TOUNDRA – III, 2012

Enlaces: MySpace Facebook Otro enlace

España me está sorprendiendo cada vez más. Es que de a poco se van descubriendo excelentes propuestas musicales que prometen tomar la escena mundial por la borda y lograr entrar a la elite musical global. Bandas como OBSIDIAN KINGDOM, HORN OF THE RHINO, APOCYNTHION, y la banda que será reseñada ahora, TOUNDRA, una banda que ya había sorprendido con dos lanzamientos muy disfrutables como lo son “I” y “II”, con una propuesta un tanto inusual como es el Rock Instrumental, con influencias tanto del Post-Rock como del Stoner o quizás algo de Sludge en las secciones más intensas.

Pero para “III”, su tercer larga duración, decidieron llevar todo más allá. Cada tema es único, llevándonos a través de suaves rasgueos, de sonidos sutiles y apreciables cuando se tiene el oído atento, como en Ara Caeli, donde hacen uso de una sutileza envidiable para introducirnos con serenidad al viaje sonoro que es este álbum. Los arreglos de cuerdas hacen que a pesar que la intensidad aumenta, el escucha siga impasible, en el intento de captar cada vibración, cada sonido que se nos presenta. Un tema de siete minutos de duración, que como una montaña rusa sube y baja con una fluidez y una naturalidad realmente sorprendentes.

Una cortina de lluvia, una tormenta, nos indican que la calma no reinará para siempre. Un fraseo lento y pesado del bajo nos abren las puertas a Cielo Negro. Luego de una sección pesada por parte de las guitarras, la sombría calma se hace presente, con una estupenda labor por parte del bajista, que coordina perfectamente con la base rítmica presentada por la batería, mostrando sutiles rasgos progresivos que hacen que el desarrollo del tema se vuelva más interesante para el oyente. La intensidad aumenta, sin perder  en ningún momento la melodía, y es ahí donde TOUNDRA se sale con la suya: en el simple hecho de no perder el hilo melódico del tema, en no atascarse en una sección rítmica e ir enhebrando partes, para mantener el dinamismo presente, y las emociones intactas. Un tema intenso, con un final absolutamente memorable.

Y luego de la furia, llega la calma. Y el Requiem se hace presente a través de una guitarra acústica que deja claras que las intenciones no son más que la de cautivar, de impresionar y conmover a través de la tranquilidad. Los rasgueos se hacen presentes, se baja la distorsión, aparecen las cuerdas, que guiarán el camino de la canción. Los violines toman la iniciativa, dirigiendo la sección melódica a donde ellos quieren, al corazón. Los decibeles aumentan, pero el cerebro logra distinguir cada sonido, perfectamente balanceado en la mezcla propuesta por la banda. Claramente, la gran virtud de esta banda es la de atrapar al oyente, encandilarlo con el dinamismo y variedad de emociones que proponen a través de sus instrumentos.

La agresión se hace presente, como contrapunto del tema anterior. En Marte, TOUNDRA nos da la bienvenida con mucha energía y un baterista descontrolado, mostrando una destreza y habilidad notable para jugar con las intensidades constantemente, ya que rápidamente se baja la distorsión y los pasajes calmos vuelven a aparecer. El bajo, omnipresente en su labor, se hace cargo de encausar a la banda a través de la canción, con destacables melodías que se complementan con las de las guitarras, en secciones perfectamente balanceadas entre lo pesado y lo melódico. Es impresionante que puedan llegar a ese nivel de pesadez sin estancarse o abusar de elementos, tanto rítmicos como armónicos.

Es claro que las influencias de estos muchachos son muy amplias, pero no me esperaba que jugaran con elementos progresivos tan directamente. Si, en Lilim se hace uso de varios ritmos intrincados a cargo de la batería, que pasa de un juego de acentos en el redoblante a seguir a sus compañeros con total soltura. Nuevamente, no nos dejan decepcionados, es más, nos confirman que están en un nivel superior a bandas que incluyen voces. Simplemente logran con sus elementos traer una gama de sonidos tan amplia que se podría desgajar tema por tema con muchísimas más palabras y comentarios que los que yo mismo incluyo aquí. La armonía, la paz que transmiten a través de sus composiciones, invitan a cerrar los ojos y dejarse llevar por el viaje que estos 4 hombres nos proponen.

La última canción. Con una batería desbordante de energía, se logra un contrapunto entre ésta y la sección melódica, que claramente busca algo más que atacar, busca atrapar. Nuevamente, la calma se hace presente, y las intenciones quedan al descubierto: no nos van a dejar en pie. Cuando vuelven a sonar con fuerza la armonía sigue presente, volviéndose testigo de la obra que estos españoles están generando, de las emociones que causan en el oyente, todo se vuelve majestuoso e imponente y Espirita logra llegar exactamente a donde su nombre lo dice: al espíritu.

Claramente, esta es la “magna opus” de TOUNDRA, el disco que será pieza clave y pilar fundamental de su carrera para el futuro, y recordatorio del increíble potencial que tienen y que pueden seguir plasmando a través de sus canciones. Un disco enorme, absolutamente recomendable, que cada amante de la música debe oír.

TOUNDRA es:

Víctor García-Tapia: Guitarra

Esteban Jiménez: Guitarra

Alberto Tocados: Bajo

Alex Perez: Batería

 
 
 
 
 
 
Comparte:

One thought on “TOUNDRA – III, 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS