THIRTEEN BLED PROMISES – The black legend, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook Twitter

THIRTEENBLEDPROMISESNo con la misma puntualidad con la que el sello Blood Fire Death nos mandaba este trabajo para ser sometido a análisis, me presento una vez más para devorar un disco y dar mi veredicto. El trabajo no es otro que el segundo larga duración de los madrileños THIRTEEN BLED PROMISES. Precuela conceptual de Heliopause fleets, este The black legend no escatima en brutalidad, como suele ser costumbre ya con estos chicos.

Me gustaría apuntar que el primer punto positivo a resaltar es el hecho de que el disco sea conceptual, ya que es algo que eleva sobremanera la calidad de los trabajos; la cohesión que se crea entre el trasfondo de las letras y la música es brutal, si tienes un gramo de imaginación a la hora de escuchar y visualizar la música/historia planteadas.

Dicho esto, el siguiente punto a resaltar es negativo, ya que el sonido esta vez ha emborronado bastante la calidad del álbum. Para empezar, la batería, que amén de estar un poco alta en la mezcla para mi gusto (o las cuerdas un poco bajas, no sabría decir con seguridad) suena demasiado artificial. Cierto es que el metal evoluciona y con ello inevitablemente, nuevas técnicas de mezcla y masterización, etcétera; pero una buena prueba de un sonido moderno y natural era la que pudimos escuchar en Heliopause fleets.

Esa pérdida de “humanidad” en el sonido ha hecho que el atractivo de este LP baje. Y la verdad es que es una pena, porque tiene trallazos muy serios.

Para empezar con uno, “Species landfill”. Devastación en forma de brutal deathcore, sí, pero con aires black/deathmetaleros, con ese riff inicial rasgado, guapísimo. Mola el juego que le da Jonathan a los blast beat con esos cambios de acentuación.

La que sigue, “Sons of the northward clash”, es otro de los pepinos del disco. Empezando paulatinamente a incrementar la cera, de pronto sorprenden con una melodía armonizando el riff base, que le da una atmósfera cojonuda, tras lo que vuelven con otra pincelada blackie, las cuales podremos escuchar a lo largo de los diez temas presentados en poco menos de cuarenta y un minutos. Fieles al estilo, y a su identidad musical, no podían faltar esos breakdowns característicos rasgando el tempo, dejándolo flotar en el aire.

Me ha desconcertado que den inicio a “Year 666 (The first arrival)” con otro breakdown; la primera vez pensé que formaba parte de “Sons of the northward clash”, pero ya revisando el tracklist, me fijé que se trataban de temas distintos. Floja en mi opinión esta “Year 666”, o al menos no es de las que más me ha llamado la atención. Echo de menos también esa claridad con la que se entendían las palabras que Turri escupía furibundo. Lo achaco también a ese sonido, que me ha dejado, como digo unas líneas más arriba, un mal sabor de boca.

Dejando atrás este corte, aparece “A fully stabbed face”, que es otra de las que más me ha gustado. Tiene la esencia de aquel Heliopause fleets, pero con un puntito de renovación bastante atractivo. Haciendo alusión a lo que hablaba también unos párrafos por encima, me mola el camino que está tomando la trayectoria de THIRTEEN BLED PROMISES a la hora de componer. Más agresivos, más bestias y usando más recursos melódicos con las guitarras, han dotado a sus temas de variedad y frescura, llamando la atención y haciendo que ya no sean esos breakdowns los protagonistas. Buena prueba de esto son “Cosmic depletion” y “Biblephagy slender phytobezoars”, las cuales emanan brutalidad a raudales con sus riffs rasgados y cortes de ritmo.

Bien elegido el orden de los temas, con su crescendo y decrescendo de caña, dando así una entrada más “tranquila” a la recta final del disco con la casi instrumental “Death of an alien”, donde no escucharemos voz hasta los tres minutos, de sus cuatro de duración. Cierran este ejercicio con “The day after Roswell”, en la que pasean por el vasto y devastado yermo que imagino con la ambientación de la que la han dotado, con variados ritmos, pasajes y progresiones que hacen que sus siete minutos de duración no se nos hagan pesados.

Como conclusión, un disco con buenos temas, en el que se nota una evolución compositiva que todavía está por cuajar, y con un sonido que emborrona de manera considerable su calidad.

2firmajabo

 

Comparte:

One thought on “THIRTEEN BLED PROMISES – The black legend, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS