TESTOSTERUINS (int) – Suffering masculinity, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Si alguna costura hay que remendar aún en el mundo del metal es la del machismo. Por encima del las subescenas de ideología fascista y de extrema derecha, que no deja de ser minoritaria, los roles y actitudes heredados de una sociedad patriarcal aún sobreviven en una parte de este género musical. La falta de espacio para las artistas femeninas y su continua sexualización es sólo la punta de un iceberg que en numerosas ocasiones no quiere aceptarse. Los micromachismos están muy presentes tanto en la industria como fuera de ella y el hecho de que se sigan utilizando expresiones como «female fronted band» o «no parece una mujer» (refiriéndose a las vocalistas guturales) no hace sino confirmar que aún hay trabajo que hacer.

Cuando apareció ante mis ojos el nombre de la banda TESTOSTERUINS me lancé a escucharlo sin dudar ni un segundo. Se trata de un dúo  cuyos miembros son originarios de ambos extremos de África. Heny Maatar, afincado en Suecia actualmente, es un multiintrumentista de nacionalidad tunecina desconocido para mí. Su trabajo más conocido es FUSAM, un sorprendente proyecto de electronic ambient fusionado con otros géneros. Las canciones fueron compuestas por él en una de sus anteriores banda, SHALLISHINE, hace más de una década, que finalmente no se grabaron. Por su parte la voz queda a cargo de Jo Marie Smit, a quien conocía de su proyecto anterior JUNKYARD LIPSTICK.

Su estilo, autodefinido como «anti-macho african death metal», no deja lugar a dudas acerca de lo que vamos a encontrarnos. Por si fuera poco su EP de presentación se titula Suffering masculinity y lanza un puñetazo en la cara del patriarcado. Su primer single se titula «Fuck Sharafuck!«, un delicioso juego de palabras que parodia la expresión árabe «sharaf/sharafuck», cuya traducción sería «honor, tu honor». En él se trata el tema  de los matrimonios forzados que a día de hoy obliga a muchas niñas a contraer matrimonio con hombres adultos de todas las edades. Breve, brutal y con vibraciones muy groovies. Advertimos cómo la voz de Jo deja atrás su tinte raspado y thrasher de JUNKYARD LIPSTICK para deleitarnos con toda la brutalidad de unos guturales profundos y rabiosos que a menudo se apoyan en una segunda voz aguda más cercana a los shrieks del black metal. Con «The injector» se hace referencia a un aparato antiviolación que inyecta sedantes y tinta en el asaltante. En «AniMale» vemos un lado más progresivo que aborda la homofobia y en «Suffering masculinity» regresa a un death más clásico para hacer tambalear los cimientos de la masculinidad tóxica.

TESTOSTERUINS es un proyecto que nace con la idea de lanzar un mensaje antipatriarcal muy claro, al tiempo que se hace compatible con la diversión y la potencia del death metal enraizado en los 90. Alejado por voluntad propia de los grandes circuitos de la industria musical, prefiere dejar que las redes sociales expandan su mensaje para ser compartido con aquellos que realmente valoran su trabajo. Así pues disfrutad de sus canciones, berread sus mensajes y ¡hablad de ellos! Nunca está de más dar a conocer un poco de pedagogía musical emasculadora.

Comparte:

COMENTARIOS