los archiconocidos RUNNING WILD, ALESTORM o los menos conocidos (al menos para mí) SWASHBUCKLE o LAGERSTEIN han dado buena cuenta de ella, aunque siempre en terrenos más centrados en el heavy metal o thrash en el caso de SWASHBUCLE. Pero concretamente dentro del death metal no tengo conocimiento de ninguna banda que trate la temática, a no ser que sea de manera puntual en alguna canción que otra.

A diferencia de los grupos anteriormente nombrados, VANE dejan la imaginería pirata para las letras y portadas de su disco, ya que ni en su imagen como grupo ni en sus videos (hasta le fecha) hay referencias muy evidentes a los amantes del oro ajeno, del ron, los loros y los parches en los ojos. En este aspecto supongo que han querido ser algo más serios y centrarse solo letrísticamente en la temática. Ofrecer una visión solida a través de ciertos eventos históricos y luego desarrollarlos e incluirlos en su historia de venganzas y traiciones.

Musicalmente no aprecio tampoco un sonido especialmente definitorio de lo que podríamos llamar sonido pirata. Otra vez comparándolos con las anteriores bandas, pocos momentos para coros y ese sonido tabernario y algo fiestero que desprenden el resto de grupos al escucharlos. Quizás el tema que más piratesco me ha parecido es “Mutiny”, con ese aire oscuro y esos coros poderosos que evocan a piratas cabreados sedientos de sangre en la cubierta de su galeón. Por lo demás optan, otra vez, por ser más sobrios y no alejarse mucho de los estándares del estilo que practican, introduciendo alguna intro que otra y samples de reminiscencia naval para dar más color y ambientación a sus temas.

El sonido que desarrollan en este Black vengeance es un death metal de corte bastante moderno, alejado de los grandes del género polaco como VADER, BEHEMOTH o DECAPITATED. Más centrado en guitarras hirientes pero con sonoridades modernas; véase afinaciones bajas, sonido gordote en general y en momentos puntuales core, groovies y con bastante crossover en ellas. También hay momentos para la melodía tanto de guitarra como en las lineas vocales. El mejor ejemplo es uno de sus singles, “Death´s season“, donde incluso se atreven a experimentar un poco y meten una especie de pseudo rapeos que dejan el tema en una de las mejores posiciones del plástico.

Vocalmente también se alejan de las voces típicas del death metal, y el gutural de Marcin Parandyk no es el gutural profundo y cavernoso más típico del estilo. Tira más bien hacía una voz extremadamente rasgada y violenta, en una onda muy PANTERA o MACHINE HEAD pero con un punto más de oscuridad y agresividad. Le suele funcionar muy bien en todo el ´zlbum debido al estilo que practican, pero en la canción que cierra el disco, “Hangman”, un tema algo más cercano al death clásico, creo que una voz más profunda y gutural le hubiese dado el toque de oscuridad y agresividad extra que el tema pide.

En definitiva, un buen disco debut, que seguro que hará las delicias de los amantes de los sonidos extremos mezclados con partes más modernas y que posiblemente no sea santo de devoción de los más puristas y los defensores a ultranza del código pirata primigenio del death metal.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS