TATTVA (FRA) – Naraka, 2022

Enlaces:

English version

Es difícil obviar el hecho de que es el tercer lanzamiento de esta banda con el que me enfrento de cara a una reseña. Lo que normalmente sería una facilidad para mi trabajo, en el caso de TATTVA se convierte en todo un reto: de entre las muchas virtudes de las que hace gala, el proyecto unipersonal de J. destaca especialmente por su encomiable variedad estilística. Conceptualmente, se mantiene la temática de los anteriores álbumes, o incluso se refuerza, a juzgar por los títulos de las canciones. Naraka es el término en sánscrito que describe lo que vendría a ser el infierno en las religiones indias, y el disco parece seguir un recorrido lírico a través de este reino.

La propia introducción, «Anima Oppresi«, nos da pistas de esta mayor vocación conceptual que TATTVA ha buscado en este lanzamiento. Desde los primeros temas ya podemos atisbar la heterogeneidad a la que J. nos tiene acostumbrados: si bien «Hell’s Path – Naraka» flojea un poco, sobre todo por una guitarra rítmica poco inspirada (volveré más adelante a ello), «Judgement – Manu Shya» es un verdadero compendio de todas las virtudes de TATTVA: cambios de ritmo, punteos a caballo entre el death melódico y el black más clásico, y una buena dosis de atmósfera, reminiscente esto último de su álbum Nirjara de 2021. Y es que Naraka es un disco más directo y conciso que su predecesor, que mantiene los elementos vanguardistas pero los integra de forma más sutil en la música, con momentos que me hacen pensar en el estilo de formaciones como GAEREA o incluso GOJIRA.

En cuanto a la producción, TATTVA sigue con su mejoría lenta pero incesante. En este caso puede decirse, por fin, que la batería encuentra su sitio en la mezcla. A ratos puede parecer que está demasiado alta, pero quizá sea culpa de unas guitarras algo apagadas, que no acaban de brillar tanto como deberían. El bajo, en cambio, está mucho más presente que en los anteriores álbumes, con momentos de especial protagonismo como por ejemplo el tramo final de «…And… Death…«.

J. sigue echando mano de los mismos recursos interpretativos que vimos en Nirjara, algo notorio especialmente en la guitarra rítmica, que habría podido disfrutar de un punto extra de innovación. Aun así, el equilibrio entre partes más aceleradas y otras más atmosféricas está muy logrado, y resulta admirable ver como, disco a disco, TATTVA va forjando un carácter y sonido únicos. Es especialmente destacable el papel que tiene la voz en ello: al igual que el resto de elementos, parece que por fin se siente cómodo en el estilo que practica, lo que se nota mucho en el resultado final.

Naraka no está libre de alibajos, pero es un trabajo sólido y cuidado, fruto de un bagaje que va tomando forma con cada nuevo álbum. Además del aspecto puramente musical, TATTVA ha encontrado un nicho temáticamente muy específico con la mitología hindú, que resulta muy atractivo por todo el jugo que se le puede sacar, y que seguro que dará de sí para los lanzamientos que están por venir.

Comparte: