THE CONSPIRACY – Spanish inquisition, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Desde Vilagarcía de Arousa en Galicia viene THE CONSPIRACY y ya de buenas a primeras ellos mismos dicen esto: “somos un grupo de metal con mucha mala hostia y ganas de dar tralla. Si te gusta el ruido y la gente que grita mucho y muy fuerte, esta es tu banda”. Y doy fe de que son fieles a sus propios principios. Una base de hardcore y metal, riffs sencillos pero efectivos, toques crust, down tempos y una batería grabada como si fuera una apisonadora. Esa es la base musical. Luego tenemos a Peter, un vocalista que te imaginas cabreado con el mundo o al menos con el micro. Y todos estos elementos dan forma a Spanish inquisition, un EP de cuatro temas que se hace muy corto y da leches a todo lo que se pone a tiro.

En el cuarto de hora que dura este trabajo, el cuarteto gallego da buena cuenta de NAPALM DEATH, HATEBREED, PANTERA, SEPULTURA, PHOBIA, INTEGRITY, BORN FROM PAIN y sonoridades afines. Todo muy contundente y con mucho cuerpo y de hecho es la nota que los define. La producción es tan basta como su música y eso se traduce en un efecto inmediato en el oyente. Puro engorile. Lo hacen bien, sin florituras, sin solos, todo busca dar puñetazos en la cara y que no dejes de mover la cabeza. La duda es si con estas premisas este trabajo podría extenderse más en duración sin que este impacto inicial cayese en el continuismo y por tanto en el cansancio. Pero para la duración de Spanish inquisition son elementos más que suficientes para que con la energía que imprimen consigan su objetivo.

Los únicos aderezos son algunos samplers sabiamente desperdigados. El resto es puro brutalismo orgánico, siendo el mayor exponente su primer corte, “Spanish inquisition”, que le sirve de título al trabajo en sí. Los ritmos de D-beat, en conjunción con unas guitarras ensordecedoras y un bajo que aumenta el cuerpo de los riffs, sirven para que Peter se desgañite a conciencia. Las cadencias lentas también son certeras, casi me atrevería a decir que más contundentes si cabe, ya sea en forma de parones en medio de los cortes o la propia “Incendiary” con la que me imagino que en directo la gente debe quedarse a gusto, con un inicio tan poderoso seguido de un acelerón tan “incendiario”, estructura que también reproduce, aunque sin un contraste tan marcado, “Unchained wrath”, nuevamente tirando de ritmo crust para excitación del personal.

El cierre lo pone “No more faith”, introducida por un sampler muy adecuado y que toma formas de ametralladora humana de afinación en el subsuelo, incluso en la propia voz, más gutural que en el resto del disco. Con estos cuatro cortes el grupo gallego consigue que nos quedemos clavados en el sitio totalmente impresionados por tanto poderío sonoro. En pequeñas dosis como este EP THE CONSPIRACY cumple a las mil maravillas. Y es que a mala hostia no les gana nadie.

Comparte:

COMENTARIOS