THYBREATH – s/t, 2013

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter Otro enlace

Interesante debut discográfico el de esta banda madrileña  formada hace tan solo un año, tal y como indican en su web oficial como consecuencia de un nuevo giro de una antigua idea de su guitarrista Iván. El resultado es, cuanto menos, sorprendente. Si bien la base del proyecto se cimenta en el thrash metal, construyen su música sobre un género éste, de por sí habitualmente cerrado, de una manera –sin embargo- muy abierta.

Si anteriormente grupos nacionales han explorado el thrash de una manera especialmente extendida y de forma substancialmente absorbente a todo tipo de influencias (DEATH OVER THREAT, VIVID REMORSE por citar tan solo un par de ejemplos…), THYBREATH no son menos, y añaden a su música elementos de otros subgéneros.

No obstante no nos engañemos, ni nos deje falsear la realidad el –para mi gusto-  desafortunado logo del grupo  en la portada (quizás el hecho de que no defina el género principal de su música  sea algo premeditado, quién sabe). Esto es thrash metal a grandes rasgos, un thrash que no forma parte del revival 80’s que empìeza a saturar la escena a estas alturas, como ya en el pasado sucediera con otros estilos. Nos encontramos ante un thrash de corte contemporáneo, musculoso, potente, similar en este sentido al de unos THE SEED, al menos en este aspecto. De hecho, en muchas composiciones, se entrelaza con una gran dosis de Groove Metal: armónicos de guitarra, ritmos pesados y contundentes se mezclan a partes iguales con bajos potentes y constantes, pero asimismo con riffs netamente thrashers.

Aparte, THYBREATH toman prestados semblantes más propios de géneros como el metalcore, y no me refiero a esa herencia que pudiera existir del Groove Metal en dicho estilo, sino más bien a la utilización de dos voces (una agresiva principal y otra limpia secundaria) para liderar la fuerte carga melódica que impregna, en todo momento, el cd.

Así, y de esta forma, podemos encontrar desde hits realmente inspirados como Shot, Life is a Game o Grudge, hasta cortes tan variados como Ego, el más pausado Pure Hatred o el más pesado Blood In Your Eyes, perfectamente colocados en el camino.

Adrenaline es uno de los mejores temas, muy bien estructurado, Thybreath (la canción que da nombre al grupo) es de lo más representativo del cd por tener prácticamente de todo lo descrito en la primera parte de la reseña, mientras lo más interesante de Shadows reside en un atractivo estribillo a dos voces.

Si dejamos lo mejor para el final, evidentemente tendríamos que terminar la review con The Master Piece (excelente título), donde colabora Rown Houland (vocalista de CLOCKWORK), con un inicio y parte intermedia oscuras que recuerdan a los padres del invento.

Recomendable, en definitiva, para aquel público thrasher cansado de copias del pasado, que busque alternativas actuales en el –ya de por sí- saturado presente panorama del género. Merecen la pena, y además su disco se puede descargar gratuitamente en su página web.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS