THE GENOTYPE (MEX) – Neuromancers, 2021

Enlaces:

Cuando un buen día recibo un mensaje de nuestra redactora jefa y me dice que si querría hacer la reseña del nuevo disco de THE GENOTYPE, lo primero que pienso es que se ha equivocado y me dice que reseñe el Shade and essence que acaba de salir, porque es imposible que en menos de un año saquen otro. Por si acaso dije que sí, pero con la idea de que todo quedara en un inocente despiste ante la gran cantidad de material que se publica… Pues no, era el nuevo disco de THE GENOTYPE: Neuromancers.

En ese punto es cuando me dio miedo que este nuevo material hubiera sido gestado demasiado deprisa ante las buenas críticas de su primer disco y me quitara el buen sabor de boca quedando en un «quiero y no puedo». Nuevamente, estaba más equivocado que el quinto Beatle.

Yo creo que estos tíos me han metido algo en la cabeza y están haciendo los discos con todo lo que me gusta: mantienen ese rollo espacial con los sintetizadores, la tralla de la buena, la voz impresionante de Humberto y ahora van y meten voces femeninas de la mano de Ana Luisa Medina. Por lo que más queráis, salid de mi cabeza, que ahí dentro no hay nada bueno.

Hay que destacar que cuando entra la voz de Ana Luisa se bajan un poco las revoluciones, como ocurre en «Corroding time» o «Cybernetic revolt«, pero no han entrado para nada en el manido juego de bella-bestia que tanto me pone del higadillo. En «Reset mankind» hay un dueto de los buenos, y no esas pasteladas que se escuchan en las radiofórmulas, pues se escuchan las voces empastadas y de la mano; no hay lucha a ver quien hace más gorgoritos. La aportación de su voz a los estribillos hace que ganen veinte puntos en sentimiento y epicidad, así, a ojo. El resto de la banda sigue en su línea sobresaliente, manteniendo la intensidad en cada nota y con un dominio técnico brutal, tanto las guitarras como el bajo, la batería o los sintetizadores.

Lo que me ha dejado más impresionado es que saquen otro disco de este nivelón en tan poco tiempo después del primero, que ya me dejó con la mandíbula desencajada. Vete tú a saber los temas que tienen guardaditos. Me veo haciendo otra crítica en menos de seis meses.

Se nota que THE GENOTYPE no se han dormido en los laureles y se toman muy en serio lo que hacen. Como sigan a este ritmo cuantitativo y cualitativo, van a ser una referencia en el mundo del death melódico, ahí lo dejo. A ver cuándo se acaba este eterno día de la marmota que nos ha traído el bicho-virus éste y se animan a dar el salto al charco y hacernos una visita.

Comparte: