VACIO – Mi Dulce Infierno, 2010

Enlaces:

vacio05Lo primero que me sorprende de los murcianos VACIO es precisamente eso: el vacío o ausencia de grabaciones entre el año de formación de la banda (2003) y su primer disco (2008). Bien es cierto que en aquel ya lejano 2003, VACIO edita una demo de seis temas, grabada en los estudios Paraíso, pero no es hasta cinco años después cuando, animados por, y de la mano del productor José Antonio Muñoz, se meten en los AMA Estudios para grabar su primer largo, llamado como el grupo.

Se puede decir, por tanto, que la banda ha ido llenando ese vacío inherente a todos los nuevos grupos que empiezan, con calma, con trabajo y sin prisas. Vamos, todo cocinado a fuego lento, como debe ser, al menos si se quiere un resultado óptimo, como es el caso.

Como indico antes, en 2008 los murcianos graban su primer disco, editado por El Brujo Records. Dos años después, es el mismo sello quien edita este nuevo Mi Dulce Infierno. En lo relativo a la grabación y producción del cd, el grupo tampoco cambia en exceso. De hecho vuelve a grabarlo y mezclarlo en AMA Estudio de la mano de Alberto Belando y Carlos García (cantante, guitarra y compositor fundador de la banda), dejando la masterización para AENIMA, y no realizando este proceso en los estudios Mastertips madrileños como en el primer disco.

vacio03VACIO, en este trabajo, es fundamentalmente metal rock de guitarras pesadas y base rítmica contundente, fusionados ambos con una intensa carga melódica no exenta de un sentimiento de melancolía y emoción, muy bien exteriorizados por la voz de Carlos García. Desde luego, este contraste entre contundencia y melodía se disuelve perfectamente en una mezcla muy lograda, sin grumos ni incorrectas disoluciones, dando forma a una impureza precisamente muy homogénea, teniendo en cuenta los elementos tan diferentes incorporados. Todo se aúna para dar lugar a un producto muy interesante en líneas generales.

Básicamente rock metalizado, de cuño moderno, con gran personalidad (no me vienen a la mente grupos muy similares, dejando de lado el parecido distante con los SOBER en los temas más potentes). En ese sentido sí que logran rellenar el hueco o vacío que sienten muchas bandas, que no encuentran una identidad propia y que, en muchos casos, no son más que copias de algo ya inventado y comercializado.

Refiriéndome a este último concepto, la música de VACIO tiene un fuerte carácter comercial. No es una apuesta por la complejidad y virtuosismo, y sí por los ritmos fáciles y melodías directas. Entiéndase esto no como una crítica, sino al contrario; muchas veces se pierde esa idea de que la música debe viajar lo más directamente posible, del altavoz al oído y al órgano vital símbolo del sentimiento. Puede atraer a gente que sea básicamente rockera, público más afín al metal, y en general a una masa que demanda principalmente melodía, ya sea metal, rock o pop lo que escuche. En eso también creo que aciertan.

vacio02Pero VACIO no es todo lo que he comentado anteriormente. Aún queda lugar para ciertos detalles adicionales, como la inclusión de teclados a cargo de José Muñoz en Sueño de Cretinos y El Fruto del Dolor. En el primer tema destaca la sobriedad de la base rítmica formada por Rubén García (bajo) y Emilio Molina (batería) y las guitarras pesadas, graves y rudas de José Alguazas y Carlos García, amén de las diferentes partes contrastando fuerza y sutileza. En el segundo, con un comienzo muy heavy a la batería, se perciben mucho mejor las teclas de José, formando un corte especialmente bien estructurado en todos los sentidos.

Mi Dulce Infierno, tema que da título al disco, destaca por encima del conjunto, con un notable trabajo vocal, en forma de diálogo, entre Carlos y otra colaboración, en este caso Verónica Tejero. Para el final, VACIO deja la última invitación con A Veces, y es que Pepe Arnaldos deja su huella con su guitarra acústica, en un tema quizás edulcorado líricamente en demasía al principio, si bien posteriormente la letra cobra todo su sentido.

vacio04Pienso, del cual quien tenga el disco puede disfrutar al final de su versión en vídeo, sin duda es de los temas bandera de Mi Dulce Infierno. Tiene todo lo que se le atribuye al grupo: melodía, guitarras pesadísimas y graves, y contundencia.

Envidia y El Fuego del Deseo, ambos con sus riffs atrayentes a la vez que asesinos, generan más apetencia al que lo oye, e Infierno de Hielo engendra un submundo donde la melodía reina frente a los demás componentes de la música del grupo. Especialmente emotiva, el hielo se derrite con el feeling y sentimiento que desprende. Bravo.

Pero dejando de lado la cara amable de VACIO, podemos encontrar otras más impetuosas y febriles como Tu Silencio, con un estribillo especialmente interesante, y El Suspiro del Viento, uno de los momentos estrella de este trabajo, gracias a los riffs de guitarra y ese sentimiento de querer atrapar toda la fuerza que llegará finalmente con el estribillo.

En definitiva, buen trabajo donde prima la sencillez y simplicidad, rellenada con dosis a partes iguales de contundencia y melodía. El resultado es realmente notable dentro de su estilo, empezando por la música y letras, y terminando por una portada futurista y pesimista, y por un libreto cuidado en todos los sentidos. Recomendado para los seguidores del metal rock contemporáneo que buscan sencillez, energía, dinamismo y una fuerte carga melódica envolviendolo todo.

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS