THECODONTION (ITA) – Jurassic, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

thecodontion01THECODONTION te rajan el vientre desparramando tus intestinos… y aún estás vivo cuando empiezan a comerte. Si eres de la facultad de biología (o del laboratorio de paleontología) y llevas camisetas de HELLHAMMER, ¡esta es tu banda! Si solo llevas las camis pero te has comido la saga de Jurassic Park, ¡esta es tu banda también! El dúo italiano formado por Heliogabalus (también conocido como G.E.F.) y Stilgar (G.D.) arremete con su segundo EP Jurassic (producido en varios países por Wooaaargh, Xenoglossy Productions y Glossolalia Records) trayendo consigo un sonido crudo y primario. La gran peculiaridad de este proyecto black-death blasfemo y antediluviano es la ausencia de guitarras. Según los fundadores, solo se necesitan dos bajos bien distorsionados para transmitir la brutalidad de los dinosaurios. Y es que estos amantes de la paleontología han apostado por revisar la historia de otrora dueños del planeta bajo la lupa del metal.

La portada, que recuerda al The missing link de RAGE, recrea de una manera más agresiva un famoso fósil de pterodáctilo (Pterodactylus antiquus). Visualmente, el EP ya augura una atmósfera en la que la supervivencia se decide con garras y colmillos. La sensación general que proyecta al darle al play es de un impacto sin miramientos ni pretensiones. Blast beats, riffs distorsionados y sucios y voz cacofónica prácticamente eclipsada por los siempre protagonistas bajos. El ritmo general se mantiene casi constante, los temas se suceden con rapidez y el EP termina tan abruptamente como comenzó antes de los diez minutos, tal vez como reminiscencia de los estratos geológicos que presentan extinciones masivas. Y las letras…¡están escritas por frikis y para frikis de la paleontología y la biología evolutiva!

Los temas y sus títulos siguen el esquema de la demo del 2017 (Thecodontia, producida por Gravplass Propaganda): descripciones científicas de especímenes de dinosaurios y otros reptiles de la era. El tema de apertura, “Normannognathus wellnhoferi (Crests)”, nos introduce a este parque jurásico con un ritmo moderado para luego encadenar una acelerada lección sobre los hábitos de vida y características morfológicas de un monstruo volador (del digno tamaño de una gallina). En el propio título y entre paréntesis se destaca la característica más peculiar de cada espécimen que, en este caso, se trata de una cresta ósea en la cabeza. Más feroz y extenso, le sigue “Rhamphorhynchus muensteri (Wingset)”, cuyo riff principal se mantiene hasta el final salvo por momentáneos cambios de ritmo, con los bajos solapándose hábilmente. Si el foco está puesto en las alas de este otro pterosaurio imagino que lo será por lo bien preservadas que están en sus fósiles.

El lado B de Jurassic lo protagonizan dos dinosaurios colosales de largos cuellos y colas llamados saurópodos (como los Diplodocus por ejemplo). “Barosaurus lentus (Sundance sea stratigraphy)” cuenta, entre agresivos bajos cuyos compases se aceleran al final de la estrofa, las características del que fuera el mayor reptil que ha habitado la faz de la Tierra, encontrado en el desaparecido Mar de Sundance (Norteamérica). A mitad de este tema se da el mayor contraste musical del EP: el ritmo vira hacia un sucio rock n’ roll muy propio del primer álbum de VENOM. El último tema, que además es el más corto con tan solo un minuto y medio, tiene por título “Breviparopus taghbaloutensis (Legacy of the trackmaker unknown)”. Tanto la composición como las letras recogen el halo de misterio de un colosal animal del que solo se han encontrado sus huellas: “el legado del desconocido creador de caminos”. Los rugidos eléctricos dan paso a lo más parecido a un solo que, rápidamente, se funde en un riff más experimental lleno de abruptas pausas.

Esta corta pero salvaje aventura jurásica donde la melodía y los solos son un atavismo (o todavía “no se han inventado”) se acerca más a lo experimental que a una banda canónica. No solo se demuestra por la sencillez y bestialidad primitiva de la composición sino, especialmente, por unas inusuales letras no aptas para todos los públicos. Por otra parte, ¡THECODONTION te ahorran la lectura de la Wikipedia si te gustan los museos de historia natural! En resumen, estos italianos se han puesto manos a la obra para crear una banda sonora lo-fi y “primitiva” para una época muy ajena a la nuestra que solo conocemos gracias a los cadáveres fosilizados de leviatanes que llevan muertos 200 millones de años.

Comparte:

COMENTARIOS