UNDEROATH (USA) – Erase me, 2018

Enlaces: Facebook

UNDEROATH no se destaca por ser una banda estática a nivel musical. Su carrera está marcada por una evolución fuera de lo común, donde la variedad de estilos ha resultado en  una maduración visible en cada disco, creando una carrera extensa y cuanto menos curiosa.

Formados en 1997, tienen constantes coqueteos con estilos de lo más variopintos desde el unblack metal, death o metal cristiano hasta este Erase me. Un nuevo trabajo tras ocho años desde el lanzamiento de Ø (Disambiguation) ha supuesto una sorpresa tras el anuncio de su reunión. Supone un punto de inflexión que rompe con esa línea cristiana reflejada en las letras y en la filosofía de la banda. Además el cambio drástico de estilo ha provocado división de opiniones. Seguidores fieles de la formación ven un cambio en este nuevo trabajo que aleja demasiado la esencia que los elevó como un referente dentro del mundo del metalcore. Sin embargo muchos de los nuevos oyentes se sienten identificados con esta nueva vertiente más melódica y oscura. Esta evolución no es de extrañar teniendo en cuenta las variaciones en la formación durante todos estos años que llevaron al grupo al borde de la disolución tras la salida de Aaron Gillespie, último miembro original.

Musicalmente hablando, Erase me parece la confirmación de un nuevo cambio que los aleja del metalcore. Centrados en un post-hardcore cuidado, con una cadencia más armoniosa y elegante, destaca por el cambio de rabia juvenil a una más madura y reflexiva, con una contundencia direccionada e íntima. Las letras reflejan dudas, miedos y acontecimientos que han llevado a la formación a un punto en el que sus orígenes como banda cristiana se tambalean.

En lo musical parece que han querido dejar el protagonismo a las voces melódicas y claras, ganando gran parte del terreno vocal del álbum. Entre ellas podemos encontrar  “ihateit” , “Wake me” o “I gave up”, que funcionan casi a modo de baladas y muestran la vertiente más comercial del disco. En el otro extremo, “On my teeth”, “Sink in you” o “Hold your breath” aumentan la intensidad y suben el tono de sus letras, en las que hacen uso de palabras malsonantes, algo inédito en sus trabajos anteriores. Los guturales están especialmente encajados para focalizar la frustración de sus letras en pasajes más concretos, contrastando con las partes más suaves. También queda espacio para que temas como “Bloodlust” o “No frame” utilicen una ambientación que coquetea con las melodías de bandas como A PERFECT CIRCLE, demostrando así una búsqueda por ir mas allá en su música.

Cabe destacar también el papel de los arreglos electrónicos, que otorgan una dimensión extra a su sonido, jugando en el camino con el espacio de las guitarras. Estos nuevos elementos se unen a los cambios de carácter personal que los miembros de UNDEROATH han experimentado, afectando a su visión acerca del mundo que les rodea, sobre los cuales se ha construido este nuevo trabajo. La nueva dirección que marca Erase me seguro afectará a su trayectoria futura, pudiendo marcar un antes y un después en su carrera.

Comparte:

COMENTARIOS