TABÜ – Destino, 2014

Enlaces: Web Oficial Facebook

tabu14Nada menos que cuatro años han tenido que pasar para tener entre manos el nuevo disco de TABÜ, un cd que se ha hecho esperar tras los ya pretéritos Ven a mí (2008) y Romper con todo (2010), en definitiva un trabajo que se ha demorado quizás algo más de la cuenta.

Lo digo, más que nada, porque últimamente se editan multitud de buenos discos de hard rock y AOR en España, sólo hay que citar algunos como los de XTASY, STRANGERS, HARDREAMS o EDEN LOST en este lapso de tiempo de inactividad de los catalanes, si nos ceñimos exclusivamente al AOR, y no al hard rock más afín a los trabajos anteriores de TABÜ. ¿Por qué centrarnos en dicho estilo? Porque, si bien en Destino el grupo no se desliga ni mucho menos de ese alma hardrockera de antaño, sí tira a un sonido y una producción (no extraña que sea de David Palau) mucho más AOR y más actual.

¿El resultado? No diría que decepcionante, pero sí es cierto que Destino no hereda la fuerza de Ven a mí y Romper con todo y, para mí, eso más que un plus (a pesar de la técnicamente excelente producción de Palau) es un déficit de un disco que, por otra parte, para nada es malo.

Aparte de esa excesiva limpieza en el sonido (esto para un servidor), uno de los mayores errores de Destino es la exagerada y desatinada inclusión de baladas y medios tiempos. En este caso tres baladas y dos medios tiempos que conforman la mitad del disco y que, por cierto, están colocados casi todos juntos. La escucha continua de “Contigo estaré”, “Soy yo”, “Jaula de cristal” y “Quiero tenerte”, separados solamente por el salvable “Sueños”, lo que consigue es que la desidia e impaciencia se apoderen del oyente, algo que no sucedía en los álbums anteriores.

Como bien digo, exagerada inclusión de baladas y medios tiempos por lo antes indicado, más bien mal colocados en el camino. Y desatinada, porque “Contigo estaré”, “Quiero tenerte” y “Junto a ti” no están a la altura de baladas anteriores. Solo hay que recuperar cortes como la emotiva “Amanecer sin ti” o “Lejos de mí” de sus cd’s preliminares. De todos modos, cuestión de gustos y sensaciones, pero Destino me recuerda demasiado al disco en solitario de Chema Sales, quien no sé si premeditadamente, daba un giro a su música para llegar a un público más amplio. Parece que por ahí pueden ir los tiros…

No todas las sensaciones son malas. Solo por “Destino” (con esos fantásticos coros) y, sobre todo, por las iniciales “Escúchame” y “Nada” (TABÜ siempre situó sus joyitas en los comienzos de sus discos) vale la pena el redondo. Dos temazos que ponen a uno la piel de gallina y que hacen grande este género.

¿El mayor acierto de Destino aparte de estas composiciones? Para mí, la madurez que alcanzan sus composiciones, a pesar de haber perdido en cierto modo gancho, y que a esa amalgama de influencias pasadas de SANGRE AZUL, BEETHOVEN R, SPARTO, BRUQUE o MANZANO el grupo le ha sabido dar forma homogénea.

En definitiva, un álbum mucho más monolítico, aunque me quede con sus discos anteriores por su punch. Cuestión, como indico antes, de gustos y sensaciones, pero al fin y al cabo es mi review…¿no?

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS