USURPRESS (SWE) – Interregnum, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

En poco más de un año los suecos URSUPRESS han vuelto a la carga después del The regal tribe de la mano del sello Agonia Records. En esta ocasión nos encontramos con siete cortes de gran sonido, gracias sin duda al trabajo de los nuevos colaboradores de la banda para este cuarto álbum de estudio. Junto con los miembros permanentes del grupo (Stefan Pettersson a la voz, Påhl Sundström a las guitarras y Daniel Ekeroth al bajo),  se han unido el batería de jazz Stefan Hildman y el teclista Erik Sundström.

Si en el anterior trabajo ya se podía apreciar cómo los patrones del death metal old school se iban difuminando, en este Interregnum se aprecia claramente desde la intro “A place in the pantheon” cómo el sonido se vuelca aún más hacia el doom.

El sonido de este nuevo disco se centra en juegos de alteraciones de escalas y creación de tensiones por medio de los tritonos y en matices más armónicos que técnicos. De hecho, no podemos hablar de ningún tema que tenga una velocidad especialmente elevada, aunque la batería pueda llegar a ir a altas velocidades como ocurre en “Ships of black glass“. En este tema resulta muy interesante cómo es la batería la que se desmarca del ritmo pesado del doom y son las guitarras las que desempeñan esa tarea en el riff principal. Sin duda, con las aportaciones de Stefan Hildman en la parte rítmica, Interregnum puede llegar ser considerado como el disco más rico en sonoridad de los suecos. Esperemos que su participación no quede en algo meramente puntual, sino que se convierta en otro de los miembros fuertes de USURPRESS. Por su parte, el sonido de los teclados pasa bastante desapercibido a lo largo de todos los temas.

Evidentemente, USURPRESS mantiene un tono propio de las bandas de rock progresivo de los ’70 como CAMEL, hasta el punto de que los mejores temas son aquellos en los que se refuerza más esa vertiente, como ocurre en la ya mecionada “Ships of black glass” y en “The vagrant harlot“, los dos mejores temas del álbum.

El punto más death metalero se conserva en “Interregnum” y “Late in the 11th hour“, en donde la voz gutural de Stefan nos sumerge en la más profunda oscuridad del norte de Europa.

Interregnum puede ser calificado en su conjunto como un gran disco con grandes incorporaciones en la banda, inlcuso para aquellos que no estén familiarizados con sonidos tan oscuros, pues hay mucha más sutileza de la que se podrá esperar de un grupo de death metal.

Comparte:

COMENTARIOS