THE SOULBREAKER COMPANY (ESP) – Sewed with light, 2018

Enlaces: Facebook

Hay muchos grupos en el metal español que huelen a época pasada, a otros tiempos. Y sí, lo estoy diciendo como tironcito de orejas, más a los fans que a los grupos: el heavy metal que gusta ahora es el que gustaba en los 80. Y ese metal ochentero patrio huele un poquito a caduco, a pasado de moda… Y ojo, hay grupos que consiguen traer a la actualidad de manera muy efectiva los sonidos de aquella época.

Paradojas de la vida, lo retro está de moda. Hay un montón de grupos intentando sonar como en los años 70. Muchos fallecen en el intento, pero hay unos pocos que lo consiguen. Y tenemos que ponernos una medalla en el pecho, porque uno de ellos es español: THE SOULBREAKER COMPANY, posiblemente uno de los secretos mejor guardados de nuestra escena.

Su última referencia Sewed with ligth es un repaso a prácticamente todos los sonidos que el hard rock y el metal produjeron en aquella década, desde el rock progresivo en la inicial «Inner dark» hasta la ampulosidad y la clase que se desprenden en todos los temas, sin olvidarnos de los sintetizadores y teclas que encontramos en prácticamente todos de la mano del recientemente incorporado Javi Free, que vaya si se ha hecho notar.

Los temas se mueven entre el hard rock acelerado y protometálico a lo DEEP PURPLE y RAINBOW de «At the end of the day«, «The word, the blade» o el single «Arrhythmia» y el riffeo a lo BLACK SABBATH de «Together» y «Avoid the crash«. Aunque también hay momentos más psicodélicos, como «Persephone«, la balada «You guess but you don’t understand» y una beatlesca «You shook your tail«. Todo ello, insisto, con una ampulosidad y una clase acrecentadas por la producción retro de Tim Green, con un sonido casi analógico que nos retrotrae a esa década. Cierran con otra epopeya épica sustentada en una coda con coros, teclados y mucha fuerza: «The beginning«.

Da gusto escuchar grupos como THE SOULBREAKER COMPANY, que se salen de los cánones establecidos dentro de este protometal de aires retro que tan de moda está en los últimos años. Clase y contundencia a partes iguales se aúnan en un grupo que ya estaría en los altares si fuesen suecos en lugar de vitorianos, aunque en ambos sitios hace un frío que pela.

Comparte:

COMENTARIOS