TATTVA (FRA) – Nirjara, 2021

Enlaces:

Portada del álbum "Nirjara" de Tattva.

Como ya comenté en la reseña del anterior trabajo de TATTVA, el EP titulado Leave the body. Live the Soul. lanzado hace tan solo un año, el perfil de proyecto unipersonal etiquetado en el género del black metal suele ir asociado a una forma particular de entender el estilo. La mayoría de las veces, uno puede esperarse que la música presente un componente atmosférico muy potente, con canciones largas y monótonas y una portada con árboles, nieve, lagos helados y demás parafernalia. J., la mente detrás de TATTVA, se aleja por completo de esta concepción, y nos ofreció en ese lanzamiento inicial un trabajo tan heterogéneo como cuidado que brillaba sobre todo por su buena ejecución aun tratándose de un primer EP autoproducido.

Con este Nirjara, pues, la ocasión para dar un gran salto cualitativo en la producción estaba en bandeja. No es que fuese mala en Leave the body. Live the Soul., pero era quizá uno de los puntos por donde más flaqueaba el EP. En la práctica, el resultado ha sido algo más pobre de lo que cabría esperarse: si bien hay una mejora clara, especialmente en la ecualización, tras escuchar los respetables 45 minutos de álbum queda la sensación de que se le podría haber sacado mucho más partido. Esa impresión viene dada, probablemente, por el mayor carácter atmosférico que posee este álbum. Sin caer en el género comúnmente etiquetado como black atmosférico del que hablaba antes, sí que se nota un cambio de sentido respecto al primer EP: la mayoría de canciones se mueven en tempos medios tirando a lentos, con líneas melódicas muy repetitivas, en los que se busca introducir al oyente en los paisajes sonoros que dibuja cada canción.

Esta intencionalidad es, precisamente, la que pone de relieve el nivel de la producción, que cumple con su cometido pero sin sacar a relucir todas las virtudes de las composiciones. Este giro puede deberse a muchos factores, pero echo en falta la variedad tan característica del Leave the body. Live the Soul. Podría decirse, casi, que en Nirjara la banda peca por exceso de timidez, y eso se siente en cierto modo como un paso atrás. El término medio entre black y death, eso sí, sigue presente, y de hecho es apreciable el esfuerzo por reconducir el estilo del segundo género a terrenos más lentos de lo que es habitual. Cuando se reúnen todos los ingredientes que configuran el estilo de TATTVA, como podría ser el caso de «Old Star«, tercer tema de Nirjara, el resultado es espectacular.

Además del magnífico nivel interpretativo, que también ha mejorado de manera constante pero notoria respecto al primer EP, son dignas de apreciar las influencias medianamente vanguardistas que J. incorpora en su música, en forma por ejemplo de riffs con un fuerte sabor de metal moderno (prestad atención a los slides gojirienses en la primera mitad de «Reversed birth«). Estos elementos, sin embargo, podrían haber estado presentes en una proporción mucho mayor, lo que habría redundado en un álbum más diverso e interesante de escuchar.

El resultado de todo esto es, en pocas palabras, un disco interesante pero que podría haber dado mucho más de sí. El talento está ahí, los medios son incuestionablemente mejores que en los no tan lejanos inicios de la banda, y bastaría con un poco más de atrevimiento por parte de J. para estar a la altura de su propuesta. Incluso el diseño de portada es muy meritorio y, por trivial que pueda parecer, nos acaba de confirmar que TATTVA es una banda con mucho recorrido por delante.

Comparte: