THE SOUNDBYTE (NOR) – Solitary IV, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp Otro enlace

Hace poco que vio la luz el cuarto trabajo de THE SOUNDBYTE, proyecto musical nacido bajo la batuta de Trond Engum, compositor y guitarra de la banda experimental noruega THE 3rd AND THE MORTAL. Una calurosa tarde de verano me dispuse a comprobar si todavía conserva ese gran arsenal de creatividad y cuántos universos musicales le quedan por expresar.

Engum, junto a Rune Hoemsnes, batería de THE 3rd AND THE MORTAL, se ha rodeado de grandes músicos con los que ya había trabajado antes y, apoyado por las voces de las cantantes Tone Åse y Kirsti Huke, ha creado Solitary IV. Con todos estos detalles era fácil pensar que la audición de este disco iba a ser una buena experiencia.

Solitary IV fue lanzado al mercado a finales de junio de este año y lo podremos encontrar en múltiples formatos a través de la discográfica independiente Temple of torturous. Incluso van a disponer de una tirada de vinilos, de la que ya se puede hacer un reserva, a mediados de septiembre. Es aconsejable hacer una visita a la página de esta discográfica y ver qué nos ofrece.

El sonido y estilo compositivo de Engum está presente en cada canción, y los arreglos rítmicos que hace Hoemsnes encajan perfectamente con las líneas melódicas creadas para las voces de Tone Åse y Kirsti Huke. Siguiendo el línea musical que crearon con THE 3rd AND THE MORTAL cada tema tiene una magia especial que puede llegar a transportarnos a los tan nombrados paisajes noruegos. Con todo ello, THE SOUNBYTE nos ofrece un disco lleno de metal experimental, dark folk y progresivo.

Entrando en materia, y escuchando bien sus temas, no podría escoger ninguno como el mejor. Cada uno tiene su personalidad propia y son interesantes por los pequeños detalles y arreglos que se descubren en ellos. Son composiciones capaces de acogerte en su armonía y hacerte disfrutar de las originales líneas melódicas de las voces junto con las texturas que se crean entre los diferentes instrumentos.

De todas maneras, podría decir que los dos temas que más me han gustado son el instrumental “Lamentations”, con el que, salvando las distancias, he viajado en el tiempo y he recordado a bandas como VANGELIS llegando a recordar la distópica ciudad de Los Angeles en Blade Runner; y “Stranged”, en el que la ausencia de guitarras o batería no es en absoluto un inconveniente, todo lo contrario, los arreglos que tiene, combinando «samplers” y voces, me parecen muy acertados y bien estructurados.

 

Solitary IV no es un trabajo del que escoger una sola canción. Es un disco para ponerlo en tu equipo de música, cerrar los ojos y escuchar cada detalle. Trond Engum ha tardado cinco años en hacer que viera la luz lo que estaba creando, pero ha valido la pena y creo que todas las buenas críticas que está teniendo le hacen justicia.

 

Comparte:

COMENTARIOS