TRABOUTE – Traboute, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

La forma en que uno se hace el encontradizo con ciertas bandas es sorprendente a veces. Los gallegos TRABOUTE llevan justo diez años de vida, y yo no había oído hablar de ellos hasta que un día, en un intercambio de discos de segunda mano, me los recomendaron como una mezcla entre PANTERA, MACHINE HEAD y SEPULTURA, con letras en gallego. Como mi inquietud por descubrir nuevos grupos siempre está alerta, acogí en mi seno aquel Zuna que ahora está a punto de cumplir diez años de vida y que supuso el debut discográfico de TRABOUTE. De su segundo trabajo del año pasado no tuve noticia, aunque ahora investigando por las redes he visto que su evolución fue palpable, acercándose mucho más a terrenos death y con más variedad en las composiciones y en las melodías.

La banda es un proyecto de estudio actualmente, pero no ha querido pasar la oportunidad de celebrar una década con un EP homónimo que recoge temas compuestos pero no registrados de distintas etapas de la banda, grabados con el sonido actual del grupo y supongo que algún que otro arreglo para que suenen coherentes y homogéneos. Incluso así uno puede ver la evolución y cómo la ingenuidad de los inicios se fue transformando en sólo dos discos en algo mucho más evolucionado musical y sonoramente. El trío compuesto por Kaine a la voz, Dis al bajo y a la batería y Ramón Sánchez a las guitarras se puso a grabar estos recortes del pasado y sin quererlo les ha salido un autohomenaje bastante interesante de una banda que no por su localismo debe pasar desapercibida.

Non esquecer” es el primero de los cuatro cortes y el más crudo y directo de todos. No en vano fue compuesto antes de que los propios TRABOUTE existieran. Data del año 2000, siete años antes de nacer TRABOUTE, y su estructura es mucho más groovy y pegadiza, un thrash agresivo y basado en el riff que bebe de esas fuentes que luego en Zuna se terminaron de consolidar. La línea no se separa en los dos temas siguientes, “Todos caerán” y “Tres veces vivo”. Ambos se compusieron poco después de salir el primer disco de los gallegos y mantienen esa agresividad thrash groove del primer corte, pero con un desarrollo más contenido y variado. El propio Kaine (cuya voz me recuerda muchísimo al vozarrón que se gastaban los de VIDRES A LA SANG) tiene un papel más trabajado y las melodías comparten protagonismo con riffs y cambios de tempo. El último corte, “Sombras, lixo e fedor” es el enlace con el “futuro”. La evolución hacia terrenos más dinámicos y con más elementos cogidos de otros géneros eclosiona en este corte que se compuso ya con la banda establecida como grupo de estudio.

El nexo de unión de los cuatro temas es la producción y el sonido actual con el que han sido grabados por el propio grupo. La crudeza y la naturalidad son las notas dominantes del plástico, potenciando la pesadez de ritmos y riffs, y por tanto dando a las cuatro composiciones una cara death que probablemente no tenían en origen. La voz de Kaine se convierte así en el punto de personalidad del grupo, impulsada por este sonido inmediato y con una mezcla coherente con las dos caras de la evolución del grupo. El resultado buscado es el realmente conseguido: hacer que este pequeño escaparate de diez años de historia tenga una cohesión.

Hay que entender Traboute como algo más que un trabajo anecdótico. Además de servir de álbum de archivo para el grupo, es una forma de aunar toda una evolución y adaptarla a la actualidad y al futuro también. Por casualidad TRABOUTE se cruzó en mi camino y por casualidad también ha vuelto a cruzarse. En ambos casos el resultado es muy recomendable, y no hay dos sin tres…

Comparte:

COMENTARIOS