THE DRY MOUTHS + ROSY FINCH + ANGRY DOGS – Valencia – 11/04/14

Enlaces:

Sería muy cómodo para mi soltar una parrafada rollo «la pasada noche vivimos un regreso a los noventa de la mano de tres magníficas bandas de grunge aderezado con sonidos del desierto que bla, bla, bla…» y quedarme tan ancho, y el caso es que muchos estarían de acuerdo con esa apreciación. Pero estaría evitando el motivo principal por el que apetecía estar esa noche en la sala Matisse: Tres bandas jóvenes, actuales, dinamizando una escena y un estilo que sigue sonando de puta madre y necesario en pleno 2014. Dejad que os diga porqué.

angrydogs01Los ANGRY DOGS jamás han mentido. Lo suyo desde el minuto cero de su formación fue seguir los parámetros del Rock alternativo de los 90. Aquellos excitantes primeros noventa en el que el llamado sonido Seattle -con el que los mass media de la época metían en el mismo saco un buen número de bandas bien distintas entre sí- copaba la atención del gran público. Y en aquellos sonidos basan ANGRY DOGS su propuesta. Reunir todas aquellas sonoridades y rendir tributo a una de las mejores épocas de la música Rock. Llevan los suficientes años en esto y claro, tantos años en la capital del Túria difícil hubiera sido no perder el culo por ir a ver una banda en la que una de sus máximas influencias son mis adorados ALICE IN CHAINS. Aquellas primeras veces consiguieron prenderme lo suficiente como para no perderles la pista, a pesar de que echaba en falta algo más emocionante sobre las tablas. Os cuento…

angrydogs02Esta vez ANGRY DOGS se subían al escenario de la Sala Matisse tanto en calidad de anfitriones como para presentar su recién sacado del horno EP 25 hours. Con todo ese peso sobre los hombros hicieron un concierto inteligente sabiendo en qué sala estaban. La Matisse sólo se ha abierto a sonoridades más duras muy recientemente y, unido tal vez a su ubicación en pleno núcleo urbano de Valencia, no es el lugar en el que la excelentísima alcaldesa y su corte de amiguísimos vayan a permitir un volumen como para perder la cabeza con toneladas de watios y sudor amplificado. Puedo asegurar -tras este absolutamente gratuito y personalísimo comentario- que ANGRY DOGS ofrecieron un concierto musicalmente quasiperfecto y limpiamente ejecutado. Insisto en mi apreciación sobre la sala porque su claridad acústica no deja margen para fallos y ni la banda más sólida se vería capaz de ocultarlos. Sin embargo esto también jugó en contra del grupo porque interpretaron sus canciones más encorsetados. Me faltó más rabia escénica y zarpazos en el estómago del respetable. Y el caso es que están sólo a un paso de ello, como demuestra el entusiasmo de Pablo Marco a la guitarra. Cuando lo consigan van a volar más de una cabeza, porque la voz de Javier Marco (además de guitarra) ha ganado muchísimos enteros, con la inestimable ayuda del batería Iñaki a los coros. Y la reciente incorporación de Nacho Luz al bajo le da mucha musicalidad y un plus técnico al conjunto. ¡Qué decir! De ésta los ANGRY DOGS parten con ventaja.

Angry-Finchmouths-039Y desde tierras alicantinas preparaban su entrada ROSY FINCH. Tras el impacto que me supuso acceder por primera vez a su música, estaba realmente intrigado en cómo enfocarían esta, mi segunda experiencia escénica con la banda y la primera en una verdadera sala. En mi enfermiza mente imaginaba a este aguerrido trío vaciándonos las nuevas canciones de su próximo LP y todo ese enorme Wolves waiting como si de un aquelarre se tratase. Imaginaba a Mireia Porto galvanizando a los presentes con su capacidad vocal y Elena García conduciendo la ceremonia hasta la extenuación junto a la portentosa batería de Lluís Mas. Pues bien, no exactamente así pero cerca de esto estuvo el concierto de ROSY FINCH si sólo con que su principal vocalista se hubiera mantenido menos aislada del público… Esta banda tiene todos los elementos para atraer hasta la vorágine de su música a cualquiera que se pase cerca de sus bafles: las canciones, un sonido contundente, unas atmósferas psicotrópicas… pero un innegable carisma escénico por explotar. No me entendáis mal. Las baquetas de Lluís golpean con auténtica magia y la cercanía de Elena dan el contrapunto simpático a tantos embates de riffs poderosos y ambientes lúgubres que tan bien construyen entre los tres.

rosyfinch03Dentro de todas las influencias musicales que la banda posee los alicantinos ofrecieron un concierto muy uniforme y sin altibajos chirriantes (teniendo en cuenta que su música pasa fácilmente de la tormenta a la calma). Si bien los pasajes más oscuros de su música se acomodarían mejor en un escenario menos colorido y más aparatoso hay que admitir que la sala Matisse cambia sudor escénico por «introversión musical». ROSY FINCH se atrincheraron en sus interpretaciones y dejaron que fuera el público quienes llegáramos a sus canciones. La atractiva puesta en escena del trío permite mantener distancias, pero hay que admitir que es arriesgado confiar exclusivamente en esto. Una técnicamente brillante actuación, construida alrededor de un buen montón de canciones cojonudas, fue suficiente para que los asistentes tengan presente en adelante la densidad de ROSY FINCH. Presumo que, en cuanto Mireia libere al animal salvaje que lleva dentro, lo vamos a flipar…

thedrymouths01A quienes no les importa en qué escenario o para qué público actúan es a THE DRY MOUTHS. Esta es mi segunda vez con ellos y como la primera: ARROLLADORES. El grunge ultravitaminizado de los almerienses no conoce timideces. Sólo en los desarrollos instrumentales pausados se permiten mantenerse en la misma porción de escenario, pero a la hora de atacar se muestran sedientos y fieros como animales en celo.

thedrymouths02Presentándose directamente desde el desierto de Almería THE DRY MOUTHS tienen uno de los sonidos más atractivos de este estilo. Igual de precisos en la ejecución que sus dos anteriores compañeros de escenario, pero mucho más liberados y speedicos para ofrecer INTENSIDAD desde el primer segundo y en todas las dimensiones de su música. And show us lleva ya tiempo editado y mostrándolos como uno de los máximos exponentes del grunge patrio, por lo que la confianza en sus canciones no parece algo que pudiese preocuparles. ¿Tienes buen material? ¿Lo sabes? Pues a por el respetable. Y así lo hicieron: si bien hablamos de un estilo en el que tradicionalmente la comunicación con el público es menos fluida, a THE DRY MOUTHS esto le importa tan poco como que un ministro de cultura le de por machacársela con dos piedras. No añadiré más. Sólo que si tenéis oportunidad de ver a estos pendejos ni se os ocurra perdéroslos. En otro estado cultural serían grupo de cabecera de muchos.

Y eso fue mi particular apreciación de lo que pasó ese sábado. Grandes bandas, música cojonuda. Tanto trabajo y dedicación a esto del Rock debería tener una recompensa mucho más grande por parte del público y su asistencia, y por parte de las salas y sus condiciones para con las bandas… ¡Que algo tan cojonudo necesita ser apoyado, señor@s!

 

firmaguill

 

Fotos de Raquel García

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS