VALKYRIA (ESP) – Tierra hostil, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

 

Tengo que reconocer que hace ya bastantes años que estoy alejado de la escena heavy/power en general y más aún de la española, que todo sea dicho de paso, salvo honrosas excepciones, nunca me llamó mucho la atención. La veía bastante por debajo, en ciertos aspectos, del resto de grupos europeos.

Al llegar el disco que tenemos entre manos para su crítica me llamó la atención muy positivamente y me ofrecí voluntario para reseñarlo. Como es normal, tuve que lidiar con los alocados fans del power que infestan la redacción y después de cercenar varios dedos y de invocar tres hidras y un estropajo spontex para lavar ciertas bocas mal habladas, conseguí hacerme con el segundo trabajo de VALKYRIA.

Mi primera impresión no fue errónea y después de escuchar el disco con suma atención puedo asegurar que estos chicos han logrado sacar un gran trabajo de heavy/power metal. Este opus tiene todo lo que hay que tener para calar hondo entre el fandom del estilo. Y además lima ciertos clichés y asperezas que suelen lastrar a esta música.

Empezaremos por las letras, que por suerte se alejan de los estereotipos del género, no solo letrísticamente sino también en la utilización de su léxico ya que no suele ser muy habitual que en letras de canciones podamos encontrar palabros como “adalid”, “inculcaron”, “raciocinio”, “merced”, “arraigar” y un largo etcétera. Esto hace que en primeras escuchas llame poderosamente la atención y le dé un plus de interés al conjunto. No sabéis como agradezco no haber escuchado ni un solo tema con explicaciones explícitas de batallas o heroicidades y sobre todo ni un solo jodido METAL, ni ningún tema ensalzando el género ni la hermandad de los metaleros.

Otra de las cosas que más me han gustado ha sido la voz de Yeray, que se mueve siempre en unos registros medios entre lo meloso y lo rasgado y que creo que sabiendo de sus limitaciones o, mejor dicho, conociendo sus capacidades, nunca intenta llegar a grandes agudos ni enfangarse en falsetes imposibles.

Musicalmente el grupo es bastante fácil ubicar, heavy metal con mucha dosis de velocidad y doble bombo. Bebiendo directamente del power o metal alemán, como prefiráis llamarlo. De hecho, las reminiscencias a las calabazas aparecen con bastante asiduidad, con infinidad de solos con guitarras dobladas, dobles bombos galopantes y bajo siguiéndole a su vera.

Aunque también me han recordado a los AVALANCH de la época de Víctor García, y en el tema “Ecos del mañana”, que tiene un comienzo cien por cien STRATOVARIUS, me han recordado muchísimo a los RAGE de la era Smolski y Terrana, tanto musicalmente como sonoramente, sobre todo el bajo.

Y hablando del bajo (un instrumento bastante denostado en este tipo de grupos) aquí tiene un protagonismo más que digno. Está presente y se escucha en todo momento, incluso en los momentos de cabalgadas máximas, y aparte de añadir gordura y melodía a los temas proporciona detallitos por aquí y por allí que le dan ese punto extra para que te quedes más con ellos.

También hay que decir que el grupo sigue a pies juntillas los cánones del genero y no falta ni la balada de turno ni acabar temas subiendo medio tono el estribillo para hacerlo más épico. Y lo que más predomina son temas rápidos con el doble bombo a todo gas. Quizás me hubiese gustado algún medio tiempo más, pero eso son preferencias personales.

Otra cosa que no me ha acabado de convencer, y esto ya no sé si es solo gusto personal, es el sonido del doble bombo. Está como muy triggeado o supercomprimido y creo que descuadra un poco con el sonido tan natural que tienen el resto de los instrumentos. Además, estando tan presente como está en casi todos los temas, ha habido momentos en los que me ha llegado a saturar un poco.

Quizás estoy siendo algo puntilloso, por que poco más puedo sacarle de malo al disco. Obviamente no es un trabajo que vaya a gustar a todos y los que no soportan el estilo no van a ver la luz tras escuchar a estos chicos y se van a comprar las memorias de Kai Hansen, pero sí que puedo decir con certeza casi profética que este Tierra hostil va a ser una piedra angular en la carrera de VALKYRIA y que hará las delicias de los amantes de género.

Comparte:

COMENTARIOS